Villacañas: Tradiciones, monumentos y naturaleza, un combo impactante

La localidad de Villacañas, cuya denominación original fue “Villar de Cañas”, es un destino muy rico en cuanto a tradiciones y monumentos se trata.

La villa posee dos museos, el Museo Etnográfico del Silo y el de la Tía Sandalia. El Museo del Silo le ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar la experiencia de vivir bajo tierra. La decoración del lugar reconstruye fielmente las características de las viviendas subterráneas que prevalecieron en la región, de las cuales se contabilizaban 1700 en la década del 50. Mientras que el Museo de la Tía Sandalia alberga una interesante colección de obras de carácter religioso de la artista Sandalia Simón Fernández, que incluye 26 lienzos, 66 esculturas y 40 relieves.

Su terreno es llano, aunque presenta pequeñas elevaciones al oeste, que es donde se encuentran las sierras del Coscojo. Asimismo, la villa alberga humedales de gran importancia debido a la riqueza vegetal y ornitológica de los mismos. La belleza natural del paisaje se completa con los auténticos oasis que emergen en la llanura manchega, conformados por las aguas del río Riánsares y diversas lagunas, como por ejemplo la Laguna Larga, La Albardiosa, la del Taray y la Laguna de Tirez, ésta última de agua salada que cuenta con especies botánicas únicas en el mundo.

Cada 1 de mayo, como hace más de trescientos años, tienen lugar las fiestas en conmemoración del Santísimo Cristo de la Viga. Su importancia e interés cultural es tal que fueron declaradas de Interés Turístico Regional. Los bailes que realizan los danzantes del Cristo en la calle son su principal atractivo.

Con respecto a sus monumentos, es interesante visitar la Ermita de la Concepción, fechada en el siglo XVI, la Ermita de San Roque, construcción del siglo XIX de planta rectangular y una sola nave, la Ermita del Cristo, perteneciente al siglo XVIII, y la Ermita de San Gregorio, construida durante el siglo XIX.

Con todos estos atractivos, el viajero seguramente no dejará pasar la ocasión de disfrutar de una estadía en Villacañas.

Imagen:

diputoledo.es

El pasado romano de Pertusa

El municipio de Pertusa, en la comarca de la Hoya de Huesca, llama la atención por su asentamiento geográfico con forma de anfiteatro, que está situado cerca del río Alcanadre, rodeado de cerros y rocas.
Este pueblo de origen romano surgió  como  sitio de descanso para las regiones romanas, puesto que se encontraba próximo a la calzada romana de la que aún hoy se conservan algunos vestigios. El puente que salva el Alcanadre, constituye otro gran ejemplo de la arquitectura e infraestructura romana.
Aparte de los vestigios romanos, como es el caso de la calzada y el puente, pueden apreciarse numerosos restos medievales además de los vestigios que todavía se conservan del acueducto que salva la fosa del Alcanadre.
Entre sus principales monumentos, bien merece la pena visitar la iglesia parroquial de Santa María; las ermitas de Santiago y la de la Virgen de la Victoria, así como la torre del pueblo, obra del prestigioso arquitecto Juan de Herrera y que es considerada Monumento Nacional.
Asimismo, las fiestas de Pertusa son otros de sus atractivos. Así, lo mejor es visitar el pueblo entre el 15 y el 16 de agosto, donde se lleva a cabo una de las celebraciones más animadas en honor a Nuestra Señora de la Asunción. Otros festejos de interés son la de Pascua, que se realiza cada 19 de enero, y las fiestas de Santa Águeda, durante el mes de febrero, dedicada a las mujeres en especial.

Imagen:

www.huesca.com/pertusa/

Turre

Turre es un municipio andaluz cuyos orígenes se remontan al siglo XVI, época en que Felipe II ordenó un plan de repoblación luego de la expulsión de los moriscos de estas tierras.
Uno de los principales monumentos de esta localidad de Almería es la iglesia parroquial de la Purísima, templo de estilo mudéjar que fue construido en el siglo XVI y remodelado dos siglos después. Otro edificio religioso de especial interés es la ermita de San Francisco de Asís, levantada en el siglo XVII.
Al visitar Turre, no hay plan mejor que hacer un recorrido por sus diversos yacimientos, como por ejemplo el de Cerro de Castellón, que contiene vestigios del poblado argárico de Gata; el de Los Gallardos, de carácter ibérico y romano; el del Poblado de Teresa, que conserva restos de los periodos Paleolítico Superior y Neolítico; y el de Poblados de Cabrera, de origen hispano-musulmán.
Otros de los tesoros que componen el patrimonio cultural de Turre son la fuente morisca, la Cueva de Los Murciélagos, un aljibe, la Cueva de la Palmera y los restos de una antigua  mezquita. 
En relación a la artesanía de este pueblo, se destacan los trabajos realizados con esparto y latón, además de toda clase de elementos decorativos confeccionados con encaje de bolillos.
La gastronomía típica de esta localidad de la comarca del levante almeriense sorprende al visitante con exquisitos platos, como las pelotas, la olla de trigo, la fritaílla, las migas con tropezones y los gurullos a base de conejo y perdiz.
Las principales festividades de Turre son las que se celebran en honor a San Francisco de Asís, las cuales tienen lugar entre el 3 y 6 de octubre. Durante las mismas, se realiza la tradicional corrida de cintas a caballos, que atrae a gente de toda la comarca.

