Excursión a la Isla de Tabarca

Es indiscutible que la Costa Blanca nos depara paisajes de enorme belleza, bañados por el mar Mediterráneo. En esta oportunidad, daremos un paseo por la Isla de Tabarca, de Alicante, situada a escasos minutos de las poblaciones de esta importante como extensa costa.
La Isla de Tabarca  representa la visita obligada, ya sea que nos encontremos en Alicante, Elche o Benidorm. Es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana en la que es posible pasar unas vacaciones fantásticas rodeados de mar.
Tabarca posee unos 1.800 metros de extensión y se halla rodeada por otros islotes más pequeños, como la Cantera, La Galera y la Nao. La isla es dueña de una gran historia, ya que era el sitio elegido por los piratas durante la Edad Media y luego fue ocupada por familias de pescadores.
La isla sobresale, sin dudas, por su rica mezcla de fauna y flora, y por su reserva marina de Mediterráneo, ideal para realizar submarinismo. Existen numerosas empresas que organizan estas prácticas, claro está siempre preservando su biodiversidad.
Para llegar a la isla, basta con arribar al puerto de Alicante desde donde parten los barcos. También, se llevan a cabo excursiones en catamarán.
En la isla, se puede disfrutar del sol en sus espectaculares calas y playas. Además, el pueblo es muy bonito, pudiendo realizar una parada para comer en cualquiera de sus pintorescos restaurantes.

Travesía por Elche

 

Elche, ciudad perteneciente a la Comunidad Valenciana, conserva numerosos atractivos, muchos de los cuales constituyen muestras directas de su pasado musulmán. Además, a todo esto se suma su palmeral, declarado Patrimonio de la Humanidad, y las dos festividades consideradas de interés turístico internacional, a saber: el Domingo de Ramos y el Misterio de Elche.
Comenzando el paseo por el Yacimiento Arqueológico y Museo Monográfico d’Alcúdia, es posible toparse con la historia pasada de la ciudad. Aquí mismo fue donde se descubrió el busto íbero de la Dama de Elche, que hoy en día se exhibe en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.
Vila Murada
, reconocida por su trazado árabe, se extiende a orillas del río Vinalopó. En esta zona, la más vieja de la ciudad, se encuentra la torre musulmana la Calahorra que supo conformar el antiguo conjunto amurallado. Junto a las murallas se alza el Palacio de Altamira, que contiene al Museo Arqueológico Municipal. Otros puntos dignos de conocer son la Casa de la Vila o Ayuntamiento, la torre del Consell y un grupo de casas señoriales.
En las proximidades se levanta la Basílica de Santa María, construida sobre una antigua mezquita y diversos templos cristianos. Aquí es donde se celebra cada 14 y 15 de agosto el Misterio de Elche, una obra litúrgica medieval declarada Patrimonio de la Humanidad y Fiesta de Interés Turístico Internacional.
Por su parte, en el subsuelo del Convento de la Mercé todavía se conservan los baños árabes, del siglo XII.
La zona del Palmeral de Elche, Patrimonio de la Humanidad, bordea la ciudad. En un extremo está el Parque Municipal, donde se puede disfrutar de los jardines, el Molino Real, el Museo del Parque y la Rotonda.
Mientras que el Huerto del Cura, Jardín Histórico Nacional, cobija palmeras procedentes de todas partes del mundo, entre las que se la Palmera Imperial.
Desde Elche es posible recorrer diversos lugares de la provincia como Alicante, Villajoyosa, Benidorm, Altea Javea y Denia, entre otras ciudades de interés. Prepárese para emprender la travesía.

Fuente: