Rutas por los alrededores de Puente Viesgo

Una vez que hayamos visitado los famosos establecimientos hosteleros  de Puente Viesgo, resulta interesante caminar a pie por el sendero que está situado a orillas del río Pas, que comienza debajo del puente que conduce al balneario.
En primer lugar, encontraremos el pueblo de Vargas, que además de contar con una atractiva iglesia, dispone de una exquisita oferta gastronómica que vale la pena degustar en cualquiera de sus restaurantes.
Dos kilómetros más adelante se ubica Castañeda, villa que se destaca por su impactante colegiata de Santa Cruz, que data del siglo XII. Saliendo de Puente Viesgo se puede tomar la N632 rumbo a Puerto del Escudo, para acceder al valle de Toranzo, sitio ideal para realizar excursiones de montaña y, a su vez, para probar los manjares de la gastronomía local.
Para poder apreciar mejor el inmenso atractivo de este valle lleno de encanto, es conveniente tomar la carretera regional que discurre al otro lado del río Pas. Otra alternativa es realizar un recorrido por la senda verde de los valles pasiegos, ya sea a pie o en bicicleta. Esta senda cruza en gran parte la zona más septentrional de la comarca, comprendida entre los municipios de Santa María de Cayón y Castañeda.
De este modo, el viajero contará con la posibilidad de transitar y conocer los interesantes rincones que se encuentran en villas de gran tradición y mucho encanto, donde las construcciones populares de solanas y corredores se complementan con obras arquitectónicas más opulentas, como son los palaciones, que realzan significativamente  la arquitectura de los pueblos de Cantabria.

Imagen;

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/c7/Rio_Pas.PNG

Villaviciosa de Córdoba

La provincia de Córdoba posee muchos rincones para explorar, tal es el caso de Villaviciosa de Córdoba, localidad que cuyos orígenes se remontan al siglo XVI, momento en que se erigió en torno a la ermita de la Virgen de Villaviciosa.
Lo cautivante de este pueblo son sus parajes, que resultan más que perfectos para la realización de excursiones, ya sea a caballo, en bici o a pie.
Para conocer un poco de su historia y apreciar de cerca la arquitectónica religiosa local, sólo basta con visitar la ermita de Nuestra Señora de Villaviciosa,  la parroquia de San José y la ermita de San Isidro.
Quienes elijan visitar esta localidad no pueden dejar de ir al Castillo de Nevado o a las ruinas del Castillo de Cabeza de Vaca. Otros sitios de especial interés son el puente que se cruza el río Guadiato, construido en la época califal, y la Fuente de la Verbena.
En lo que respecta a la artesanía de Villaviciosa de Córdoba, destacan los trabajos hechos con cuernos de venado que proceden del desmogue anual, así como los artículos elaborados en cuero, anea y hierro forjado.
Una de sus festividades más singulares es la fiesta de los tomillos, que se desarrolla cada 19 de enero, en la cual se queman tomillos y los lugareños bailan alrededor de las hogueras.

Excursiones por el interior de Salamanca

Tomando como punto de partida a la ciudad de Salamanca, en Castilla y León, es posible descubrir una gran variedad de excursiones en los alrededores de la misma, en lugares de gran historia y con paisajes realmente inolvidables.
Una de las opciones es ascender a la Peña de Francia (1.723 m.), la cual posee un mirador desde donde es posible contemplar una panorámica sin igual del lugar. En la cima se halla el santuario mariano, considerado como el más alto de todo el mundo. El descenso puede efectuarse por un valle, que nos llevará a encantadores pueblos que aún conservan su fisonomía antigua. Entre ellos destacan:
Así, por ejemplo, conoceremos Las Batuecas, un espacio natural que integra la Reserva Nacional de Caza, en donde además de apreciar sus pinturas rupestres se puede acceder a diversas ermitas, que pasan casi inadvertidas por lo frondoso de la vegetación típica del lugar. De todos modos, el Monasterio de San José del Monte, de los carmelitas descalzos, será posiblemente el que se gane toda nuestra admiración, siendo que los viajeros siempre son bien recibidos pasar unos días aquí, en la paz más absoluta.
Continuando con el periplo, llegamos al pueblo de la Alberca, que está ubicado en un monte sagrado, dueño de una belle leyenda. Sus antiguas tradiciones, así como sus paisajes y su arquitectónica singular, hacen de este pueblo un lugar maravilloso para visitar.
Al sur de Salamanca, se dispone sobre una vega la popular villa de Alba de Tormes, transformada en lugar de peregrinación debido a que en el Convento de las Carmelitas, considerado uno de sus principales monumentos, descansan los restos de Santa Teresa.
Lugo partimos rumbo a Béjar, localidad famosa por su Plaza de toros y demás monumentos, como el Palacio Ducal y los vestigios de las murallas árabes.
De excursión por el Campo Charro, visitamos Ciudad Rodrigo, una ciudad amurallada de origen medieval, entre cuyos monumentos se destacan la Catedral, el Ayuntamiento, el Castillo de Enrique II y el Palacio de Moctezuma, entre tantos otros.