Imagen:

Wikipedia

Los mejores destinos para celebrar Halloween

Ya se aproxima la Noche de Brujas, y para aquellos que quieren disfrutar de Halloween les damos una guía con las ciudades más propicias para pasar el 31 de octubre, en donde no has de olvidar tus disfraces originales para la ocasión.
Esta celebración tan particular surgió hace más de 3000 años de la mano de los Celtas, un pueblo guerrero que vivía en zonas de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia.
En primer lugar, puedes lucir tus disfraces en la ciudad cosmopolita de Madrid, donde la cadena inglesa de hoteles, Travelodge, celebra cada año la fiesta de Halloween. Sus instalaciones son decoradas con las típicas calabazas, velas, calaveras y telas de araña. Todo esto en un ambiente festivo donde los niños son los verdaderos protagonistas.
También, en Madrid puedes celebrar Halloween en el Parque Warner, que extiende los festejos durante todo el mes de octubre.  Aquí, su principal atractivo es el nuevo Túnel del Terror ‘Infierno’ en la zona de Old West Territory, el cual está inspirado en las mejores películas de terror de Warner Bros.  Aquí, calabazas y maizales dan la bienvenida a los visitantes, quienes durante el recorrido  podrán apreciar figuras fantasmagóricas de todo tipo, que van desde vampiros sedientos y muertos que reviven, pasando luego por catacumbas parisinas, parajes siniestros y cámaras renacentistas.
Otra ciudad importante por la que podemos optar para celebrar la Noche de Brujas es Nueva York, la cual ofrece lugares sensacionales para visitar como su Casa Encantada, la casa de Amityville, donde es posible experimentar sensaciones realmente terroríficas e incluso se puede participar del tradicional desfile de Halloween, el Greenwich Village Halloween Parade.
Salem, es otra de las ciudades estadounidenses que celebran con todo Halloween. Salem es muy famosa por sus juicios de caza de brujas, y durante todo el mes de octubre sirve de escenario para más de 140 eventos en los cuales es posible visitar mansiones embrujadas y participar de numerosas fiestas y ferias.
Por otra parte, Savannah, ciudad del estado de Georgia, EE.UU, es otro de los destinos que puedes elegir.  Según cuenta la leyenda, en esta ciudad es posible escuchar lamentos de fantasmas, razón por la cual se organizan salidas nocturnas al cementerio. Además, la ciudad ofrece un total de 20 recorridos, entre los que se incluye la visita del Midnight in the Garden of Good and Evil.
Mientras que si decidimos visitar Londres, en el Reino Unido, hallaremos el ambiente perfecto para festejar una noche llena de misterio participando de diversos eventos. Así, podrás celebrar Halloween desde distintos puntos de la ciudad, pudiendo optar por el bosque encantado de London Eye o realizar un crucero embrujado que relatará las mejores historias de terror en un paseo a lo largo del Támesis.
Ahora bien, si buscamos un destino sin igual podemos decantarnos por visitar la ciudad de Bran, en Rumania, donde se mantiene viva  la leyenda de Drácula. Así, podremos conocer desde el castillo donde se dice que vivió este legendario personaje, u otros  castillos antiguos, como los de Poenari y Hunyad.

