Yebra de Basa, tras la ruta de los santuarios

De paso por la provincia de Huesca, vale la pena visitar Yebra de Basa, un pueblo con encanto perteneciente a la comarca del Alto Gállego. Con una población que apenas alcanza los 160 habitantes, es una población  acogedora para pasar unos días de descanso.
El tiempo parece haberse detenido en este lugar de casas típicas del pirineo aragonés, con fachadas de piedra y tejados con pendientes más que pronunciadas. Además, las tradiciones y el arte religioso se conservan como el primer día.
Yebra de Basa posee una iglesia parroquial, datada en el siglo XVI, que está dedicada a San Lorenzo. Se trata de un templo gótico, en cuyo interior puede apreciarse tablas ornamentales renacentistas así como el relicario de Santa Osoria.
En nuestro paso por este atractivo pueblo, no podemos dejar pasar la oportunidad de realizar la ruta de los santuarios rupestres, más aún si nuestra visita coincide con el 25 de junio, fecha en la que se lleva a cabo la romería hacia la ermita de Santa Osoria, que discurre por los distintos santuarios.
Desde Yebra de Basa, podemos acceder a otros pueblos interesantes, como es el caso de Fanlillo, San Julián de Basa, Orús o Sobás. Sitios en los que vale la pena disfrutar de su arquitectura civil y religiosa.
En cuanto a la gastronomía de la zona, vale la pena destacar que se adapta  a las costumbres y las temporadas climáticas. Por lo que podremos degustar longanizas, jamones, morcillas, chorizos y tortetas.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/9/99/Yebra_de_Basa_%28Uesca%29.jpg/800px-Yebra_de_Basa_%28Uesca%29.jpg

Júzcar para todos

Júzcar es un pueblo tradicional de la Serranía de Ronda, en Andalucía, cuyo terreno accidentado propicia un núcleo urbano de calles de entramado irregular, empinadas y zigzagueantes, con un entorno natural maravilloso que oficia como marco.
Éste es, sin dudas, un lugar excepcional para aquellos que gustan de hacer turismo rural, y sobre todo para los amantes del senderismo y demás prácticas deportivas, como por ejemplo el descenso de barrancos.
Júzcar cuenta con la particularidad de haber sido elegido en 2011 como el primer pueblo pitufo, por haber pintado la fachada de sus casas de color azul con motivo del estreno de la película “Los Pitufos”.
Paseando por su núcleo urbano, es posible contemplar en el horizonte las chimeneas de las casas que se asoman por sobre sus tejados irregulares. Incluso, al recorrer sus calles puede comprobarse cómo en buena parte de las mismas se han necesitado escaleras, por los notorios desniveles del terreno.
De su conjunto histórico-artístico se destaca la Iglesia de Santa Catalina, templo que ha sido levantado durante el siglo XVI y reformado en diversas oportunidades.
Otros lugares de interés, ubicados dentro de su término municipal, son la Cueva del Moro, el Valle del Genal y las ruinas de lo que en su momento fue la Real Fábrica de Hojalata, la primera en su tipo en España, cuya construcción data del siglo XVIII.
En cuanto a la gastronomía típica del pueblo, no podemos dejar de probar las sopas cocidas, así como el sopeao de collejas, los borrachuelos, las migas y la cocina de castañas, entre otras exquisiteces, acompañados, por supuesto, por mostos que ofrece la tierra.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/11/J%C3%BAzcar_M%C3%A1laga_Andalusia_Spain_smurf_town.jpg/800px-J%C3%BAzcar_M%C3%A1laga_Andalusia_Spain_smurf_town.jpg

