Conoce el pasado morisco de Frigiliana

Frigiliana es un pueblo de La Axarquía, situado en Málaga, que llama la atención por sus casas de tejas anaranjadas, cuyas blancas fachadas están adornadas con flores de todos los colores. Paseando por sus calles, es posible apreciar el pasado morisco de este lugar.
El casco antiguo, llamado “barribarto” por los locales, luce el reflejo del azulejo que da cuenta de la historia de esta población. En efecto, aquí pueden contemplarse doce paneles de cerámica que relatan cómo era la vida en la época de los moriscos. Sin embargo, la historia de este pueblo se remonta más atrás aún, tal como dan cuenta de ello los restos hallados que datan de entre los años 3.000 y 1.700 a.c. Los romanos dejaron su huella también en Frigiliana.
Frigiliana, gracias a su entorno natural y tranquilo, es el destino perfecto para pasar unas vacaciones alejados del mundanal ruido. Lo bueno de este pueblo es que se encuentra cerca de importantes centros de población, los cuales vale la pena visitar sobre todo si se desea acceder a una oferta de ocio mayor. De todos modos, Frigiliana cuenta con una interesante oferta cultural y lúdica, en especial durante los meses de verano, que incluye por ejemplo la celebración del Festival Frigiliana 3 Culturas, un encuentro multitudinario que tiene lugar cada mes de agosto.
Teniendo en cuenta que el municipio forma parte del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, es posible conocer mejor su entorno natural a través de numerosas rutas de senderismo que llevan a los viajeros hasta parajes de gran belleza.