Las joyas de Villanueva Mesía

Villanueva Mesía es municipio de la provincia de Granada que, a pesar de ser pequeño, es dueño de paisajes increíbles y poseedor de un importante legado histórico.
Una de sus principales joyas es la Tahona, un edificio del siglo XII a través del cual es posible adentrarse en la época prehistórica del Poniente granadino y aprender cómo funciona un antiguo molino de harina.
El verde de su entorno contrasta visiblemente con el blanco de sus casas. El paso del río Cacín, que atraviesa el municipio de un extremo a otro, puede ser divisado desde un puente que comunica ambos lados de la villa. Una invitación especial es la que ofrecen sus arboledas y alamedas, que ofrecen el marco perfecto para sendos paseos. También, pueden visitarse el Arroyo de los Pinares y la Presa, además de contemplar los sistemas de riego típicos de la época andalusí.
De su patrimonio histórico se destaca la Iglesia de Nuestra Señora de la Aurora, templo mudéjar del siglo XVI en cuyo interior se conserva intacto un coro de modera y el sepulcro de Doña María Silva de Cisneros, que data del año 1679.
Gracias a su entorno privilegiado, pueden realizarse diversas actividades al aire libre, como rutas en bicicleta o senderismo. Los más osados, seguramente no querrán perderse la oportunidad de realizar rutas en piragua por las aguas del río Genil.
Quienes quieran conocer de cerca las tradiciones de la villa, nada mejor que concurrir a la fiesta de La Candelaria, en la que cada 2 de febrero se reúnen las familias en torno a una gran hoguera.

Imagen:

Wikipedia

Valmojado: “La Valencia de La Sagra”

El municipio de Valmojado, ubicado en la provincia de Toledo, es un destino de Castilla-La Mancha que, para el deleite de los visitantes, combina monumentos, interesantes fiestas y naturaleza.

La Iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán es un templo de estilo gótico-mudéjar que data de finales del S. XV. Se cree que su construcción fue realizada a pedido de don Gonzalo Chacón, en coincidencia con la fundación del primer Concejo de Valmojado. El edificio ha sufrido numerosas transformaciones durante el último siglo, por lo que de la construcción original solo conserva los paramentos inferiores de su torre, así como una pila de agua bendita y parte de los muros traseros.

El pueblo posee varias atalayas defensivas, pues no hay que olvidar que el mismo se halla situado a mitad de un camino entre las fortalezas de Alamín y Olmos. Su construcción dataría de la época islámica y fueron reutilizadas luego del período de la Reconquista cristiana como fortines jurisdiccionales e incluso como palomares.

Las cuevas son otro de los emblemas de Valmojado. Al igual que diversos municipios de Castilla, la villa dispone de un laberinto subterráneo de grutas artificiales. Aunque se desconoce su origen, se sabe que fueron utilizadas desde la época tardo-medieval para el almacenamiento de aceite, vino, etc. También sirvieron de refugio en tiempos de guerra.

De su calendario festivo destaca la celebración de Los Mayordomos o Fiesta del cordero, que tiene lugar en Semana Santa. Consiste en una serie de actos religiosos y lúdicos que culminan el lunes de Pascua, denominado “Día del Cordero”.

También, es interesante participar de los festejos realizados el primer fin de semana de septiembre en honor a la Virgen de las Misericordias, en los que se combinan dos antiguas tradiciones: los Toros de Fuego castellanos y las costumbres valencianas de fuegos artificiales. No por nada a Valmojado se lo conoce como “La Valencia de La Sagra” o “La Valencia chica”.

Imagen:

diputoledo.es

San Esteban de la Litera

En la provincia de Huesca, hay muchos lugares para visitar, como es el caso de San Esteban de la Litera, una localidad perteneciente a la comarca de Litera, la cual en el pasado formaba parte del antiguo condado de Ribagorza, gobernado por los Duques de Villahermosa.
La población, que se encuentra situada en la cuenca del río Cinca, dispone de una atractiva arquitectura que los visitantes pueden apreciar con sólo dar un paseo por sus calles. Una de las construcciones religiosas más representativas es la  iglesia parroquial de San Esteban o la capilla de San Roque, que está ubicada un edificio que supo ser en el pasado la sede del Hospital. Otros monumentos religiosos significativos son la Ermita de San Isidro, la Capilla de la Virgen de la Cama y la capilla de casa Salas.
También, existen diversos monumentos civiles como, por ejemplo, el sifón del Sosa, el puente Perera y la torre del Castell. A los cuales, se les puede agregar la Casa Falces, la Casa Raso y la Casa Callén.
Incluso, una buena opción es dar un paseo por los montes aledaños a San Esteban de Litera, como la sierra de San Salvador, la roca del águila, las Beatas, por mencionar algunos. Asimismo, la población cuenta con instalaciones para la práctica de toda clase de deportes.
Las fiestas populares y tradicionales, son una atracción en sí misma. San Esteban de Litera celebra en agosto sus fiestas en honor a San Roque, mientras que en diciembre tienen lugar los festejos  de San Esteban. Ocasiones ideales para disfrutar por igual del deporte, la gastronomía local y la cultura popular.

