Peregrinación por Orihuela del Tremedal

Orihuela del Tremedal es un pintoresco municipio que, por su privilegiada situación geográfica, es dueño de un protagonismo histórico especial ya que es el eje principal del nudo de comunicaciones que se sucede entre Castilla y Aragón, en los límites mismos de las provincias de Guadalajara y Teruel.
En sus alrededores, es posible encontrar una serie de lugares que son dignos de ser visitados, sobre todo el Santuario del Tremedal, en cuyo interior alberga la imagen románica de la Virgen con el Niño, lo que la convierte en centro de peregrinación de la Sierra de Albarracín y comarcas aledañas. Contiguo al santuario, es posible apreciar el pozo aljibe y nevera, además de divisar desde el cerro una estupenda panorámica.
En las afueras del núcleo poblacional, encontramos las Ermitas de Santa Bárbara y del Torrejón, esta última se distingue por su cabecera hexagonal provista de techumbre tallada de madera.
Durante nuestra peregrinación por Orihuela del Tremedal, no podemos dejar de visitar  a la Iglesia de San Millán, una construcción bastante particular, por cierto, ya que llama poderosamente la atención por el marcado contraste que puede observarse entre  su exterior, de aspecto casi militar, y su pulcro interior, en el que se combinan a la perfección absolutamente todos los derroches del barroco. El púlpito, además del altar mayor y el órgano, son sus principales tesoros.

Imagen:

http://estaticos.todopueblos.com/13977ORIHUELA-DEL-TREMEDAL-(1).jpg

Puertomingalvo, ciudad amurallada

Puertomingalvo, balcón del Maestrazgo al Mediterráneo, es una pequeña localidad amurallada que está situada en los confines de Aragón, en pleno Parque Cultural del Maestrazgo.
La población, que conserva un estilo noble y rural, dispone de edificaciones de dos o tres alturas, de carácter por demás popular. A lo largo de todo el casco histórico es posible apreciar atractivos portales, aleros de madera y detalles ornamentales, lo cual le ha valido su declaración como Bien de Interés Cultural, en la categoría de Conjunto Histórico Artístico, allá por el año 1982.
Si deseamos apreciar una de las principales muestras del gótico civil, pues entonces debemos visitar el Ayuntamiento, una construcción del siglo XIV, que representa la verdadera joya del municipio. La estructura es de piedra de sillería en su totalidad, y cuenta con ventanas geminadas de una sola pieza, conservando por completo  su estructura de concejo medieval.
El Hospicio Poma o Fundación St. María de Gracia, cuya fundación data de la primera mitad del siglo XV, es una institución de Aragón de gran historia, que merece ser conocida.
Otro de los grandes atractivos del lugar es el Castillo, una fortaleza del siglo XII que es todo un ejemplo de la arquitectura militar, pues fue construido con fines estratégicos y defensivos. Está ubicado en la parte alta del espolón de roca calcárea en el cual está asentada la villa.
Los barrancos, así como las simas y cuevas, sendas y caminos, dan la posibilidad de practicar actividades y deportes al aire libre como por ejemplo descenso de barrancos, senderismo, equitación, escalada y espeleología.
También, vale la pena darse una vuelta por las ermitas del pueblo, como es el caso de la Ermita de San Bernabé, localizada en un enclave de verdes prados, y la de Santa Bárbara, situada en las afueras y desde donde se puede observar la bella postal que entrega el mar Mediterráneo en los días claros.

Imagen:

http://www.laspain.com/Teruel/Puertomingalvo_Teruel4.jpg

Ideas de excursiones en Castigaleu

Castigaleu es un municipio aragonés, situado más precisamente en la provincia de Huesca. En este lugar, el turista puede disfrutar visitando los valles del Pirineo, realizar la ruta del románico, o practicar deportes náuticos en alguno de los tantos ríos.

Dada la orografía del terreno, Castigaleu es ideal para realizar paseos y organizar excursiones, ya sea a pie como en vehículo. Uno de los sitios más visitados es el tozal de San Isidro, ubicado a unos 3 Kms. del pueblo, en donde es posible contemplar una panorámica sensacional.

También, se puede hacer un recorrido por las distintas ermitas, como es el caso de San Andrés, San José y San Pedro Mártir. Incluso, otra opción es allegarse hasta alguna de las diversas aldeas que hay en los alrededores, algunas de ellas actualmente deshabitadas, que también ofrecen panorámicas de una belleza incomparable.

