Chía

En el valle de Benasque, encontramos a Chía, una ciudad que se levanta a los pies de la sierra homónima, en la provincia de Huesca. Para llegar hasta aquí es preciso hacerlo desde Castejón de Sos, tomando el desvío que señala el camino para llegar a Chía, el pueblo que conserva el encanto de antaño a pesar del paso del tiempo.
Chía es un pueblo que cuenta con aproximadamente 130 habitantes empadronados, pero hay que tener en cuenta que durante la época invernal se llena de gente porque cientos de esquiadores arriban a los Pirineos para disfrutar de la nieve y los deportes de invierno. De todos modos, el verano también es un buen momento para viajar a Chía ya que al margen de la práctica de diversos deportes, es posible realizar excursiones a ermitas y otros monumentos de interés.
Entre los principales referentes de la arquitectura religiosa, se pueden visitar dos templos románicos, como es el caso de la iglesia de San Vicente, una construcción del siglo XIII que todavía conserva los crismones de origen románico, y la ermita románica de San Martín,  una verdadera muestra de la arquitectura medieval.
La religión, como en la mayoría de los pueblos de la región, se encuentra relacionada con las fiestas populares. En Chía, es posible participar de las fiestas mayores, con motivo de la Virgen de la Encontrada, el 8 de septiembre. Asimismo, durante todos los sábados de mayo se llevan a cabo romerías a la ermita, momento en el cual los visitantes tienen la posibilidad de aprovechar para apreciar el recorrido, admirando el entorno natural y disfrutando de la gentileza de los lugareños.
Para aquellos que prefieren optar por realizar excursiones y paseos, ya sea en soledad o compañía reducida, Chía funciona como un excelente punto de partida ya que desde allí se inicia la pista forestal, que supera los 20 kilómetros y pasa por los valles de Benasque y Gistaín así como por el puerto de Sahún.

Imagen:

http://www.laspain.com/Huesca/Chia_Huesca2.jpg

Los manantiales de Navajas

Navajas, es un pequeño poblado de la comarca del Alto Palancia que es muy elegido por los turistas debido a sus lugares de interés y buen clima.
Las aguas que manan de sus fuentes, representan uno de los principales factores que han influido en el  desarrollo turístico de Navajas, hasta tal punto que junto a la fuente del Baño se alza un importante balneario, el cual fue construido en 1910. También, se destacan las fuentes de San Rafael, la Gilda, la Bañola,  del Cañar, del Hierro y de la Luz, entre muchas otras, buena parte de ellas dotadas de propiedades mineromedicinales.
Además de disfrutar contemplando sus bellos parajes, se pueden llevar a cabo actividades acuáticas en el  Embalse del Regajo, descender por el río Palancia en piragua, practicar escalada en imponentes paredes así como senderismo y bicicleta de montaña a través de itinerarios que conducen a las diversas fuentes.
Otros sitios imperdibles son el Salto de la Novia, donde se puede observar la Cascada del Brazal, de unos 60 metros de altura.
Por su parte, el río Palancia alberga diversos lugares de gran atractivo,  en los que la erosión y el agua conformaron singulares figuras rocosas que se alzan entre imponentes desfiladeros,  destacándose el de “Vora de las Peñas”.
El manantial de la Esperanza, ubicado en la montaña que lleva el mismo nombre, es otro punto muy recomendado para realizar excursiones, ya que en su parte más alta están las ruinas del Monasterio de la Orden de los Jerónimos y la Ermita de la Esperanza.
Asimismo, podemos tomar el camino que conduce a Altomira, sitio por donde pasa la antigua vía Minera y desde donde es posible divisar los sensacionales paisajes que arrojan las sierras de Espadán, Calderona y el Valle del  Palancia.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/e7/Navajas01.JPG/800px-Navajas01.JPG

O Grove, ¡allá vamos!

O Grove, situado en la provincia de Pontevedra, Galicia, es un municipio que combina una caprichosa geografía con paisajes excepcionales. Bellas playas muy bien equipadas y una pujanza turística compuesta por senderismo, golf, arqueología y una activa vida nocturna, son sólo una muestra de lo que te depara en tu viaje a O Grove.
La pequeña península de O Grove, localizada en la entrada de la ría de Arousa, se halla unida al continente por O Bao, un istmo que posee al este la marisma de Umia-O Grove y al oeste la playa de la Lanzada. Por medio de un puente, es posible acceder a la isla de A Toxa para disfrutar de las aguas termales, aprovechar para embellecerte en un spa, jugar al golf o, mejor aún, entretenerte en su estupendo casino.
Este paraíso de ensueños es, además, uno de los principales puertos pesqueros y marisqueros de la Comunidad Autónoma de Galicia.
Para despuntar el ocio, nada mejor que surcar las aguas del Arousa a bordo de algún catamarán o barco, hasta el muelle de O Grove. También, puedes optar por practicar surf, windsurf o kitesurf en las playas de La Lanzada, así como vela, moto náutica o remo en las playas localizadas al norte de la península. Para los más aventureros, está la posibilidad de realizar una excursión de buceo para descubrir los desconocidos fondos marinos del lugar.
Mientras que la naturaleza en O Grove te sorprenderá con rincones de una belleza inigualable, como es el caso de la ensenada de O Bao, un espacio protegido y la zona húmeda más importante de Galicia, o la laguna de A Bodeira, que sorprende por la gran variedad de aves migratorias que visitan el lugar. Otros de los espacios protegidos con los que cuenta el municipio son Red Natura 2000, Espacio Natural del Complejo Intermareal Umia-O Grove, A Lanzada, Punta Carreirón y la Laguna A Bodeira.
Si todo lo anterior te deslumbró ni qué decir entonces de los diez kilómetros de playa que ofrece O Grove, destacándose las  playas de A Lanzada, que cuenta con un bello paseo de madera,  Área da Cruz, orientada al sur, Raerios, la cual ofrece una hermosa vista de la Isla de Ons,  y la playa de Área das Pipas, ubicada en un entorno rural.
La geografía, la historia y las encantadoras playas de O Grove, convierten a este lugar en un destino verdaderamente de ensueño.

Oferta de ocio en Sotogrande

Muy cerca de la Costa del Sol, junto al Estrecho de Gibraltar, se alza Sotogrande, una prestigiosa localidad considerada así porque buena parte de sus habitantes goza de un buen pasar económico. Por eso, es muy común que sus calles estén surcadas por sensacionales casas. De hecho, en su entorno además es posible encontrar una amplia oferta de hoteles de lujo y restaurantes de primer nivel, así como instalaciones para la práctica de todo tipo de deportes.
Los amantes del polo pueden asistir al Club de Polo Santa María, sitio donde se disputan torneos de carácter internacional. Este centro, pone a su disposición once canchas y una escuela de polo.
También, esta urbanización gaditana posee numerosos campos de golf, entre los cuales sobresale el de Valderrama, sitio que supo ser la sede de diversos campeonatos mundiales.
Por su parte, el Centro Hípico Sotogrande es el lugar elegido para disfrutar de todo tipo de actividades, teniendo la posibilidad de tomar clases de equitación, asistir a competiciones o realizar algunas de las rutas ecuestres que allí se proponen. 
La oferta deportiva local se ve completada por las actividades que se organizan en el puerto deportivo, al igual que en el Real Club Marítimo. El padel y el tenis, son otras de las propuestas que atraen a los adeptos a la vida sana.
A los más pequeños, les encantará visitar el Sotogrande Kids Club o el Iguana Park, sitios que concentran una importante oferta de ocio destinadas a toda la familia.
Para aquellos que desean realizar un recorrido cultural, nada mejor que ir hasta San Roque, localidad ubicada próxima a Sotogrande, más precisamente al  Teatro Juan Luis Galiardo y la Galería Municipal de Arte, donde se suelen llevar a cabo interesantes exposiciones y conferencias. Al mismo tiempo, se puede aprovechar para recorrer sus fantásticos museos, como por ejemplo el Museo Carteia, el Taurino o el Museo Ortega Brú.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/49/Playa_de_Sotogrande.jpg/800px-Playa_de_Sotogrande.jpg

Pujerra y su entorno

La Serranía de Ronda, en Málaga, acoge lugares realmente excepcionales, dueños de atractivas leyendas, como es el caso de Pujerra.  Se trata de un municipio que, aunque pequeño, sorprende al visitante por su trazado, así como por su entorno natural.
En efecto, el encanto sobrecogedor de la Sierra Bermeja, se conjuga armónicamente con los frondosos bosques que componen el Valle del Genal, lo cual convierte a Pujerra en el sitio indicado para quienes les atrae el turismo rural o disfrutan de practicar senderismo, entre otros deportes de aventura.
Al igual que en otras poblaciones aledañas, en su núcleo poblacional, de callejas sinuosas y angostas, la iglesia constituye el principal edificio del lugar. Se trata de la Iglesia del Espíritu Santo, datada en el siglo XVI, que sobresale por su torre de campanario.
En la zona de acceso al municipio, se emplaza una fuente que contiene un mural, el cual da cuenta de los orígenes del pueblo. Una vez que ingresamos a él, es posible allegarse hasta un mirador para apreciar una estupenda vista panorámica del Alto Genal.
Otro sitio de interés es, por cierto, la Ermita de San Antonio, la cual se localiza a tan sólo 1,5 kilómetros de Pujerra.
Para disfrutar mejor de la naturaleza del lugar, bien vale la pena visitar el Molino del Puente, que está en estado ruinoso, el cual se erige junto al río Genal. Este paraje es bastante concurrido durante el verano, pues aquí es posible darse una zambullida y reposar guarecido por los bosques.
También, podemos realizar una excursión al  Monte de Guaitará, un bosque de pinares que se destaca visiblemente entre la vegetación que circunda este paraje.
Por supuesto que mientras estemos de paso por este pueblo, no podremos evitar la tentación de degustar un sabroso gazpacho, el plato típico de la gastronomía local.

Imagen:

http://www.turismoderonda.es/excursiones/imagenes/pujerra1.jpg

Cañete la Real

Cañete la Real puede ser considerado como el destino ideal para disfrutar de la naturaleza en su más puro estado, combinado con el encanto que transmite su patrimonio histórico y monumental.
La Sierra del Padrastro, de gran valor ecológico, domina su entorno natural. Estña habitado por numerosas especies animales y vegetales, conformando así un escenario estupendo para la práctica de deportes, tales como parapente, espeleología, senderismo, escalada o bicicleta de montaña. Aquellos que practican parapente, seguramente no querrán perderse la oportunidad de saltar junto al cementerio del pueblo. En tanto que quienes prefieren la escalada, la Sierra del Padrastro y “La albacara”, son de cita obligada. 
De sus monumentos sobresalen las casas señoriales, propias de los siglos XV y XVIII, la Iglesia Parroquial de San Sebastián, que se caracteriza por su portada barroca, el Convento de San Francisco, edificio levantado en el siglo XVII, el Monasterio del Santísimo Sacramento de las Monjas Carmelitas, datado en el siglo XVIII, las torres defensivas de Ortegícar y Atalayón y los restos del castillo Hins Canit, de origen árabe.
Con respecto a su artesanía, los visitantes suelen preferir comprar los tradicionales azulejos decorados, al igual que productos de repostería hechos por las monjas de clausura.
Para degustar lo mejor de su gastronomía, sólo tenemos que probar la carne guisada con cebolla, la porra, el potaje de tagarninas, el gazpacho tostado y las chacinas.

Imagen:

Wikipedia

El encanto de la pequeña villa de Cedrillas

Cedrillas es una localidad muy pequeña de la provincia de Teruel, que está ubicada entre las sierras de Gúdar, Camarena y el Pobo.
Uno de sus mayores atractivos es el Castillo que, al igual que la localidad, se alza sobre un cabezo de leves pendientes que cubre los restos de un poblado ibero-romano situado allí antes.
Para disfrutar de la arquitectura del lugar, vale la pena realizar un recorrido por la Iglesia del Salvador, una construcción de estilo gótico-renacentista que se emplaza en la Plaza la Constitución,  la Ermita del Loreto, de dos siglos de antigüedad, y la Ermita de Santa Quiteria, la más antigua de la localidad.
Entre sus monumentos, es posible destacar El Santo, que posee una fuente adosada en cuyo interior se puede apreciar el escudo de la villa en piedra, datado en 1569, y el Partenón, un edificio por demás representativo y singular de Cedrillas.
En su entorno natural sobresale el Yacimiento Ibérico La Talayuela, que data de la Edad de Bronce y que se sitúa sobre restos de muros de piedra, cenizas y adobes.
Uno de los mejores lugares para disfrutar de la naturaleza es el Merendero del Pinar, por demás bello y acogedor. Desde aquí, se puede emprender la ruta que lleva al nacimiento del río Mijares, un sitio repleto de líquenes, remansos de aguas cristalinas y  pequeñas cascadas, un verdadero espectáculo de la naturaleza.
Por otra parte, en el término municipal de Cedrillas es posible encontrar numerosas masadas centenarias, las cuales se hallan rodeadas de campos de cereal, huertos y zonas de regadío.
También, desde Cedrillas podemos acceder a El Chaparral, una amplia meseta de pinar albar, negral y carrasco, perfecta para la recolección de hongos y setas típicos de esta zona.
Para la práctica de deportes, podemos optar por dirigirnos hacia las Estaciones de Esquí de Valdelinares y de Javalambre, situadas en las proximidades de Cedrillas, ideales para realizar todo tipo de actividades en cualquier época del año.

Imagen:

http://noticiasdecastillos.blogspot.com/2010/07/el-torreon-del-castillo-de-cedrillas.html