Visita Requena

Requena es una atractiva ciudad que, con sus aproximadamente 22.000 habitantes,  es la más grande del interior de la provincia de Valencia. Posee una vasta tradición industrial y artesanal.
En la zona existen importantes restos prehistóricos, a pesar de que el progreso histórico de  la ciudad de Requena se ha basado básicamente en su condición de plaza fuerte, cuya misión era controlar uno de los accesos a la Ciudad de Valencia desde el interior.
La Villa, cuenta con una exquisita gastronomía, típica de la meseta, destacándose el gazpacho manchego, los embutidos y la caza, entre otros.
El cerro habitado desde tiempos remotos, representa  una zona de construcción tradicional, en la que se tornan visibles diversas mejoras de restauración.
En dicho entorno, se alzan dos templos góticos: el de Santa María y El Salvador, además del antiguo Castillo, del que se conserva en perfecto estado la Torre del Homenaje, y algunas casonas, restos de muralla, arcadas, etc.
La Plaza de la Villa, constituye el centro del casco viejo. Por debajo de esta zona, aún persisten algunos túneles y pasadizos, que antaño hacían las veces de bodegas.
En Requena, una de las visitas obligadas es el Museo del Vino, donde se celebran las Fiestas de la Vendimia, desde hace poco más de medio siglo, que incluyen desfiles y cabalgatas. Durante dicha celebración, el vino es gratis para todos, habiendo incluso fuentes por toda la ciudad que manan la bebida típica del lugar.  
En fin, visitar Requena te permitirá disfrutar del sabor de un buen vino además de conocer al calor de sus gentes.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/b0/ReqFortaleza.JPG/450px-ReqFortaleza.JPG

Espiel

Espiel, ubicado a 53 kilómetros de la ciudad de Córdoba, es un municipio de la comarca de Sierra Morena que posee un interesante patrimonio arqueológico, el cual se destaca por los restos romanos que alberga, entre los que se incluyen monedas o sepulcros, así como por un conjunto visigodo que está situado en el Cerro del Germo, sitio en el que son conservados los restos de un templo que data del siglo I.
Su riqueza arquitectónica queda de manifiesto en muchos de sus edificios laicos y religiosos. Uno de sus principales exponenetes es el Castillo de El Vacar, que fue utilizado para defender la zona de la capital del califato por el norte.
Con respecto al patrimonio religioso, este se encuentra conformado por la iglesia de San Sebastián, construida en el siglo XVI y sometida a ampliaciones en el XVIII; y la ermita de la Virgen de la Estrella, que data del siglo XVI.
La gastronomía de esta localidad es un verdadero deleite para el paladar, siendo las migas, el gazpacho, los cocidos y los ajos sus principales platos. 
Cada 19 de enero, se celebra aquí el día de Tomillos, donde al tomillo que es recogido por el momento se lo quema en las hogueras que son encendidas por los lugareños. Este festejo sirve como antesala del día de San Sebastián, fecha en la que se realiza una procesión.
Otra de sus principales festividades tiene lugar la noche del sábado Santo, en la que el pueblo cuelga muñecos de trapo en conmemoración de Los Judas para que, al día siguiente, se los busque con escopetas para matarlos.

Imagen:

casaturismorural.com

Campillos al natural

La provincia de Málaga acoge diversos destinos de especial interés, como es el caso de Campillos, un municipio muy valorado por los amantes de la naturaleza y de la espeleología. Aunque también suele ser elegido por aquellos que buscan comprar artículos hechos en piel, dado a que aquí se halla una de las industrias manufactureras de la piel de mayor prestigio de la región.
Como mencionamos anteriormente, se trata de un sitio ideal para el turismo de naturaleza ya que en su término municipal hay una serie de lagunas que han sido declaradas Reserva Natural, además de un conjunto de cuevas, como las de Herrerías, Jaguazar y Boca de la Peña. A ello, se le suman las simas del Moscón y Peñarrubia.
Desde la perspectiva monumental, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Reposo es el edificio que más se destaca. Su construcción data del siglo XVI, pero fue reformada posteriormente en dos oportunidades, y en su fachada principal puede apreciarse su estilo barroco. Otros monumentos religiosos que pueden visitarse son las ermitas de Santa Ana, San Benito, Nuestra Señora de Belén y la de San Sebastián.
Por otro lado, en Campillos existen diversos yacimientos arqueológicos que valen la pena recorrer, como por ejemplo los de Capacete, Cortijo de la Cuesta y Castillón de Gobantes, todos ellos de la época romana. 
De su artesanía típica, aparte de los artículos confeccionados en piel, pueden encontrarse además piezas de cerámica.
En cuanto a su gastronomía, no podemos dejar de deleitarnos con la porra campillera, las migas o los potajes, tanto de lentejas como de garbanzos.
Si el visitante quiere que su paseo coincida con alguna de las principales festividades del municipio, entonces deben concurrir en torno al 10 y 11 de julio, cuando tiene lugar
su Semana Santa, o bien a mediados de agosto, fecha en la que se desarrolla la Feria de Campillos.