El Santuario de Torreciudad, situado próximo al pantano de El Grado, en Secantilla, es otro lugar que merece ser visitado. Su nombre deviene de una antigua torre vigía, de origen árabe, cuyas ruinas reposan a pocos metros de la antigua ermita.

El monasterio de Obarra, ubicado en el valle del Isábena, se comenzó a construir en el siglo X, a mano de los propios monjes, una época en la que lució su máximo esplendor, aunque luego cayó en decadencia. Cuando promediaba el XVI, fue levantado un palacio anexo. Pero finalmente el monasterio en 1835 cerró sus puertas.

Otra alternativa es hacer una excursión hasta el templo budista de Panillo, Dag Shang Kagyu, en el municipio de Graus. Esta comunidad budista fue fundada en 1984 y, al año siguiente, se estableció  como centro de estudio del budismo.

Imagen:

carlosbravosuarez.blogspot.com

Villafranca de los Caballeros

Villafranca de los Caballeros es un municipio de Toledo, en Castilla-La Mancha, que se destaca por albergar a uno de los humedales más importantes de la región. Dicha Reserva Natural, que está conformada por la Laguna Chica, la Laguna Grande, la Dehesa encharcable y la Laguna de la Sal, dispone de un Aula de la Naturaleza en donde es posible aprender todo sobre el entorno.

Además de un bello paraje, la villa cuenta con interesantes monumentos religiosos. Tal es el caso de la Ermita de San Antón, templo de una sola nave de atractivo artesonado que fue construido durante el siglo XVII.

En su término municipal pueden visitarse también la Ermita de San Blas, una pequeña construcción que destaca por el artesonado de parhilera con limas que cubre a la única nave, la Ermita de San Isidro, edificio de fábrica de mampostería que data del siglo XX, y la Ermita de San Sebastián, de estilo popular.

Mención aparte merece la Ermita del Cristo de Santa Ana, templo del siglo XVI que sobresale por sus decoraciones al fresco que aluden al paisaje. Esta ermita de planta de cruz latina posee tres naves con pilares de piedra que las separan.

En el paraje de Las Lagunas de Villafranca de los Caballeros, en donde predominan las viñas y olivares, se localiza la Ermita Virgen del Rocío, digna de visitar.

Imagen:

diputoledo.es

Atzeneta

Atzeneta es una localidad de gran historia, situada a tan sólo 45 kilómetros de Castellón de la Plana, cuya población, que no alcanza los 1500 habitantes, se ocupa de mantener vivo su rico legado, cuidando sus iglesias. También, se han preocupado por ir rescatando diversos restos pertenecientes a sus antiguos pobladores, como es el caso de la cerámica ibérica, hallada en cercanías de la ermita de San Juan del Castell y las terrazas de Monleón.
Estas tierras guardan historias del Cid en su paso por estos lares, así como también de los Templarios, a quienes Pedro II el Católico les había prometido entregarles el Castillo de Culla y las Alquerías de Atzeneta cuando le arrebatara estas tierras a los moros.
Algunas de las pequeñas propiedades, denominadas mas, que pertenecieron a los antiguos pobladores fueron rehabilitadas y transformadas en un centro de turismo rural.
El mayor atractivo de esta localidad es el Ermitorio del Castell, una construcción levantada durante el siglo XVI, que es muy apreciada por locales y visitantes. También, puede visitarse el ayuntamiento, la ermita de San Roque, el Ermitorio de Loreto y la ermita de San Gregorio.
Por su parte, la iglesia parroquial, de estilo renacentista, data del XVII y sobresale por su bello retablo barroco, entre otros tesoros.
Además, su clima privilegiado y sus extensos bosques de roble y encina, hacen de este lugar un buen destino para visitar.

Imagen:

http://mw2.google.com/mw-panoramio/photos/medium/4820769.jpg

Fuentesaúco

Si hay algo que caracteriza a Fuentesaúco, una Villa de la provincia de Zamora, son sus fiestas patronales de Visitación, que se realizan durante la primera semana de julio y que tienen como protagonista al toro con sus populares espantes. Aunque también vale destacar la semana santa que se desarrolla en este lugar, conocido por ser muy tranquilo.