Imagen:

http://www.comarcaacomarca.com/imagenes/poblaciones/004000/4876/002.jpg

Úbeda, uno de los principales enclaves renacentistas

La ciudad de Úbeda, declarada Patrimonio de la Humanidad, se localiza en el centro de la provincia de Jaén, en la margen derecha del río Guadalquivir.
España dispone de pocos Centros Históricos de tanta calidad y extensión como Úbeda, la cual es uno de los principales enclaves renacentistas. Su riqueza monumental, queda reflejada en sus palacios, plazas, iglesias y conventos, construcciones que dan cuenta de la rica historia de un pueblo que conserva su pasado indemne.
La notable belleza urbanística del centro monumental de la villa, queda de manifiesto en el conjunto de palacios de estilo renacentista que allí se levantan.
También, es posible hallar numerosas construcciones de estilos árabes, góticos o barrocos que enriquecen de notoriamente el tesoro monumental de Úbeda.
A pesar de su atípica fisonomía, muy similar a la de las ciudades renacentistas italianas, Úbeda es profundamente andaluza, lo cual se confirma en sus tradicionales fiestas, sus artesanías milenarias, su exquisita gastronomía y el carácter de sus gentes.
Úbeda dispone de 48 monumentos notables, además de un centenar de edificios de interés, en su mayoría de estilo renacentista. Por el término municipal, están distribuidos nueve edificios considerados Monumento Nacional, y otros diecinueve declarados Bien de Interés Cultural.  A pesar de que el patrimonio es muy rico, buena parte del mismo se ha perdido.
De todas maneras, del impactante conjunto actual sobresale el nivel de conservación de diversos edificios, que aún hoy conservan importantes detalles, como es el caso de  las puertas de madera claveteada, los faroles y las rejas.

Imagen:

http://portalsusana.blogspot.com

Turismo cultural en Lubrín

A unos 80 km de la ciudad de Almería se encuentra Lubrín, un acogedor pueblo andaluz que aún hoy conserva en su casco urbano el típico trazado de los moriscos, que se caracteriza por sus calles estrechas y empinadas. En las fachadas de sus casas pueden apreciarse los antiguos escudos nobiliarios.
Para conocer en primera persona su patrimonio cultural, merece la pena visitar la Cueva de los Murciélagos, cavidad que data del Paleolítico Inferior y que fue excavada por Siret. Mención aparte merecen las pinturas rupestres de la Piedra de la Cera, de gran valor histórico y artístico.
Entre sus principales monumentos se pueden mencionar el Monumento al Cantero, la Plaza de San Sebastián, la Plaza del Porche y la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Rosario, ésta última originaria del siglo XIX.
A pesar que la artesanía local es bastante escasa, aún algunos lugareños, sobre todo las  personas mayores, que se dedican a trabajar con el esparto como pasatiempo.
De la gastronomía de este pueblo de la comarca del levante almeriense, se destacan platos tales como los roscos con anchoas, las migas con remojón, morcillas, chorizos y los higos chumbos.
En torno al 20 de enero, en Lubrín se acostumbra celebrar la fiesta del pan en honor a San Sebastián, que ha sido declarada de interés turístico, cuya peculiaridad reside en que durante la procesión los vecinos suelen lanzarle roscos y monedas al santo, como parta de una tradición. También durante el mismo mes tienen lugar los festejos de Moros y Cristianos, que de desarrollan en el núcleo de El Marchal.

Día de campo en Agrón

Agrón es un pueblo de Andalucía de origen musulmán que debió esperar hasta después de la época de la reconquista para comenzar a desarrollarse, cuando los colonos provenientes de otros reinos españoles se asentaron aquí. En este municipio nació fray Luis de Paredes, el misionero franciscano que fue martirizado en la India en las postrimerías del siglo XVI.
Las fértiles tierras que abundan en este lugar convierten a Agrón en un pueblo principalmente agrícola.
Dadas sus características geográficas, se trata de un sitio muy propicio para practicar senderismo, ciclismo y dar paseos a caballo, actividades que permiten disfrutar a pleno de un día de campo.
Este destino cuenta con un interesante patrimonio arqueológico, el cual queda de manifiesto en los diferentes restos de asentamientos prehistóricos, fenicios y cartagineses, que aquí se encontraron.
En la finca de los Duques de Wellington hay un conjunto de cuevas prehistóricas, además de una Torre Atalaya de Vigía que data de la época árabe y que era destinada a controlar la totalidad de la comarca.
Los platos estrella de la gastronomía de Agrón son los perniles, las chacinas caseras y el conejo en salsa de almendras.
En cuanto a las festividades típicas del lugar se destacan la fiesta en honor a San Marcos, que se realiza el 25 de abril y en la cual se acostumbra ir al campo a comer el hornazo; mientras que en agosto tienen lugar las celebraciones en conmemoración de la Inmaculada Concepción.

Imagen:

andaluciaturismodigital.com