Sieso, el pueblo fantasma

Sieso de Jaca es un pueblo fantasma, pues hasta el momento se encuentra deshabitado, por lo que  para recorrerlo se necesita un vehículo todoterreno.  De todos modos, Sieso va a ser una de las tantas paradas que realizaremos durante la ruta de bicicleta de montaña, que parte desde Ipiés y pasa, entre otros puntos, por Sieso. De esta forma, podremos disfrutar de parajes naturales, practicar deportes y disfrutar de una buena dosis de aventura.
La ruta nos conduce desde Ipiés, pasando por Sieso, hasta la ermita de Ubieto. Se trata de una ruta tranquila, que transcurre por una pista forestal que conecta todos los puntos.
Durante el trayecto, resulta interesante realizar un alto en Sieso para poder vislumbrar su rica arquitectura románica. De ahí que sea considerada una de las paradas de la ruta del románico aragonés. Entre sus vestigios se encuentra la iglesia parroquial, un templo de origen románico que fue modificado durante el siglo XVIII.  De dicha construcción aún perdura el ábside de tambor con bóveda de cuarto de esfera, que ha sido modificada cuando sobre él se construyó la torre con el campanario.
Luego de hacer una parada en Sieso, podemos continuar hasta Ubieto, un antiguo asentamiento que también se encuentra despoblado y del que solo queda en pie la ermita.
La ruta de la bicicleta comprende unos 22 kilómetros, que pueden ser recorridos en poco más de dos horas.  Es una ruta de moderada dificultad y, por las condiciones despobladas del terreno, es conveniente llevar el agua y la comida, entre otros enseres necesarios. 
En fin, el paraje por el que transcurre la ruta es verdaderamente encantador. Aunque lo más aconsejable es hacerla en verano, cuando las condiciones climáticas son favorables.

Imagen:

pueblos.altoaragon.org/sieso/main/sieso_01.htm