Valle del Ambroz: paisaje de montañas y dehesas

El Valle del Ambroz es un paraje de la provincia de Cáceres en el que conviven diferentes ecosistemas, situación propiciada por el contraste de altitudes.

A aquellos que deseen conocer este lugar, les proponemos hacer una ruta de montaña partiendo desde Hervás, para luego continuar camino por las dehesas que se encuentran entre las ruinas romanas de Cáparra y el embalse de Gabriel y Galán.

Comenzando el recorrido en Hervás, se debe tomar la carretera que conduce hacia Cabezuela del Valle. Durante el trayecto, es posible apreciar la rica flora y fauna de la zona, que incluye especies bien variadas. Una buena opción es complementar la subida al Puerto de Honduras en vehículo realizando algunos tramos a pie, sobre todo en las zonas de cumbres o bosque.

La segunda parte de la ruta nos lleva hacia la dehesa. Para ello, hay que tomar la salida de la autovía que va en dirección a Guijo de Granadilla y la presa de Gabriel y Galán, la cual está ubicada justo al lado de la estación de tren de Villar de Plasencia, actualmente abandonada. Durante el periplo, que nos lleva a atravesar una dehesa típica, pueden contemplarse diferentes especies como abubillas, rabilargos, grullas, etc. Luego de haber recorrido exactamente unos 4,4km, viramos a la izquierda para tomar otra carretera que nos llevará a una charca ganadera situada en el paraje de Fresnedillas donde podremos contemplar cigüeñas negras, carracas, chorlitos dorados y garcetas, entre otras especies.

Tras retomar el camino inicial y pasar junto a las ruinas y el arco romano de Cáparra, continuamos rumbo a la presa de Gabriel y Galán. Una vez allí, nos disponemos a apreciar la belleza natural del lugar y a observar a la diversidad de aves que lo habitan.

Imagen:

Wikipedia

Diferentes propuestas para recorrer el Embalse de Orellana

El Embalse de Orellana, situado entre las comarcas de La Serena y Vegas Altas del Guadiana, es uno de los tres grandes embalses que regulan las aguas del río Guadiana. Los valores ambientales que alberga son una excelente razón para emprender una ruta por este paraje.

La localidad de Casas de Don Pedro es el punto de inicio de esta ruta. Allí, tomaremos la carretera BA-137 rumbo a Talarrubias. A tan solo  1 km de distancia, vale la pena desviarnos un instante para conocer el Azud de Casas de Don Pedro, sitio perfecto para observar aves acuáticas. Luego, retomamos el camino hasta llegar al Camping “Puerto Peña”, que se encuentra justo al lado del Centro de Interpretación de la Fauna Rupícola de Puerto Peña. Proseguimos en dirección a Valdecaballeros hasta el “Mirador de Puerto Peña”, lugar de parada obligada si deseamos dedicarnos a la observación de las aves de los roquedos.

El segundo tramo de la ruta discurre entre Puerto Peña y Puebla de Alcocer. El tráfico en este trayecto suele ser escaso, podremos disfrutar de un recorrido apacible hasta arribar a Talarrubias y de apreciar diferentes hábitats, entre los que se incluyen dehesas, pastizales y olivares. En las afueras de Puebla de Alcocer están las ruinas del Convento de Nuestra Señora de la Asunción, habitadas por una importante colonia de cernícalos primillas.

La tercera parte de la ruta se extiende desde Puebla de Alcocer, pasando por Cogolludo, hasta Orellana la Vieja. En este caso, circularemos por un tranquilo camino mientras disfrutamos del maravilloso paisaje verde de las sierras.

El último tramo, nos llevará desde Orellana La Vieja hasta Puebla de Alcocer, para apreciar el entorno del Embalse de Orellana y observar  las aves estepáricas que habitan entre los pastizales naturales y cultivos de cereal.

Imagen:

Wikipedia

Recorrido ornitológico por el río Guadiana

Hoy realizaremos un recorrido ornitológico por el río Guadiana. En su paso por Badajoz, el Guadiana se halla embalsado por un azud, una presa de regulación de pequeñas proporciones que ayuda a que su cauce se mantenga a un nivel casi constante.

