Los mejores destinos para celebrar Halloween

Ya se aproxima la Noche de Brujas, y para aquellos que quieren disfrutar de Halloween les damos una guía con las ciudades más propicias para pasar el 31 de octubre, en donde no has de olvidar tus disfraces originales para la ocasión.
Esta celebración tan particular surgió hace más de 3000 años de la mano de los Celtas, un pueblo guerrero que vivía en zonas de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia.
En primer lugar, puedes lucir tus disfraces en la ciudad cosmopolita de Madrid, donde la cadena inglesa de hoteles, Travelodge, celebra cada año la fiesta de Halloween. Sus instalaciones son decoradas con las típicas calabazas, velas, calaveras y telas de araña. Todo esto en un ambiente festivo donde los niños son los verdaderos protagonistas.
También, en Madrid puedes celebrar Halloween en el Parque Warner, que extiende los festejos durante todo el mes de octubre.  Aquí, su principal atractivo es el nuevo Túnel del Terror ‘Infierno’ en la zona de Old West Territory, el cual está inspirado en las mejores películas de terror de Warner Bros.  Aquí, calabazas y maizales dan la bienvenida a los visitantes, quienes durante el recorrido  podrán apreciar figuras fantasmagóricas de todo tipo, que van desde vampiros sedientos y muertos que reviven, pasando luego por catacumbas parisinas, parajes siniestros y cámaras renacentistas.
Otra ciudad importante por la que podemos optar para celebrar la Noche de Brujas es Nueva York, la cual ofrece lugares sensacionales para visitar como su Casa Encantada, la casa de Amityville, donde es posible experimentar sensaciones realmente terroríficas e incluso se puede participar del tradicional desfile de Halloween, el Greenwich Village Halloween Parade.
Salem, es otra de las ciudades estadounidenses que celebran con todo Halloween. Salem es muy famosa por sus juicios de caza de brujas, y durante todo el mes de octubre sirve de escenario para más de 140 eventos en los cuales es posible visitar mansiones embrujadas y participar de numerosas fiestas y ferias.
Por otra parte, Savannah, ciudad del estado de Georgia, EE.UU, es otro de los destinos que puedes elegir.  Según cuenta la leyenda, en esta ciudad es posible escuchar lamentos de fantasmas, razón por la cual se organizan salidas nocturnas al cementerio. Además, la ciudad ofrece un total de 20 recorridos, entre los que se incluye la visita del Midnight in the Garden of Good and Evil.
Mientras que si decidimos visitar Londres, en el Reino Unido, hallaremos el ambiente perfecto para festejar una noche llena de misterio participando de diversos eventos. Así, podrás celebrar Halloween desde distintos puntos de la ciudad, pudiendo optar por el bosque encantado de London Eye o realizar un crucero embrujado que relatará las mejores historias de terror en un paseo a lo largo del Támesis.
Ahora bien, si buscamos un destino sin igual podemos decantarnos por visitar la ciudad de Bran, en Rumania, donde se mantiene viva  la leyenda de Drácula. Así, podremos conocer desde el castillo donde se dice que vivió este legendario personaje, u otros  castillos antiguos, como los de Poenari y Hunyad.

Las joyas de Villanueva Mesía

Villanueva Mesía es municipio de la provincia de Granada que, a pesar de ser pequeño, es dueño de paisajes increíbles y poseedor de un importante legado histórico.
Una de sus principales joyas es la Tahona, un edificio del siglo XII a través del cual es posible adentrarse en la época prehistórica del Poniente granadino y aprender cómo funciona un antiguo molino de harina.
El verde de su entorno contrasta visiblemente con el blanco de sus casas. El paso del río Cacín, que atraviesa el municipio de un extremo a otro, puede ser divisado desde un puente que comunica ambos lados de la villa. Una invitación especial es la que ofrecen sus arboledas y alamedas, que ofrecen el marco perfecto para sendos paseos. También, pueden visitarse el Arroyo de los Pinares y la Presa, además de contemplar los sistemas de riego típicos de la época andalusí.
De su patrimonio histórico se destaca la Iglesia de Nuestra Señora de la Aurora, templo mudéjar del siglo XVI en cuyo interior se conserva intacto un coro de modera y el sepulcro de Doña María Silva de Cisneros, que data del año 1679.
Gracias a su entorno privilegiado, pueden realizarse diversas actividades al aire libre, como rutas en bicicleta o senderismo. Los más osados, seguramente no querrán perderse la oportunidad de realizar rutas en piragua por las aguas del río Genil.
Quienes quieran conocer de cerca las tradiciones de la villa, nada mejor que concurrir a la fiesta de La Candelaria, en la que cada 2 de febrero se reúnen las familias en torno a una gran hoguera.

