Turismo verde en Cabrales

Cabrales, concejo ubicado al oeste del Principado de Asturias,  constituye uno de los parajes más atractivos del interior de la región,  el escenario ideal para la práctica de toda clase de deportes. También, este lugar goza de buena fama por ser la cuna del exquisito queso de Cabrales.
Cabrales cuenta con una orografía muy accidentada, siendo que la mayor parte de su territorio integra el Macizo Central de los Picos de Europa, con elevaciones que superan los 2.000 metros de altura. Los valles principales, se encuentran formados por los ríos Casaño y Cares, los cuales  atraen por su rica fauna fluvial a muchos pescadores de todo el país.
Los amantes del senderismo y el alpinismo, encuentran en Cabrales el lugar perfecto para realizar todas las posibilidades de alta, media y baja montaña. Aquí, es donde se erige  el legendario Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes (2.519 m), un verdadero icono de los Picos de Europa. Mucha gente se acerca a esta región para recorrer sus múltiples caminos de montaña, deleitándose con un paisaje sensacional y respirando el aire de la cordillera Cantábrica.
Por su relieve cárstico, existen diseminadas por la región numerosas cuevas y simas, destacándose el Sistema del Trave y la Torca de Urriellu, consideradas entre las más profundas del mundo y que fueron declaradas Monumento Natural. Al margen de la espeleología, el turismo verde de Cabrales da la oportunidad de practicar piragüismo y parapente, así como de realizar rutas a caballo.
Otro gran atractivo de este concejo es el queso de Cabrales, cuyo sabor intenso es conocido en toda España. Cabe destacar que el proceso de maduración de éste queso azul se efectúa en las cuevas naturales que abundan en toda el área de los Picos de Europa. Incluso, para los que les gusta este producto existe la posibilidad de participar del certamen del queso de Cabrales, que se desarrolla el último domingo de agosto cada año en la localidad de Arenas de Cabrales.

Imagen:

www.tierradelosorigenes.com

 

Jimena de la Frontera

Jimena de la Frontera es un municipio andaluz que forma parte de la Ruta del Toro. La ciudad alberga buena parte del Parque Natural de los Alcornocales y se ufana de su casco urbano, el cual ha sido declarado Conjunto Histórico Artístico. Se trata de un enclave que atrae a los amantes del turismo natural y cultural.
Su legado histórico puede ser apreciado en sitios como la Cueva de Laja Alta, catalogado como uno de los monumentos de la prehistória de mayor importancia del arte rupestre peninsular, dado a que incluye pinturas que representan escenas marítimas. Este yacimiento está ubicado a aproximadamente unos siete kilómetros del núcleo poblacional, en la Garganta de Gamero.
El Castillo de Jimena, procedente de las épocas romana y morisca, es un Monumento Nacional que, por su ubicación geográfica privilegiada, permite contemplar panorámicas sensacionales de los alrededores.  De esta estructura sobresalen la Torre del Homenaje, los lienzos de murallas, la Torre Albarrana y las puertas de acceso.  Fue construido sobre la ciudad romana de Oba y gozó de gran esplendor durante la época de dominación árabe.
En las inmediaciones del castillo se localizan el Baño de la Reina Mora, pileta que se cree fue utilizada como pila bautismal por una iglesia mozárabe; los restos de la Iglesia de la Misericordia, levantada tras la conquista cristiana sobre los cimientos de una antigua mezquita; y la Real Fábrica de Artillería, a la cual se la conoce popularmente como El Cao y que fue mandada a construir por Carlos III para la fabricación de cañones y artillería militar.
En el centro de la ciudad, más precisamente en la Plaza de la Constitución, está El Campanario, el único resto que es conservado de la antigua iglesia de Santa María Coronada. En el Barrio Alto del municipio puede visitarse la Iglesia de Ntra. Sra. de la Victoria, edificio histórico cuya portada, claustro y campanario son de gran valor arquitectónico.
En la Estación Ferroviaria, situada a escasos dos kilómetros del centro de la población, se encuentra el Santuario de Ntra. Sra. de los Ángeles, mejor conocido como El Convento, originario del siglo XV.
Por su excelente entorno natural, Jimena de la Frontera es el destino perfecto para realizar turismo rural y desarrollar diversas prácticas deportivas, como caza, senderismo, tiro al plato o cabalgar. 