Imagen:

http://viajardespacio.com/wp-content/uploads/2012/07/800px-Catedral_de_Ciudad_Rodrigo._Vista_general_con_Portada_de_las_Cadenas_en_primer_plano.jpg

Visita Zaidín

Zaidín es un municipio que está situado en la comarca del Bajo Cinca, sobre la margen izquierda del río Cinca.
Gracias a la naturaleza presente en los alrededores del pueblo es posible realizar excursiones a pie, sin alejarnos demasiado del núcleo poblacional, que nos permitirán apreciar toda la fauna y flora que habita el río Cinca.
Al mismo tiempo, resulta interesante disfrutar del patrimonio histórico y artístico de Zaidín. De esta manera, no podemos dejar de contemplar los diversos ejemplos de arte religioso existentes en la población. Así, encontramos la Iglesia de San Juan Bautista, un templo de estilo barroco que fue edificado sobre un edificio románico. La ermita, que se halla en las afueras del pueblo, es ideal para visitar pues desde allí es posible contemplar todo el encanto de la ribera del río.
Si están pensando en visitar Zaidín durante el verano, recomendamos hacerlo a principios de agosto, ya que el 8 y 9 de ese mes se celebran las fiestas mayores en honor a la Virgen de la Asunción. Durante el festejo el visitante puede participar de conciertos, almuerzos populares, el tradicional chupinazo, el pregón, bazucadas y juegos de agua, entre otras muchas actividades destinadas tanto para grandes como pequeños. ¡Un excelente lugar para las vacaciones estivales!

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/05/Zaid%C3%ADn_-_Iglesia_de_San_Juan_Bautista.jpg/450px-Zaid%C3%ADn_-_Iglesia_de_San_Juan_Bautista.jpg

Fin de semana en Barracas

El municipio de Barracas, situado entre la Sierra de Pina de Montalgrao y la Sierra de Javalambre,  en la comarca del Alto Palancia, es un buen lugar para una escapada de fin de semana.
En su casco urbano, se hallan diversos lugares de interés, como es el caso de la iglesia de San Pedro Apóstol, un templo gótico del siglo XVI que sobresale por su torre campanario y el rosetón colocado sobre el altar mayor. A tan solo unos metros de la iglesia está la fuente, muy popular por sus aguas con propiedades medicinales.
Paseando por el final de la Calle Teruel, llaman la atención las fachadas de las casas que disponen de piedras en ventanales y portales.
En los alrededores de Barracas, se localiza la ermita de San Roque que se destaca por su pórtico de gran atractivo.
El término de municipal se encuentra atravesado por una Ruta Verde que, en poco tiempo,  servirá para practicar cicloturismo. Junto a la ruta, en la Estación del Palancar, hay una zona de acampada, cuyo entorno se halla rodeado de carrascas y pinos.
Barracas también constituye un buen punto de partida para diversos itinerarios o rutas señalizadas para hacer excursiones a El Toro y Pina de Montalgrao.
En las proximidades del casco urbano, hay una zona húmeda que se la conoce como la Balsa Grande, que bien merece una visita. Otro paraje de gran interés es El mazorral, que representa uno de los pocos bosques que quedan en la Comunidad Valenciana, que está conformado por carrascas y encinas.
Carramanchel, Los Quemados, Cerro de los Pastores y El Barruezo, éste último en el límite con Aragón, son otros parajes de los que puede disfrutarse durante nuestro paso por Barracas.
Si bien vale la pena visitar este destino en cualquier época del año, durante el invierno adquiere mayor encanto debido a que sus parajes naturales se ven cubiertos de nieve, ofreciendo una postal sensacional de Barracas.

Imagen:

www.casaturismorural.com

Layos: Para los amantes del golf y la naturaleza

Layos es una población de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, que está situada a escasos kilómetros de la Ciudad de las Tres Culturas. A pesar de contar con apenas 400 habitantes, cualquiera que visite Layos quedará sorprendido ya que se trata del sitio perfecto a descansar y disfrutar de la tranquilidad. En ese contexto, el viajero tiene la posibilidad de practicar golf y realizar excursiones para disfrutar de la naturaleza.

En esta localidad, que está camino hacia Los Montes de Toledo, el visitante no puede dejar pasar la oportunidad de hospedarse en alguno de los alojamientos rurales del lugar durante su estancia.

Uno de sus principales atractivos es el Palacio de los Condes de Mora, un interesante edificio de estilo romántico.

La Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena, es otro de los sitios que no deben faltar en el itinerario.

