Patrimonio arqueológico y natural de Ardales

Ardales es un municipio malagueño cuyo casco urbano de trazado medieval se emplaza en la falda de un accidentado cerro, en la cima del cual se encuentran las ruinas del Castillo de la Peña.
Poseedor de un interesante patrimonio arqueológico y natural, es posible conocer en primera persona su historia al recorrer la ciudad. Así, por ejemplo, puede visitarse la Cueva de Ardales, también conocida como de la Calinoria o de Doña Trinidad, que data de tiempos prehistóricos. En su interior, conserva pinturas rupestres, así como diversos enterramientos del calcolítico y un yacimiento del periodo neolítico. En la Plaza de la Constitución, contigua al edificio del Ayuntamiento, se encuentra la Sala de Interpretación de la Cueva Prehistórica de Ardales, donde son expuestas algunas reproducciones de los grabados y pinturas de la cueva.
El mencionado Castillo de la Peña y el Puente de la Molina, son de la época de dominación romana. El puente se alza sobre las aguas del río Turón, descendiendo por la calle de los Carros, desde la plaza de San Isidro.
A escasos cinco kilómetros del casco urbano, en la zona de las Mesas de Villaverde, está la Ciudad Mozárabe de Bobastro, un conjunto arqueológico medieval de sumo interés, del cual sobresale la iglesia rupestre por su combinación de elementos arquitectónicos.
Entre sus edificios de carácter religioso merece mención especial la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, templo de estilo mudéjar localizado junto a los restos del Castillo de la Peña. Construida a fines del siglo XV sobre una antigua mezquita, capta la atención de los visitantes por su bella portada barroca. En tanto que en la parte baja del pueblo, se localizan el Convento de los Capuchos y la Ermita de la Encarnación.
El Desfiladero de los Gaitanes y el embalse de El Conde de Guadalhorce, son otros de sus atractivos.

Imagen:

Wikipedia

Deportes de aventura en Llavorsí

En la Comarca del Pallars Sobirá, visitamos Llavorsí, un municipio catalán que posee seis pueblos agregados, a saber: Aidí, Santa Romà de Tavèrnoles, Arestui, Baiasca, Romadriu y Montenartró. 
Las casas se disponen escalonadas en las pendientes, en torno a la Plaza de la Iglesia, esta última presidida por la Iglesia   Parroquial de Santa Ana. En la zona noreste de la villa, están los restos de la antigua capilla románica de Santa Eulalia. También, puede apreciarse los restos del antiguo Castillo de Gilanery, el cual ha sido rehabilitado.
Al sur de la población, se ubica  el Santuario de Madre de Dios de Biuse, sitio que pertenece al antiguo Castillo de Biuse, del Condado de Pallars. Vale destacar que en 1985, muy cerca de esta ermita fueron encontradas numerosas piezas de la Edad del Bronce.
Llavorsí se caracteriza por su paisaje de montaña, escarpado y abrupto, por el que pasa el Río Noguera Pallaresa, el cual es perfecto para practicar diversos  deportes de aventura, como rafting, kayak, o piragüismo, entre otros, a través de un recorrido de 14 kilómetros, con tramos de diferente dificultad. La mejor época para realizar rafting es en los meses de mayo a junio, debido a que el caudal del río aumenta producto del deshielo.
A su vez, gracias a la excelente ubicación de esta localidad, el senderismo es otra actividad que predomina, pudiendo optar por diversas rutas. Aunque uno de los principales objetivos de los amantes de los deportes de aventura es el ascenso a la Pica d’Estats (3143 m.), el pico más alto de Cataluña.
Llavorsí es un pueblo rural, ideal para disfrutar de un fin de semana con mucha adrenalina. ¡Te invitamos a visitarlo!