Imagen:

Wikipedia

Sieso, el pueblo fantasma

Sieso de Jaca es un pueblo fantasma, pues hasta el momento se encuentra deshabitado, por lo que  para recorrerlo se necesita un vehículo todoterreno.  De todos modos, Sieso va a ser una de las tantas paradas que realizaremos durante la ruta de bicicleta de montaña, que parte desde Ipiés y pasa, entre otros puntos, por Sieso. De esta forma, podremos disfrutar de parajes naturales, practicar deportes y disfrutar de una buena dosis de aventura.
La ruta nos conduce desde Ipiés, pasando por Sieso, hasta la ermita de Ubieto. Se trata de una ruta tranquila, que transcurre por una pista forestal que conecta todos los puntos.
Durante el trayecto, resulta interesante realizar un alto en Sieso para poder vislumbrar su rica arquitectura románica. De ahí que sea considerada una de las paradas de la ruta del románico aragonés. Entre sus vestigios se encuentra la iglesia parroquial, un templo de origen románico que fue modificado durante el siglo XVIII.  De dicha construcción aún perdura el ábside de tambor con bóveda de cuarto de esfera, que ha sido modificada cuando sobre él se construyó la torre con el campanario.
Luego de hacer una parada en Sieso, podemos continuar hasta Ubieto, un antiguo asentamiento que también se encuentra despoblado y del que solo queda en pie la ermita.
La ruta de la bicicleta comprende unos 22 kilómetros, que pueden ser recorridos en poco más de dos horas.  Es una ruta de moderada dificultad y, por las condiciones despobladas del terreno, es conveniente llevar el agua y la comida, entre otros enseres necesarios. 
En fin, el paraje por el que transcurre la ruta es verdaderamente encantador. Aunque lo más aconsejable es hacerla en verano, cuando las condiciones climáticas son favorables.

Imagen:

pueblos.altoaragon.org/sieso/main/sieso_01.htm

El carácter rural de Puertomingalvo

Puertomingalvo, balcón del Maestrazgo al Mediterráneo,  es una pequeña ciudad amurallada, situada en los confines de Aragón.
El carácter rural de la villa queda de manifiesto en sus edificaciones de mampostería y sillería, arcos y portales, así como en los detalles ornamentales que se propagan  por todo el casco histórico, el cual ha sido declarado Bien de Interés Cultural.
Puertomingalvo, que supo ser un importante enclave militar durante la época musulmana, posee diversos atractivos. Tal es el caso del Ayuntamiento, una construcción gótica del siglo XIV, que constituye una de las joyas del municipio ya que aún conserva  íntegra su estructura de concejo medieval con las mazmorras, salas y el resto de las dependencias.
Por su parte, el Castillo, que se levanta en la parte alta del espolón de roca calcárea en el que se asienta la villa, es un claro ejemplo de la arquitectura militar,  que en el pasado cumplió con  una misión estratégica y defensiva.
Otro de los encantos del lugar son los abruptos barrancos, así como las simas y cuevas, las imponentes paredes de piedra, las nevadas invernales y el entramado de caminos y sendas que permiten la práctica de deportes y actividades en naturaleza como por ejemplo: descenso de barrancos, escalada, espeleología,  senderismo y equitación.
No puedes retirarte del municipio sin antes conocer sus dos ermitas: la Ermita de San Bernabé, que se localiza en un enclave de verdes prados; y la de Santa Bárbara, ubicada  en las afueras Puertomingalvo. Desde ésta última, se puede divisar una sensacional vista del mar Mediterráneo.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/7c/Puertomingalvo_2.jpg/800px-Puertomingalvo_2.jpg

El Gastor: “Balcón de los pueblos blancos”

En nuestro recorrido por tierras andaluzas, realizamos una parada en El Gastor, pueblo al que se lo conoce también como “Balcón de los pueblos blancos” pues la belleza de su paisaje, así como el de los pueblos cercanos, puede apreciarse desde su punto más alto.
Uno de sus principales atractivos se encuentra en los Dólmenes, con yacimientos arqueológicos que cuentan con sepulcros megalíticos de sus antiguos asentamientos humanos. Uno de los más populares es la “Tumba del Gigante”, el cual pertenece a la edad de bronce y se compone de piezas que alcanzan los 3 metros de altura, que se disponen formando un extenso pasillo.
Al mismo tiempo, quienes visiten El Gastor no pueden dejar de conocer sus dos cuevas, a saber: la Cueva de Fariña, que fue utilizada en el pasado como escondite por los bandoleros debido a que es de difícil acceso; y la Cueva del Susto, ubicada en el interior del Parque Natural Sierra de Grazalema, que está compuesta por numerosas galerias llenas de estalactitas y un lago subterráneo.
Otro de los atractivos del lugar es el molino de aceite “Hermanos Palomino”, que aunque está en desuso se mantiene en perfecto estado de conservación, con sus piedras giratorias y sus depósitos de aceite.
También, visitar el Museo de Usos y Costumbres Populares es una buena propuesta para conocer la historia de José Maria el Tempranillo, uno de los bandoleros andaluces más populares del siglo XIX.
Gracias al maravilloso entorno natural que posee este municipio, pueden practicarse todo tipo de deportes, siendo los más comunes el montañismo, senderismo y la espeleología. En efecto,  se pueden realizar diversas rutas, como por ejemplo la Ruta de la Piedra, de Las Columnas, de la Teja, etc, que le aportarán a nuestro viaje los condimentos necesarios para disfrutar de una experiencia inigualable.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/45/ElGastor-P1000410.JPG/800px-ElGastor-P1000410.JPG

Puertomingalvo, ciudad amurallada

Puertomingalvo, balcón del Maestrazgo al Mediterráneo, es una pequeña localidad amurallada que está situada en los confines de Aragón, en pleno Parque Cultural del Maestrazgo.
La población, que conserva un estilo noble y rural, dispone de edificaciones de dos o tres alturas, de carácter por demás popular. A lo largo de todo el casco histórico es posible apreciar atractivos portales, aleros de madera y detalles ornamentales, lo cual le ha valido su declaración como Bien de Interés Cultural, en la categoría de Conjunto Histórico Artístico, allá por el año 1982.
Si deseamos apreciar una de las principales muestras del gótico civil, pues entonces debemos visitar el Ayuntamiento, una construcción del siglo XIV, que representa la verdadera joya del municipio. La estructura es de piedra de sillería en su totalidad, y cuenta con ventanas geminadas de una sola pieza, conservando por completo  su estructura de concejo medieval.
El Hospicio Poma o Fundación St. María de Gracia, cuya fundación data de la primera mitad del siglo XV, es una institución de Aragón de gran historia, que merece ser conocida.
Otro de los grandes atractivos del lugar es el Castillo, una fortaleza del siglo XII que es todo un ejemplo de la arquitectura militar, pues fue construido con fines estratégicos y defensivos. Está ubicado en la parte alta del espolón de roca calcárea en el cual está asentada la villa.
Los barrancos, así como las simas y cuevas, sendas y caminos, dan la posibilidad de practicar actividades y deportes al aire libre como por ejemplo descenso de barrancos, senderismo, equitación, escalada y espeleología.
También, vale la pena darse una vuelta por las ermitas del pueblo, como es el caso de la Ermita de San Bernabé, localizada en un enclave de verdes prados, y la de Santa Bárbara, situada en las afueras y desde donde se puede observar la bella postal que entrega el mar Mediterráneo en los días claros.