Imagen:

Wikipedia

Los mejores enclaves de Sorbas

Sorbas es un municipio almeriense que dispone de grandes atractivos turísticos, como es el caso del Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas, un enclave semidesértico que se extiende a lo largo de más de 2.000 hectáreas y que es considerado uno de los más importantes del mundo. En este paraje, originado por efecto del agua de lluvia durante miles de años, hay diversas cuevas como la del Agua, la de Covadura, la del Tesoro y la de Yesos, siendo éstas dos últimas las más bellas de todas.
Al recorrer el caso urbano, si hay algo que le llamará la atención al viajero es contemplar las casas que se hallan suspendidas al borde del barranco de Afa, en lo que se conoce como “Cuenca la chica”. Por su entramado de calles de origen morisco, hay numerosos miradores, como el de La Torreta, el del Calvario, el del Porche y el del Castillo, desde donde además de apreciar el espectáculo que brindan las casas colgantes puede apreciarse la belleza de su entorno natural.
Los monumentos más importantes de la ciudad se encuentran en la plaza principal: el Ayuntamiento, el Teatro de Villaespesa, la Casa del Duque y la Iglesia de Santa María, entre otros.
En torno al núcleo de población se hallan los enclaves de mayor interés: La Mela y Cariatiz, sitios en donde se localizan varias cuevas con pinturas rupestres; y Los Molinos del Río Agua, ruta señalizada que resulta perfecta para practicar senderismo.
Los interesados en la artesanía tradicional de Sorbas, no tienen más que acercarse al  barrio de la Alfarería, al cual también se lo conoce como de Las Cantarerías, donde se encuentran los talleres en los que se elaboran diversas piezas y objetos de cerámica.
Para saborear lo mejor de la gastronomía de Sorbas, recomendamos probar los gurullos con conejos, las migas con tropezones, las gachas y sus exquisitos embutidos, entre otros manjares.

Imagen:

Wikipedia

Turismo rural en Algatocín

Aquellos que gustan del turismo rural descubrirán en Algatocín, ubicado al pie de la sierpecilla, un pueblo realmente atractivo para tal fin. 
Su tradicional núcleo urbano, de calles empinadas y angostas, se conjuga a la perfección con un entrono natural de excepcional belleza.
Los lugareños no dudan en afirmar que el nombre de este pueblo deviene de la antigua leyenda de Algatois, quien fuera una princesa árabe. Y según se cuenta, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, el monumento más emblemático de Algatocín, ha sido construido sobre el palacio de dicha princesa, allá por el siglo XVI.
Durante el paseo, es posible apreciar las pintorescas fachadas porticadas datadas en el siglo XVIII. También, conviene hacer un alto en la Ermita del Santo Cristo, que se localiza en la zona más alta del municipio. Es desde este lugar donde se obtienen estupendas vistas panorámicas de la Serranía de Ronda, así como del valle del Genal y algunos pueblos cercanos, como Alpandeire y Faraján. Incluso, en los días de mayor claridad, es posible divisar hasta el Peñón de Gibraltar.
Para disfrutar de su excepcional entorno natural, una buena opción es emprender un recorrido por las diversas rutas de senderismo, como la Ruta de la Ermita, la de la Sierra,  además de los caminos de Benalauría y de Salitre.
Lo más popular de la gastronomía local son las gachas de harina con miel de caldera, el gazpacho y los guisos de chivo, entre otras exquisiteces, así como los platillos a base de cerdo ibérico.
En cuanto a sus principales festividades, la Feria de Agosto, la Romería de San Isidro Labrador, que tiene lugar en Mayo, y la Feria de San Francisco, celebrada cada mes de Octubre, son algunas de ellas.