Imagen:

Wikipedia

Valmojado: “La Valencia de La Sagra”

El municipio de Valmojado, ubicado en la provincia de Toledo, es un destino de Castilla-La Mancha que, para el deleite de los visitantes, combina monumentos, interesantes fiestas y naturaleza.

La Iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán es un templo de estilo gótico-mudéjar que data de finales del S. XV. Se cree que su construcción fue realizada a pedido de don Gonzalo Chacón, en coincidencia con la fundación del primer Concejo de Valmojado. El edificio ha sufrido numerosas transformaciones durante el último siglo, por lo que de la construcción original solo conserva los paramentos inferiores de su torre, así como una pila de agua bendita y parte de los muros traseros.

El pueblo posee varias atalayas defensivas, pues no hay que olvidar que el mismo se halla situado a mitad de un camino entre las fortalezas de Alamín y Olmos. Su construcción dataría de la época islámica y fueron reutilizadas luego del período de la Reconquista cristiana como fortines jurisdiccionales e incluso como palomares.

Las cuevas son otro de los emblemas de Valmojado. Al igual que diversos municipios de Castilla, la villa dispone de un laberinto subterráneo de grutas artificiales. Aunque se desconoce su origen, se sabe que fueron utilizadas desde la época tardo-medieval para el almacenamiento de aceite, vino, etc. También sirvieron de refugio en tiempos de guerra.

De su calendario festivo destaca la celebración de Los Mayordomos o Fiesta del cordero, que tiene lugar en Semana Santa. Consiste en una serie de actos religiosos y lúdicos que culminan el lunes de Pascua, denominado “Día del Cordero”.

También, es interesante participar de los festejos realizados el primer fin de semana de septiembre en honor a la Virgen de las Misericordias, en los que se combinan dos antiguas tradiciones: los Toros de Fuego castellanos y las costumbres valencianas de fuegos artificiales. No por nada a Valmojado se lo conoce como “La Valencia de La Sagra” o “La Valencia chica”.

Imagen:

diputoledo.es

San Esteban de la Litera

En la provincia de Huesca, hay muchos lugares para visitar, como es el caso de San Esteban de la Litera, una localidad perteneciente a la comarca de Litera, la cual en el pasado formaba parte del antiguo condado de Ribagorza, gobernado por los Duques de Villahermosa.
La población, que se encuentra situada en la cuenca del río Cinca, dispone de una atractiva arquitectura que los visitantes pueden apreciar con sólo dar un paseo por sus calles. Una de las construcciones religiosas más representativas es la  iglesia parroquial de San Esteban o la capilla de San Roque, que está ubicada un edificio que supo ser en el pasado la sede del Hospital. Otros monumentos religiosos significativos son la Ermita de San Isidro, la Capilla de la Virgen de la Cama y la capilla de casa Salas.
También, existen diversos monumentos civiles como, por ejemplo, el sifón del Sosa, el puente Perera y la torre del Castell. A los cuales, se les puede agregar la Casa Falces, la Casa Raso y la Casa Callén.
Incluso, una buena opción es dar un paseo por los montes aledaños a San Esteban de Litera, como la sierra de San Salvador, la roca del águila, las Beatas, por mencionar algunos. Asimismo, la población cuenta con instalaciones para la práctica de toda clase de deportes.
Las fiestas populares y tradicionales, son una atracción en sí misma. San Esteban de Litera celebra en agosto sus fiestas en honor a San Roque, mientras que en diciembre tienen lugar los festejos  de San Esteban. Ocasiones ideales para disfrutar por igual del deporte, la gastronomía local y la cultura popular.

Imagen:

