La Iglesuela, ¡allá vamos!

La Iglesuela  es un municipio que recibió su nombre de un primitivo templo. Se trata de una de las villas más septentrionales de la provincia de Toledo, cuyo término municipal se halla bañado por las aguas del río Tiétar.
Los pozos de piedra, originarios del siglo XVIII,  que están diseminados por todo el casco urbano, fueron construidos con enormes piedras de granito. En el pasado, eran usados para el abastecimiento de agua de la población, pero hoy en día se los utiliza para el lavado de las aceitunas antes de ponerles el aliño, pues se trata de agua no clorada.
La arquitectura religiosa es otros de sus atractivos, cuyos máximos exponentes son la Iglesia de Santa María de La Oliva, un templo del gótico tardío;  la Ermita de la Fuensanta, que se destaca por poseer una pequeña fuente de agua cristalina bajo su porche; y la Ermita del Cristo,  una construcción de planta cuadrada del siglo XVI que en la actualidad se halla en ruinas.
De las construcciones civiles, sobresale el edificio del Ayuntamiento, una edificación de dos plantas, ubicada en la Plaza de España, que fue levantada en 1791 y que exhibe cuatro arcos en sus fachadas.
Además, no podemos perdernos de conocer El Ejido, un conjunto de corrales y pajares, situados en las afueras de la población junto a las eras, que incluye tres fuentes abrevadero, un embarcadero y un potro de herrar.
A escasos kilómetros de La Iglesuela, puede visitarse el Zoo de Piedra que, si bien se localiza dentro del término municipal de Almendral de la Cañada, fue construido por el ganadero-escultor, D. Longinos Ayuso, procedente de La Iglesuela. El zoo representa un conjunto de esculturas de animales que fueron talladas por el ganadero, durante sus horas de pastoreo, sobre rocas de granito.

Imagen:

http://iglesuela.galeon.com/dospuentes.jpg

Turismo monumental en Almería

Almería, además de ser constituir una zona ideal para disfrutar del sol y la playa, aspectos muy requeridos por parte del turismo, es perfecta para aquellos que se inclinen por el turismo monumental.
En toda la provincia existen numerosos restos romanos, sin dudas los más antiguos, aunque tal vez el más destacado e interesante es el del Cerro de Villavieja, en Berja, donde todavía se preserva un anfiteatro sin excavar, entre otros vestigios.
También, vale la pena realizar una excursión al  yacimiento de Murgi y el mausoleo de El Daymún en El Ejido, así como a los Acueductos de Carcuz en Vícar, el puente de Alhama de Almería y los vestigios de los baños romanos que aún se conservan en el Balneario de Sierra Alhamilla en Pechina. Tales restos son solo una muestra, quizás la más significativa de lo que podemos hallar de la época romana, aunque hay otros lugares menos corrientes que también merecen ser visitados. 
Vale aclarar que desde el siglo VIII, cuando los musulmanes arribaron a las costas de Almería, hasta fines de la Edad Media, la provincia vivió bajo los designios del Islam. Respecto a los restos de la época islámica, que dan cuenta del esplendoroso pasado que posee la región, se pueden destacar la Alcazaba, la obra monumental más preciada de la localidad de Almería. Por su parte, los vestigios de los baños árabes de Celín, en Dalías, son considerados como uno de los mejor conservados de toda la provincia.
En tanto que en la población de Fiñana, también podemos encontrar los más diversos vestigios del pasado musulmán de la zona, como es el caso de la mezquita almohade (actual Ermita de Nuestro Padre Jesús Nazareno), además de los aljibes, unos baños y la Alcazaba.

Imagen:

http://almeriapedia.wikanda.es

 

De excursión en Aguadulce

Aguadulce, perteneciente al término municipal de Roquetas de Mar, constituye uno de los principales centros turísticos de Almería.
Según cuentan los lugareños, el nombre de esta barriada procede del hecho de que entre los peñascales emanaban surtidores de agua cristalina y dulce. Tanto en la misma arena como dentro del mar, el agua dulce brotaba a borbotones.
La playa de Aguadulce, con una extensión de 2.500 metros, es una de las de mayor nivel de ocupación de la zona sur de la provincia de Almería, debido a su importante oferta de ocio y sus dos hoteles situados sobre la costa. Sus modernos servicios y equipamientos, la convierten en una playa muy elegida por los turistas cada verano.
Aparte de su Paseo Marítimo, donde puede disfrutarse de estupendas vistas panorámicas de la Bahía Almeriense, Aguadulce posee un Puerto Deportivo de animada vida nocturna.
Otra de sus atracciones es el Centro de Exposiciones, donde se lleva a cabo una de las ferias agrícolas más importantes a nivel mundial, la Expoagro.
La Reserva y Paraje Natural de Puntas Entinas-Sabinar es, sin dudas, una de las visitas obligadas. Está ubicado en la costa oeste de Almería, se extiende en una franja costera entre los municipios de El Ejido y Roquetas de Mar, hasta las salinas de Viejas.
Otra de las excursiones que no podemos dejar de hacer es la del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, dueño de una enorme variedad paisajística y ecológica producto de la intensa actividad volcánica que hubo en la  zona hace aproximadamente unos diez mil millones de años. Su área marítima, que se extiende desde la Playa de los Muertos hasta la de Torre García, cuenta con seis áreas declaradas reservas marinas, además de playas casi vírgenes. A pesar de que el terreno es árido, aquí se encuentra una de las principales zonas húmedas del litoral peninsular: las salinas.

Imagen:

http://www.alquilerdecochesx.com/sites/carhirex.com/files/content/Aguadulce_Beach.jpg