Imagen:

http://www.laspain.com/Teruel/Puertomingalvo_Teruel4.jpg

Ideas de excursiones en Castigaleu

Castigaleu es un municipio aragonés, situado más precisamente en la provincia de Huesca. En este lugar, el turista puede disfrutar visitando los valles del Pirineo, realizar la ruta del románico, o practicar deportes náuticos en alguno de los tantos ríos.

Dada la orografía del terreno, Castigaleu es ideal para realizar paseos y organizar excursiones, ya sea a pie como en vehículo. Uno de los sitios más visitados es el tozal de San Isidro, ubicado a unos 3 Kms. del pueblo, en donde es posible contemplar una panorámica sensacional.

También, se puede hacer un recorrido por las distintas ermitas, como es el caso de San Andrés, San José y San Pedro Mártir. Incluso, otra opción es allegarse hasta alguna de las diversas aldeas que hay en los alrededores, algunas de ellas actualmente deshabitadas, que también ofrecen panorámicas de una belleza incomparable.

El Santuario de Torreciudad, situado próximo al pantano de El Grado, en Secantilla, es otro lugar que merece ser visitado. Su nombre deviene de una antigua torre vigía, de origen árabe, cuyas ruinas reposan a pocos metros de la antigua ermita.

El monasterio de Obarra, ubicado en el valle del Isábena, se comenzó a construir en el siglo X, a mano de los propios monjes, una época en la que lució su máximo esplendor, aunque luego cayó en decadencia. Cuando promediaba el XVI, fue levantado un palacio anexo. Pero finalmente el monasterio en 1835 cerró sus puertas.

Otra alternativa es hacer una excursión hasta el templo budista de Panillo, Dag Shang Kagyu, en el municipio de Graus. Esta comunidad budista fue fundada en 1984 y, al año siguiente, se estableció  como centro de estudio del budismo.

Imagen:

carlosbravosuarez.blogspot.com

Turismo familiar en Finestrat

Finestrat es un pintoresco pueblo cuyo paisaje costero, del que sobresale su Cala, se combina con el de montaña, donde se alza el Puig Campana (1.410 metros).  Se trata de un destino más que acogedor, ideal para visitar en familia o para pasar unos días solo a puro relax.
A tan sólo 5 kilómetros de distancia se halla el casco antiguo, el cual se dispone en lo alto de un cerro en cuya ladera se extienen sus calles estrechas, surcadas por bonitas casas colgantes.
En Cala Finestrat, además de disfrutar de sus aguas cálidas y cristalinas, es posible admirar su bello entorno de colinas. Se trata de una playa tranquila, ideal para pasar el día en familia, aunque también se puede optar por ir hacia las playas de Benidorm, ubicadas 3km al sur, que son sumamente bulliciosas.
En la zona de la costa se puede practicar todo tipo de deportes náuticos, mientras que la montaña es el mejor lugar para realizar diversas actividades, que incluyen desde excursiones hasta escalada.
La oferta de ocio local es tan variada que convierte a este destino en el ideal para el turismo familiar. A escasos 6 kilómetros del lugar se halla Terra Mítica, un parque temático sobre la historia de antiguas civilizaciones. Cerca de allí está Aqualandia, un parque acuático que dispone de toboganes inmensos, y Mundomar, parque marino que acoge ejemplares de animales exóticos, así como delfines y pingüinos.
También, otra opción es realizar un viaje en submarino desde Cala Finestrat hasta la Isla de Benidorm, para apreciar la riqueza de sus fondos marinos.
Y si todo esto no lo ha convencido aún, vale destacar que en Finestrat se lleva a cabo cada mes numerosas actividades culturales y de ocio, muchas de las cuales tienen como escenario a la playa o el Auditorio del Castell.