http://www.comarcaacomarca.com/imagenes/poblaciones/004000/4876/002.jpg

Úbeda, uno de los principales enclaves renacentistas

La ciudad de Úbeda, declarada Patrimonio de la Humanidad, se localiza en el centro de la provincia de Jaén, en la margen derecha del río Guadalquivir.
España dispone de pocos Centros Históricos de tanta calidad y extensión como Úbeda, la cual es uno de los principales enclaves renacentistas. Su riqueza monumental, queda reflejada en sus palacios, plazas, iglesias y conventos, construcciones que dan cuenta de la rica historia de un pueblo que conserva su pasado indemne.
La notable belleza urbanística del centro monumental de la villa, queda de manifiesto en el conjunto de palacios de estilo renacentista que allí se levantan.
También, es posible hallar numerosas construcciones de estilos árabes, góticos o barrocos que enriquecen de notoriamente el tesoro monumental de Úbeda.
A pesar de su atípica fisonomía, muy similar a la de las ciudades renacentistas italianas, Úbeda es profundamente andaluza, lo cual se confirma en sus tradicionales fiestas, sus artesanías milenarias, su exquisita gastronomía y el carácter de sus gentes.
Úbeda dispone de 48 monumentos notables, además de un centenar de edificios de interés, en su mayoría de estilo renacentista. Por el término municipal, están distribuidos nueve edificios considerados Monumento Nacional, y otros diecinueve declarados Bien de Interés Cultural.  A pesar de que el patrimonio es muy rico, buena parte del mismo se ha perdido.
De todas maneras, del impactante conjunto actual sobresale el nivel de conservación de diversos edificios, que aún hoy conservan importantes detalles, como es el caso de  las puertas de madera claveteada, los faroles y las rejas.

Imagen:

http://portalsusana.blogspot.com

Turismo cultural en Lubrín

A unos 80 km de la ciudad de Almería se encuentra Lubrín, un acogedor pueblo andaluz que aún hoy conserva en su casco urbano el típico trazado de los moriscos, que se caracteriza por sus calles estrechas y empinadas. En las fachadas de sus casas pueden apreciarse los antiguos escudos nobiliarios.
Para conocer en primera persona su patrimonio cultural, merece la pena visitar la Cueva de los Murciélagos, cavidad que data del Paleolítico Inferior y que fue excavada por Siret. Mención aparte merecen las pinturas rupestres de la Piedra de la Cera, de gran valor histórico y artístico.
Entre sus principales monumentos se pueden mencionar el Monumento al Cantero, la Plaza de San Sebastián, la Plaza del Porche y la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Rosario, ésta última originaria del siglo XIX.
A pesar que la artesanía local es bastante escasa, aún algunos lugareños, sobre todo las  personas mayores, que se dedican a trabajar con el esparto como pasatiempo.
De la gastronomía de este pueblo de la comarca del levante almeriense, se destacan platos tales como los roscos con anchoas, las migas con remojón, morcillas, chorizos y los higos chumbos.
En torno al 20 de enero, en Lubrín se acostumbra celebrar la fiesta del pan en honor a San Sebastián, que ha sido declarada de interés turístico, cuya peculiaridad reside en que durante la procesión los vecinos suelen lanzarle roscos y monedas al santo, como parta de una tradición. También durante el mismo mes tienen lugar los festejos de Moros y Cristianos, que de desarrollan en el núcleo de El Marchal.

Día de campo en Agrón

Agrón es un pueblo de Andalucía de origen musulmán que debió esperar hasta después de la época de la reconquista para comenzar a desarrollarse, cuando los colonos provenientes de otros reinos españoles se asentaron aquí. En este municipio nació fray Luis de Paredes, el misionero franciscano que fue martirizado en la India en las postrimerías del siglo XVI.
Las fértiles tierras que abundan en este lugar convierten a Agrón en un pueblo principalmente agrícola.
Dadas sus características geográficas, se trata de un sitio muy propicio para practicar senderismo, ciclismo y dar paseos a caballo, actividades que permiten disfrutar a pleno de un día de campo.
Este destino cuenta con un interesante patrimonio arqueológico, el cual queda de manifiesto en los diferentes restos de asentamientos prehistóricos, fenicios y cartagineses, que aquí se encontraron.
En la finca de los Duques de Wellington hay un conjunto de cuevas prehistóricas, además de una Torre Atalaya de Vigía que data de la época árabe y que era destinada a controlar la totalidad de la comarca.
Los platos estrella de la gastronomía de Agrón son los perniles, las chacinas caseras y el conejo en salsa de almendras.
En cuanto a las festividades típicas del lugar se destacan la fiesta en honor a San Marcos, que se realiza el 25 de abril y en la cual se acostumbra ir al campo a comer el hornazo; mientras que en agosto tienen lugar las celebraciones en conmemoración de la Inmaculada Concepción.