Ahora bien, los aficionados a la pesca pueden practicar esta actividad en el Pantano de Guajaraz, situado en las cercanías de Layos. Sin dudas, el sitio perfecto para pasar una jornada a puro deporte y naturaleza.

Las fiestas de San Isidro, El Cristo del Buen Camino y La Magdalena, son algunas de las que componen el calendario festivo local.

Aquellos que disponen de más tiempo, pueden aprovechar la posibilidad de recorrer los pueblos aledaños, como es el caso de Cuervas, Las Ventas con Peña Aguilera, Totanés o Gálvez, por mencionar sólo algunos.

Imagen:

diputoledo.es

Turismo activo en Pallars Sobirà

Pallars Sobirà, comarca que forma parte del Parque Natural del Alto Pirineo, dispone de muchas opciones interesantes para poder disfrutar al máximo de su entorno durante el invierno. En la época invernal, la cumbre nevada de la Pica d’Estats, 3.143 metros de altitud, conforma el paisaje perfecto para practicar  esquí y muchas otras actividades, que permiten descubrir la naturaleza y el patrimonio artístico y cultural del lugar.
El paisaje blanco que ofrecen las laderas nevadas del Pirineo, se conjuga con la imagen que brindan los ríos de aguas rápidas, los lagos de origen glaciar y las angostas carreteras que conducen hacia pequeños asentamientos rurales. A ello, se le suman diversos sitios, como el pueblo de Tor, el Pla de Negua o els Plans de Boavi, dueños de un cierto halo de misterio.
Tampoco hay que dejar de mencionar a la atractiva arquitectura de montaña, que puede observarse en sus iglesias, construcciones románicas y ermitas, y demás estructuras pastoriles, que propician el turismo rural de montaña y turismo activo.
Debido a su orografía típica de montaña y la magnificencia de su paisaje, los pueblos del Pallars se encuentran entre los más elegidos por los aficionados al turismo de aventura, pues ofrecen el escenario perfecto para realizar descensos de rafting o de barrancos, rutas a caballo, etc. Pero además en invierno pueden realizarse otras actividades, más allá del clásico esquí alpino.
De este modo, Pallars Sobirá dispone de atractivos aunque improvisados senderos blancos, conformados por laderas, senderos y bosques, que permiten estar en contacto con la naturaleza de la cordillera pirenaica realizando senderismo, ascensiones, rutas en trineo impulsados por perros, excursiones con raquetas de nieve y esquí de fondo y de montaña.
En tal sentido, Bosc de Virós, es una estación de esquí muy concurrida para participar de las travesías en trineo con perros debidamente entrenados, con el apoyo de un guía experto.
Aquellos que se decanten por el esquí alpino, pueden hacerlo en Talascán, Port Ainé o Spot Esquí, que entre los tres suman unos 70 kilómetros de pistas, además de un gran número de cañones de nieve y 6 telesillas, entre otras atracciones.

 Imagen:

http://i74.photobucket.com/albums/i272/Pollastrina/Certascan-Lladorre4.jpg

Valle de Guriezo

El Valle de Guriezo, la zona baja de la cuenca del río Agüera, se encuentra lindante con Vizcaya y Castro Urdiales, en  Cantabria. Desde el pueblo de Agüera, el río homónimo atravieza un encantador y amplio valle hasta su desembocadura en El Pontarrón, dando origen a la Ría de Oriñón.

Vale aclarar que Guriezo es un conjunto de 24 barrios que se hallan diseminados por la llana del valle y las laderas contiguas. Entre las entidades de población que más se destacan se hallan El Puente, la capital del municipio, y Trebuesto, uno de los barrios de mayor población que sirve de acceso al embalse del Juncal.

El patrimonio natural y cultural de Guriezo es muy variado. Uno de sus principales atractivos es el Pico las Nieves (778 metros), que alberga en su cima a la ermita del mismo nombre. En todo su entorno existen diferentes restos de monumentos megalíticos, como el menhir del Ilso de Lodos y un túmulo situado en las proximidades. Otro paraje de especial encanto es el Embalse del Juncal, ubicado en las elevaciones que existen al sur del valle. También pueden encontrarse diversos vestigios megalíticos en la divisoria con el municipio de Castro Urdiales.

En cuanto al patrimonio histórico-artístico, merece la pena destacar la iglesia de San Vicente de la Maza, construcción del siglo XVII que está ubicada en mitad del valle, circunscripta por un frondoso encinar. Otro sitio de especial interés es la Ferrería de Laiseca, aunque no puede visitarse debido a que es una propiedad particular. También, puede apreciarse la arquitectura popular de este valle, cuyas casas son de un estilo muy pintoresco y típico de la zona de Cantabria  más allá del Asón.

Una de las excursiones más recomendadas es la subida al Pico las Nieves (778 metros), la cima más alta del valle, a través de la ruta que comienza en el barrio de Landeral.