Imagen:

http://www.comunitatvalenciana.com/files/imagecache/img_entidades_480/playas/img/finestrat_011_1_2_3_2_4.jpg

Rápido recorrido por Teba

Teba es un municipio de la provincia de Málaga que descolla por el Castillo de la Estrella, su principal monumento, desde donde es posible contemplar estupendas vistas panorámicas de todo el núcleo poblacional. No por nada, este lugar ha sido declarado conjunto histórico-artístico.
Al hacer un recorrido por las calles del centro de la ciudad, se puede apreciar la arquitectura religiosa local, como la Iglesia de la Santa Cruz Real, que comenzó a construirse a fines del siglo XVII y que conserva una interesante colección de objetos sacros; el convento de San Francisco, antiguo edificio del silgo XV de predominante estilo mozárabe. El paseo se completa visitando las ermitas de Nuestra Señora del Carmen y de Nuestro Padre Jesús Nazareno.
En cuanto a las construcciones civiles, sus principales exponentes son el Palacete del Marqués de Greñina, datado en el siglo XIX; y la Casa Condal Emperatriz Eugenia de Montijo, que destaca por su portada de claro estilo renacentista.
Otro de sus mayores atractivos es el monumento a Sir James Douglas, caballero que luchó junto a las tropas del rey Roberto I de Escocia y que murió en el campo de batalla, en la época de la conquista de la villa por Alfonso XI.
Paseando por el casco urbano, que conserva el típico trazado andaluz, vale la pena visitar el Museo Histórico Municipal, sito en la Plaza de la Constitución, donde se exponen numerosos restos arqueológicos que fueron hallados en el término municipal y que datan de épocas prehistóricas.
Para estar en contacto con la naturaleza del lugar, se puede practicar ala delta o parapente en las sierras del Castillo y del Carmen o en el desfiladero del Tajo del Molino-Torró. La Puente es la zona perfecta para hacer acampada, mientras que los amantes de la pesca no deben dudar en concurrir al embalse del Guadalteba.
Entre una y otra visita, el visitante puede degustar algunos de los exquisitos platos de la región, como la porra tebeña, la sopa “jervía”, el cordero a la pastoril o la olla, entre otros.

Imagen:

malagapedia.wikanda.es

Un paseo por Colomera y su entorno

Colomera es un pequeño pueblo de la provincia de Granada que resulta de especial interés para aquellos que optan por el turismo de carácter rural y cultural. Este municipio, forma parte de la Ruta del Califato, uno de los itinerarios de las Rutas de Al-andalus, por lo que el visitante quedará asombrado con su bello entramado urbano, en el que se alzan diversos monumentos, y con el entorno natural que lo rodea, que resulta ideal para la práctica deportes tales como la pesca, el senderismo o el piragüismo.
El casco urbano, de calles estrechas y empinadas, se dispone  sobre la ladera de un cerro, el cual se halla coronado por los restos de antigua una fortaleza del siglo IX. Además del Castillo árabe, merece mención especial la Iglesia de la Encarnación, templo declarado Monumento Histórico Artístico que fue erigido sobre una antigua mezquita durante el siglo XVI. La iglesia, que dispone de tres naves, se caracteriza por su bello artesonado y por su decoración con elementos góticos, mudéjares y renacentistas.
Otras construcciones que seguramente el visitante no querrá dejar de visitar, dado su gran valor histórico, son un puente, una necrópolis y una calzada romana, además de la Ermita del Calvario que data del siglo XVII. Tanto el puente como la mencionada calzada se hallan en el paraje conocido como Molino del Puente, popularmente llamado Molino de Zacarías, mientras que la necrópolis está ubicada en la Era del Chopo.
Con respecto a la gastronomía de los colmenereños, aparte del aceite de oliva virgen extra, destacan el choto al ajillo, las migas, los guisos de cordero, la fritada de conejo con tomates y pimientos, entre otros platos típicos que son elaborados con productos derivados del cerdo y de la caza menor.

Imagen:

granadasiempre.blogspot.com.ar