Imagen:

andaluciaturismodigital.com

Sitios característicos de Argavieso

Argavieso es un municipio de la provincia de Huesca, perteneciente a la Comarca de la Hoya de Huesca,  que se alza sobre un pequeño promontorio rocoso, a los pies de una antigua fortaleza medieval. Además de ser muy conocido por su Castillo, también sobresale por el excelente estado de conservación de las casas del centro del pueblo, datadas en el siglo XVII. A su vez, la fuente ubicada en la entrada del pueblo constituye otro de los elementos característicos de Argavieso, junto con  las fortificaciones de Antillón, Monflorite, Novales o Sesa.
El Castillo Palacio de Argavieso fue construido en varias etapas, aunque sus orígenes se remontan, según se cree, al siglo X. Durante el siglo XI, fue reconquistado por Pedro I de Aragón, en la época en la que se luchaba contra los almorávides. También, estuvo en manos de los agustinos de Montearagón, hasta que en el siglo XV pasó a integrar el patrimonio de los Gurrea, una rama de los Argavieso. Su gran valor histórico, cultural y artístico, convierten al castillo en un sitio que no tiene desperdicios.
Pasear por el casco antiguo de la población, representa una experiencia por demás enriquecedora para el turista. La calle principal, que cruza la Plaza Mayor, se encuentra rodeada por viviendas que están construidas, en su mayoría, en tapial, sillerías y aleros típicos del siglo XVIII. También, en esta zona se halla la parroquia dedicada a la Natividad, un templo de una sola nave que fue construida entre los siglos XVIII y XIX, y en cuyo interior conserva piezas de orfebrería de los siglos XVII y XVIII, todas ellas de especial interés.
Un momento verdaderamente especial para visitar Argavieso es a comienzos de septiembre, ya que el 8 de ese mes se llevan a cabo las fiestas con motivo de la Natividad de la Virgen. Festejos que permiten conectarse con sus tradiciones, además de probar su exquisita gastronomía y disfrutar del final del verano recorriendo sus montes y parajes.

Imagen:

http://www.laspain.com/Huesca/Argavieso_Huesca4.jpg

Conoce Algarinejo

El municipio de Algarinejo, compuesto por los núcleos de población La Viña y Fuentes de Cesna, antiguamente habitados por árabes que se dedicaban al comercio de joyas, aún hoy conserva en su casco urbano el entramado de calles estrechas de la época de dominación musulmana. El origen de esta población, situada en la comarca del Poniente Granadino, se remonta a un conjunto de cuevas en las que ocasionalmente se refugiaban los pastores de la zona.
Entre sus principales monumentos se encuentran la iglesia parroquial de Santa María la Mayor, que destaca por sus atractivos retablos neoclásicos, y la Torre Pesquera, una estructura construida con fines defensivos que se encuentra ubicada en el núcleo de Fuentes de Cesna. Allí mismo se halla el Castillo de Cesna, sitio desde el cual es posible contemplar estupendas vistas al pantano de Iznájar, localizado en la margen derecha del río Genil. También, resulta de especial interés la ermita del Santo Cristo, cuya construcción data del siglo VIII.
La artesanía de Algarinejo es bien diversa, aunque lo que más se destacan  son los trabajos hechos en mimbre y esparto, así como la albardonería.
Para degustar lo mejor de la gastronomía de este municipio sólo basta con probar la porra, el potaje de garbanzos y el ajoblanco, entre otras exquisiteces.
A comienzos de septiembre, se celebran las fiestas patronales en honor a Nuestro Padre Jesús Nazareno, mediante la realizaciónde la feria grande.

Imagen:

objetivogranada.ideal.es

Santa Cruz del Comercio

Santa Cruz del Comercio es un municipio granadino, ideal para ser visitado por los amantes de la naturaleza y del turismo cultural.
Por su ubicación privilegiada, dada su cercanía al río Alhama, le ofrece al viajero parajes de excepcional valor, como el de los Llanos, la Peña Gorda y el barranco de Matajacas.
En 1884, esta población quedó práctimente destruida a raíz de un fuerte terremoto que azotó a la región. A partir de ese entonces, el municipio tomó la denominación de “Del Comercio”, debido a que en su reconstrucción participaron muchas personas de dicho gremio.
Sobre una pequeña colina pueden apreciarse los restos de una antigua torre vigía, que durante la época medieval formó parte de una fortificación.
Uno de sus principales monumentos y que se encuentra en perfecto estado de conservación es la Iglesia parroquial de Nuestro Padre Jesús de Nazareno, edificio que fue construido luego del terremoto sobre las ruinas de un antiguo templo.
Para disfrutar a pleno del entorno natural de la villa, nada mejor que practicar senderismo por las inmediaciones. Asimismo, posee una zona de acampada, situada en el Cortijo del Aire, y un coto para los aficionados a la caza.
Durante el mes de mayo tienen lugar las fiestas más importantes de la población, que son celebradas en honor a Jesús de Nazaret. Son realizadas en esa época porque coincide con el momento en que comenzó a reconstruirse la ciudad.

Imagen:

casaturismorural.com