Otro itinerario interesante es el del Embalse del Juncal, paraje que sobresale por su gran belleza natural y absoluto sosiego. Para acceder a él, es necesario tomar la pista que sube desde Trebuesto y que discurre por bonitos parajes agrestes. Esta ruta, que recorre el trazado original del canal, es un tanto dificultosa debido a que hay que caminar por laderas peñascosas con precipicios de gran altitud y algún túnel que conduce a sitios un tanto peligrosos.

Imagen:

http://www.laspain.com/Cantabria/Guriezo_Cantabria1.jpg

Rincones turísticos de Rincón de Olivedo y alrededores

Rincón de Olivedo es un tranquilo y pequeño pueblo de La Rioja, poseedor de una rica historia que vale la pena conocer, cuyos primeros asentamientos datan de la época romana. Además, gracias a su excelente ubicación, desde esta localidad se puede llegar en muy poco tiempo a poblaciones grandes como Aragón, Soria, País Vasco y Navarra. Esto hace que Rincón de Olivedo sea la parada perfecta para continuar caminio hacia lugares de gran interés turístico.

De la arquitectura civil sobresalen las construcciones más antiguas, que se hallan vinculadas con la explotación del alumbre, así como los almacenes y bodegas.

Más allá de su proximidad con destinos que reciben una importante afluencia de turistas, en esta población hay sitios muy interesantes que pueden visitarse tanto a pie como en coche. A tan sólo uno 10 kilómetros del término municipal se erige Contevia de Leucade, una ciudad celtíbera, y constituye un sitio atractivo que vale la pena descubrir.

También, se puede optar por ir hasta el balneario de la Albotea, que se caracteriza por sus aguas con propiedades medicinales.

Por otro lado, en los alrededores de Rincón de Olivedo hay numerosas huellas de dinosaurio, por lo que los interesados pueden organizarse una excursión para poder conocer  las más importantes, como la de las Peñas de Can y las de Igea.

A 12 km de este pueblo se encuentra Cornago, una localidad que es conocida por su árbol petrificado y su castillo. Otra alternativa es visitar Fitero, en Navarra, donde además de ser popular por las rutas para montar a caballo que allí se organizan, se destaca por sus baños termales.

A su vez, existen diferentes fuentes minero-medicinales y parajes que por la belleza de su entorno son dignos de visitar, como por ejemplo la fuente del Borbullon, la fuente del Celemín, el monte Mirón y los riscos de las Peñas de Can, por mencionar algunos.

Lo del alojamiento no es un problema, ya que existen diversas casas rurales donde poder hacerlo.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/7d/Rincon_de_Olivedo_La_Rioja_Espa%C3%B1a_Ermita_de_San_Pedro.JPG/800px-Rincon_de_Olivedo_La_Rioja_Espa%C3%B1a_Ermita_de_San_Pedro.JPG

Alba del Campo

Alba del Campo es un pueblo lleno de encanto que está situado en la provincia de Teruel, en las inmediaciones del río Jiloca.

La villa se alza a los pies de una pronunciada loma, que se halla presidida por un castillo en estado ruinoso, del que sólo se conservan sus muros.

En dirección al sur y el oeste se encuentra la rambla de Las Atalayas, así como los cerros de San Ginés, San Cristóbal y Palomera, las mayores elevaciones de la zona.

Su patrimonio cultural, está compuesto por la Ermita de la Purísima Concepción, una construcción de estilo popular que data del siglo XVIII. Además de la originalidad de su interior, vale la pena apreciar los dos retablos  de estilo rococó que posee.

Otras ermitas que pueden visitarse son la Ermita de Santa Bárbara, declarada patrimonio histórico – artístico; la Ermita de la Virgen Mora, situada en la carretera que lleva a Almohaja, y la Ermita de San Cristóbal, ubicada en el cerro del mismo nombre.

Otra de las construcciones religiosas de especial interés es la Iglesia de la Invención de la Santa Cruz, un templo del siglo XVIII y de estilo barroco, cuyo edificio consta de tres naves. También, vale la pena conocer el Campanario de Alba, el cual constituye un vestigio de la antigua iglesia.

Del patrimonio natural de Alba del Campo se destacan la Fuente de la Umbría y su balsa, que están ubicadas en el camino de la ermia de la Virgen de Mora.

Además, pueden hacerse excursiones a El Hoyón, una magnífica depresión que se encuentra en el Alto de la Casilla, próxima a la ermita de los Santos de la Piedra. El acceso a este lugar sólo puede realizarse a pie o en vehículos 4X4.

Por último, resulta interesante hacer una visita al Museo Minero de Escucha, que funciona dentro de una mina. En él, se recrea cómo se trabajaba en la mina, a la vez que puede apreciarse la maquinaria real que era empleada.