La Iglesia Parroquial de Santa María del Castillo es uno de los principales atractivos, ya que ha sido declarada Monumento Nacional. Si bien no se conoce con certeza su origen, se cree que data del siglo XIII aunque de esa época no quedan testimonios arqueológicos. El actual edificio posee en la sacristía bonitas bóvedas en la sacristía. De todos modos, desde hace más de veinte años que permanece cerrada al culto.

Otro ejemplo de la arquitectura religiosa local es la Iglesia de San Juan Bautista, un templo fundado en 1491 en el que actualmente se conservan tres tallas, obra del escultor Juan de Montejo.

El antiguo Oratorio de las MM. Clarisas, está ubicado contiguo a la Plaza Mayor. En su altar mayor presenta diversas pinturas de la escuela salmantina.

La Ermita de la Virgen de la Antigua, localizada en las afueras de la villa, fue reconstruida en el siglo XIX y ampliada a mediados del siglo siguiente. En su interior, posee una maravillosa talla en piedra policromada de la Virgen de la Antigua, además de otras piezas de gran interés.

Otros sitios que merecen ser visitados son el Teatro Municipal y el Juzgado.

Imagen:

http://www.aquagest.es/IMG/fuentesauco_r.jpg

Lugares para visitar en Soto en Cameros

Junto al río Leza, en La Rioja, se halla el ayuntamiento de Soto en Cameros, que está conformado por cuatro núcleos de población: Soto, el más importante de todos, Treguajantes, Luezas y Trevijano.

Se trata de un típico pueblo de montaña, tal como lo demuestra la disposición de las casas orientadas al sol. Hay dos partes bien diferenciadas dentro del pueblo, a saber: una más antigua, situada en la cima de una colina, y otra más moderna, que se alza a ambos lados de la carretera. Ambas partes si bien se encuentran separadas por las aguas el río Leza, están conectadas por un puente de piedra.

La parte antigua es la que simboliza el núcleo poblacional originario, en cuyo centro se hallaban Plaza del Moralejo y la Fuente de los Caños. En tanto que en la parte más moderna es posible apreciar un entorno completamente diferente, con edificios que se disponen en línea a lo largo del camino, como los del  Ayuntamiento y el Casino, sede de la Sociedad de Fomento.

El acceso al núcleo urbano se realiza por un puente en desnivel, de líneas clásicas, que fue construido en el siglo XVI, y cuyas dimensiones dan cuenta de la relevancia que tuvo en el pasado el acceso a la villa.

En la plaza principal se halla el edificio de las escuelas, sede del Ayuntamiento, datado en el siglo XIX. El conjunto de la plaza se completa con un frontón; el Casino y una fuente. En la parte posterior de las escuelas se ubica el palacio del marqués de Vallejo, con sobresale por sus atractivos escudos.

La arquitectura popular puede apreciarse dando un paseo por las calles del núcleo urbano, la mayoría de las cuales están construidas en piedra, madera, ladrillo y adobe, con estructuras que se adaptan a las pendientes.

Otro de los atractivos del lugar es la iglesia de San Esteban Protomártir, templo que preside el pueblo y que sobresale por su campanario. El retablo mayor, es uno de sus mayores tesoros.

Por otro lado, en lo alto del cerro en el que se asienta la población está la ermita de Nuestra Señora del Cortijo, lugar que está ligado a diversas tradiciones relacionadas con el origen del pueblo. Se trata de una construcción barroca, que fue sometida a numerosas fases constructivas desde la época medieval hasta el siglo XIX.

También, se puede apSrovechar para visitar otras ermitas como las de San Antón o San Babilés, que se hallan en ruinas.

Debido a las características de su relieve, propias de un pueblo de sierra, es un sitio perfecto para practicar senderismo y actividades de montaña por sus numerosos barrancos y cuencas.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/c/cd/Soto_en_Cameros1.jpg/800px-Soto_en_Cameros1.jpg

Principales monumentos de Monóvar

Monóvar es un municipio de la Comunidad Valenciana, cuyo casco urbano está erigido sobre una colina en la cual se hallan el castillo y la ermita de Santa Bárbara, por lo que  la zona antigua se encuentra configurada por angostas calles inclinadas.

El Teatro Principal de Monóvar, inaugurado en 1858, es un edificio que tras su reinaguración en 2002 fue completamente rehabilitado, en el cual se celebran los más importantes eventos culturales de la ciudad.