La ruta se puede efectuar por cualquiera de las dos orillas, pues ambas posee buenos accesos y ofrecen grandes posibilidades de observar aves. En este caso, preferimos hacerla por la margen izquierda.

El primer tramo del recorrido se inicia en el Puente de la Autonomía, que es el primero de los cuatro puentes que encontramos sobre el Guadiana. Desde aquí, es posible apreciar estupendas vistas del tramo del cauce donde desembocan los ríos Rivillas y Gévora. A la vez que se pueden contemplar panorámicas de la Alcazaba árabe y del casco antiguo de la ciudad de Badajoz. Caminamos hasta donde está el Puente Viejo o Puente de Palmas, ubicado justo enfrente de Puerta Palmas, una puerta monumental que es todo un símbolo de Badajoz. Es preciso señalar que el Puente Viejo es peatonal, de modo que es el sitio ideal para dedicarnos a la observación de aves. Luego, continuamos surcando la orilla hasta llegar al Puente de la Universidad, punto en el que culmina el tramo peatonal y tiene su inicio un estrecho sendero que conduce hacia el Puente Real.

La segunda parte de la ruta comienza en un camino de tierra que discurre por debajo del Puente Real y que nos lleva hasta una pista asfaltada de 1.800 m que surca el río. La pista finaliza en una rotonda que se halla un poco más adelante del edificio del Club de Piragüismo de Badajoz. El trayecto lo podemos realizar en coche, parando cada tanto para avistar aves, o a pie a través de un sendero que hay entre la pista asfaltada y la orilla del río, donde se puede apreciar mejor la vegetación de ribera. Si tomamos el camino de tierra que nace en la rotonda llegaremos hasta el muro del azud, donde hay un mirador para observar a las aves.

Ecoturismo en Sierra de San Pedro

Esta es una buena oportunidad para hacer la ruta por la comarca de Sierra de San Pedro, en el límite entre las provincias de Cáceres y Badajoz. El itinerario se inicia en Alburquerque y culmina en el Castillo de Azagala. Lo ideal es realizarlo parte en coche y parte a pie, en una sola jornada.

Un punto a destacar de esta ruta es que, salvo el embalse de Peña del Águila, no existen grandes infraestructuras en la zona pues se trata de un área escasamente habitada.

Desde la cima de la Sierra de Santiago es posible observar una dehesa de gran extensión que se encuentra circunscripta por sierras de menor altitud que, en general, no superan los 600 metros sobre el nivel del mar.

En este espacio natural protegido pueden observarse numerosas especies de aves. En efecto, durante el recorrido es posible apreciar los hábitats más representativos de este lugar y, con un poco de suerte, ver algunos ejemplares de águila imperial, alimoche, buitre negro o de cigüeña negra, entre otros.

Al llegar a la parte donde se halla el desvío a la entrada del Convento de los Frailes Viejos, es fácil divisar en lo alto de la sierra una gran oquedad a la que popularmente se la conoce como “El Ojo del Diablo”.

Continuando con la ruta, y tras pasar por un eucaliptal y un huerto con naranjos, se accede a la fuente de “Elvira Vaca”, sitio ideal para refrescarse en días de mucho calor mientras se contempla una magnífica panorámica de buena parte de la sierra de San Pedro.

Luego, se puede proseguir a pie hasta el Castillo de Azagala para apreciar la riqueza de la avifauna de la zona, pues el mal estado del camino no permite hacerlo en vehículo. El castillo se encuentra en el punto más alto de la sierra de Santiago y está bordeado por un pantano. Desde aquí se puede contemplar una panorámica extensa tanto de la sierra de San Pedro como de sus estribaciones, tal es el caso de Sierra Fría, el Torrico, la sierra del Puerto del Centinela y la sierra de Los Leones, entre otras elevaciones. A poca distancia de esta construcción se encuentran otros tres castillos que pueden visitarse: Castillo de Luna en Alburquerque, donde se organizan visitas guiadas; el Castillo de Mayorga, al cual no se puede ingresar porque se halla en una finca privada situada en la carretera que comunica La Codosera con San Vicente de Alcántara; y el Castillo de Piedrabuena, ubicado en la dehesa de Piedrabuena.

Imagen:

extremaduradiferente.wordpress.com