Imagen:

http://algatocin.blogspot.com.ar/

Por las calles laberínticas de Montoro

El municipio de Montoro, situado en la provincia de Córdoba, llama la atención por sus laberínticas calles de gran belleza, lo cual le ha valido ser declarado como conjunto Histórico-Artístico. Al mismo tiempo, es un buen sitio para el turismo de naturaleza, pues alberga parte del Parque Natural Cardeña-Montoro.
Este pueblo es poseedor de una excepcional riqueza arquitectónica, por lo que el viajero no tendrá tiempo para aburrirse durante el paseo.
Su templo más importante es la iglesia de Santa María de la Mota, una construcción del siglo XIII que aún conserva unos vistosos capiteles románicos. Otros edificios de índole religiosa son la parroquia de San Bartolomé, de estilo gótico-mudéjar; y la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, levantada durante el siglo XVIII. A ellos se les suman las iglesias de Santiago, Santa Ana y San Sebastián, y la ermita de la Virgen de la Gracia.
Otras construcciones tradicionales son el puente ubicado sobre las aguas del río Guadalquivir, el Ayuntamiento y la Plaza de Toros.
Aquellos que quieran llevarse algún producto de la artesanía local, pueden optar por los objetos hechos en cuero, cerámica, hierro forjado y piedra molinaza.
La tortilla de faisanes, las perdices en salsa, el arroz con zorzales y el ajo sopeao, entre otras delicias, son algunos de los platos que forman parte de la gastronomía típica de esta localidad cordobesa.

Imagen:

Wikipedia

Naturaleza y cultura de Huétor Tájar

La provincia de Granada esconde lugares de inmenso atractivo y en los cuales se respira absoluta tranquilidad, y Huétor Tájar es uno de ellos. Este municipio sobresale por sus encantos, no sólo naturales sino también culturales y gastronómicos.

Para conocer los principales rincones de la villa, recomendamos realizar un recorrido cultural por su entorno, poseedor de una de las tierras más fértiles de toda la provincia granadina. Al pasear por el casco urbano es posible apreciar una torre vigía, que en el pasado formó parte de la popularmente conocida Fortaleza de Taharca. En ese preciso lugar se han descubierto monedas, restos de ánforas y diversos utensilios, sin embargo hoy en día la torre es todo lo que queda de esa estructura. Se la puede apreciar a simple vista desde la parte alta de la plaza del Ayuntamiento. En esa misma plaza se encuentra la Iglesia parroquial de Santa Isabel, templo del siglo XV en cuyo interior conserva un campanario de ladrillos.

Luego de recorrer los monumentos más importantes de la localidad, vale la pena caminar por los alrededores, donde se encuentran las cooperativas dedicadas al cultivo de espárragos. Es preciso señalar que aún hoy se conservan los sistemas de riego de la época musulmana, por lo que el paseo posee doble atractivo.

Después, seguramente el viajero deseará degustar algunos de los tantos platos típicos elaborados a base de los famosos espárragos, los cuales comúnmente suelen servirse en guisos, a la plancha, fritos o en pasteles. Pero además los espárragos son protagonistas de una de las celebraciones principales de esta localidad, la recogida del espárrago, que tiene lugar a mediados de marzo.

Imagen:

Wikipedia