La iglesia de San Juan Bautista, de estilo barroco, es un templo del siglo XVIII con planta de cruz latina que sobresale especialmente por su portada. Posee dos torres, una de ella aún sin terminar.

Otro de los monumentos religiosos es la Iglesia del ex Convento de Capuchinos, una construcción datada en 1729 que fue utilizada como seminario. En 1835, el convento cayó en estado de abandono. En la actualidad, tan solo sigue en pie la iglesia conventual de Nuestra Señora del Pilar, que posee el escudo del duque de Híjar y un atractivo decorado interior.

La Torre del Reloj, situada sobre un montículo, domina la ciudad junto con el Castillo y Santa Bárbara. Fue construida en el año 1734 con el propósito de alojar el reloj y las campanas del municipio.

El Ayuntamiento es un edificio de estilo académico que fue comenzado a construir en 1845. En este lugar, se hallaba la cárcel y la Sala de Concejo, dando nombre a la plaza donde se alza. Posee planta cuadrada y consta de tres niveles.

El Castillo de Monóvar, perteneciente a la época Almohade. Por su uibicación, presidía la red de fortificaciones que delimitaban el río Vinalopó. Del conjunto sobresale la torre cuadrangular, que se adapta al relieve del cerro.

La Ermita de Santa Bárbara, declarada Monumento Histórico-Artístico, es un templo del siglo XVIII que se alza sobre una de las dos colinas que dominan Monóvar. Desde su balcón es posible contemplar estupendas vistas panorámicas, que incluyen el valle del Vinalopó y el cerro del Cid.

La Casa-Museo Azorín es el lugar ideal para conocer vida y obra del reconocido escritor español, José Martínez Ruiz. Se trata de una vivienda del siglo XIX, en donde se desarrollan interesantes actividades culturales y que destaca por su biblioteca, la cual contiene aproximadamente 17.500 libros.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/9e/Monovar.Ermita_de_Santa_B%C3%A1rbara.jpg

Corral de Almaguer

Corral de Almaguer es una localidad situada al este de la provincia de Toledo, en Castilla-La Mancha, que sobresale ampliamente por su belleza monumental.

Una de sus principales construcciones es la Iglesia Parroquial que está ubicada en la plaza Mayor. Se trata de un edificio de estilo gótico, que terminó de construirse en 1515 y que posee tres naves y un crucero. La capilla de los Collados, de planta cuadrada, dispone de bóveda de crucería y arco de medio punto.  Mientras que la capilla de los Gascos contiene dos estatuas orantes de mármol, y la Capilla de los Ayón y Briceños posee un acceso de arco de piedra en silleria.

La Ermita de Ntra. Sra. De la Muela, por su parte, erigida en el siglo XVII, posee dimensiones semejantes a las de  un antiguo monasterio. De estilo renacentista, alberga la figura de la patrona del pueblo durante ocho meses, la cual ha sido mutilada a mano de los musulmanes, durante el califato de Córdoba, y hallada luego debajo de una muela de piedra, de ahí su nombre.

La Ermita de San Sebastián, a la que popularmente se la conoce como ermita de San Antón, es una construcción del siglo XVII que se halla localizada en lo que en su momento fueron los arrabales del pueblo. Aún hoy se celebran misas en ella.

De la arquitectura tradicional se destaca la Casa de los Collados, de estilo gótico, mudéjar y renacentista. Esta vivienda posee dos fachadas y su estructura se dispone en torno a un patio rectangular. La totalidad de las dependencias del techumbre cuentan con forjados de madera que están decorados con pinturas de diversos estilos.

La Casa Chacón es un edificio estilo renacentista que consta de dos cuerpos. Sus ventanas poseen atractivas rejas, en las que sobresale el escudo de la familia de los Briceños.

La  Casa de la Encomienda, de origen judío destaca por las decoraciones de las puertas de los salones principales. Hasta entrado el siglo XIX perteneció a  la Orden de Santiago.

La Casa Maldonado y Medrano, conocida también como casa de postas, fue un edificio del Estado que era utilizado como parador por los Reyes. De claro estilo neoclásico, se encuentra situado en la plaza mayor, formando junto con la iglesia parroquial y la casa Higueras un interesante conjunto arquitectónico.

 Imagen:

http://www.diputoledo.es/munitur/fotos_historia/054.jpg