Moraleda de Zafayona

Moraleda de Zafayona es un antiguo pueblo andaluz, cuyos primeros asentamientos datan de unos 3.000 años atrás.
En el Cerro de la Mora se encuentra uno de sus principales yacimientos arqueológicos, lo cual le ha valido ser declarado Bien de Interés Cultural. Aquí se atesoran sendos vestigios del periodo de Bronce Argárico Tardío, así como de las culturas ibéricas y romanas. Una necrópolis visigótica es uno de los restos más valiosos que aquí se hallaron.
Otros yacimientos arqueológicos que se encuentran en el término municipal son el del Cortijo de Barandilla y el del Cortijo de Buenavista.
De todos modos, la población es originaria de la época de la dominación árabe, momento en que el asentamiento vivía de la seda. Tras ser reconquistado por los Reyes Católicos, el municipio dependió por mucho tiempo de Loja.
Al margen de su historia, lo que más atrae a los visitantes son sus tradicionales casas-cueva, las cuales permanecen habitadas y están situadas en el barrio más antiguo.
Otos sitios de interés son la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de las Angustias, que data del siglo XIX; El Caño, fuente con tres caños que se alza junto a un antiguo lavadero público restaurado; y el Museo de Coches de Época.
De sus enclaves, quizás el más bello sea el de la unión del río Cacín y el Genil.
Con respecto a la gastronomía local, el viajero no puede dejar de probar los pucheros, el ajo blanco con morcilla y sus exquisitos embutidos artesanales, como el salchichón y las longanizas.

Imagen:

juntadeandalucia.es

Castilléjar y sus Casas Cueva

Castilléjar es un pueblo de la provincia de Granada, ubicado en la confluencia de los ríos Guardal y Barbata. Uno de sus principales atractivos son las Casas Cueva construidas a mano por sus antiguos moradores que si bien se asemejan mucho a una vivienda normal, en cuanto a comodidades se trata, poseen la ventaja de tener una temperatura interior que oscila entre los 18 y 20 grados en cualquier época del año.
Su paisaje se caracteriza por sus contrastes, entre el terreno casi desértico que impera en los barrancos y la vega, y las fabulosas vistas que pueden contemplarse de las alamedas. Hay diversas opciones para realizar excursiones, ya sea a pie como en bicicleta, y descubrir el paisaje.
El Molino del Duque, construido entre fines del siglo XVII y comienzos del XVIII, es una estructura casi integramente de madera. Arriba hay dos silos, en los cuales era almacenado el grano que luego pasaba a las piedras mediante unos canales para, por último, ser molido o triturado.
Se puede planificar visitar la ermita de Santo Domingo de Guzmán, levantada en homenaje a Santo Domingo de Guzmán, Patrón de Castilléjar. De todos modos, es importante saber que actualmente está en estado de abandono y su interior se halla en ruinas por completo. Desde que resultó destruida durante la guerra civil no fue restaurada.
Los barrios más tradicionales de Castilléjar son los de la Morería, el de la Cruz y el Barrio de San Marcos, los cuales exhiben la arquitectura típica de la región: las casas cueva excavadas. Hoy en día se han empezado a rehabilitar dichos barrios con el propósito de optimizar la aclimatación de las viviendas.
La Iglesia Ntra. Sra. de la Purísima Inmaculada Concepción, cuyos orígenes remontan al año 1650, es un templo de estilo mudéjar toledano que se construyó encima de los restos de una antigua fortaleza. En su interior, conserva interesantes esculturas.
Para completar el itinerario, vale la pena allegarse al Mirador de las Eras Altas, sitio que ofrece maravillosas vistas panorámicas de todo el municipio.

Imagen:

http://ecemed.es/wp-content/uploads/2012/12/3_1.jpg

Montillana turística

En los Montes Orientales de Granada, se halla el municipio de Montillana, el cual no supera los 2000 habitantes.

Este lugar posee una larga y rica historia que se remonta a la era prehistórica, pues así ha quedado demostrado tras el hallazgo de su acrópolis romana descubierta, ocurrido recién en el año 1990, que está ubicado en el paraje del “Roaero”. Pero no fue sino hasta la época de la dominación musulmana cuando se fundó Montillana como núcleo urbano, debiendo soportar por su situación fronteriza el asedio permanente de los jinetes cristianos que estaban acuartelados en Baeza.

Además, esta localidad fue conquistada por los Reyes Católicos cuando se dirigían rumbo a Granada, a pesar que también debió sufrir situaciones por la rebelación de los moriscos durante el siglo XVI, así como la falta de población generada por la expulsión de los mismos. De acuerdo a la tradición, el origen del municipio de Montillana reside en un cortijo denominado Puente de Don Gonzalo y según datos confirmados por  la Real Cancillería de Granada, a fines del siglo XVI un tal Fernando Álvarez de Sotomayor, procedente de Noalejo, se adjudicó el título de Señor de “La Montillana”.

En cuanto al patrimonio artístico más emblemático del lugar se puede mencionar a la iglesia parroquial de Santa Ana, levantada durante el siglo XVIII, según se cree sobre las ruinas de un antiguo templo. Posee forma de cruz latina y en su interior es conservada una imagen de la Inmaculada.

Hasta no hace mucho tiempo, había un antiguo lavadero público que fue demolido por una cuestión de necesidades urbanísticas puesto que carecía de valor arquitectónico.

 El casco urbano de Montillana es bastante singular y de gran atractivo, característica que le confiere el entramado de calles. Al mismo tiempo, vale destacar las encantadoras panorámicas paisajísticas que se obtienen desde diferentes puntos de sus alrededores.

Imagen

http://montillana.blogspot.es/img/FOTO1.JPG