El conjunto medieval de Montblanc

Montblanc, municipio de la provincia de Tarragona, constituye uno de los más atractivos conjuntos medievales de Cataluña, además de ser uno de los destinos  del interior de la Costa Dorada de mayor grado de interés.
La villa converge en medio del paisaje fenomenal que ofrecen las montañas de Prades y Miramar, a orillas del río Francolí.
Montblanc, gracias a que conserva las murallas medievales en torno al barrio judío, de excepcional interés; fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1947. Continue reading

Salou, el encanto de la Costa Dorada

Salou es un destino turístico familiar y, por cierto, muy popular de España, situado a  111 km al sudoeste de Barcelona.
Salou tiene un poco de todo, mar, arena, y diversión. Esta ciudad le ofrece a sus visitantes un gran número de propuestas de ocio para disfrutar de sus vacaciones en la Costa Dorada.
Una buena opción es alquilar un barco para recorrer toda el área del litoral de la Costa Dorada, fondeado en una de las calas de Salou o navegando mar adentro gozando el clima del Mediterráneo. También, puede inclinarse por practicar submarinismo o vela, conocer los municipios vecinos, y un sinnúmero de posibilidades más.

Continue reading

Parque natural Punta de la Mora

Si estás buscando un lugar tranquilo para ir de vacaciones, no lo pienses más y decídete por la Punta de la Mora, un parque natural de la provincia de Tarragona que ha sido declarado zona de interés natural.
Sin dudas, se trata de una de las pocas zonas de la Costa Dorada que se mantiene ajena a las transformaciones derivadas de las actividades turísticas e industriales. Gracias a lo cual es posible disfrutar de playas tranquilas, de aguas cristalinas y no muy concurridas, siendo que para llegar a ellas hay que dar un paseo entre los pinos. El aislamiento de la playa de Punta de la Mora, también conocida como Waikiki, favoreció su condición de playa nudista.
Otro de los grandes atractivos de la zona son las diversas fortificaciones y el Castillo de Tamarit, uno de los castillos más bellos que aún se conservan en el país, y que le confiere un toque señorial al resto del parque.
Para recorrer a pie este maravilloso paraíso, hay que partir de Platja Llarga y atravesar unos acantilados, en los que es posible apreciar los vestigios de lo que al parecer fue una cantera romana, para luego adentrarse cuesta arriba por el bosque a través de un sendero.
De ese modo, encontramos a la playa de Cala Fonda, que surge desde las alturas,  cuyo acceso es bastante complicado, por lo que la tranquilidad se halla asegurada. A ella le sigue la de Roca Plana, también un tanto recóndita y poco frecuentada. Desde aquí, retomando el sendero entre pinos, se puede ascender hasta la torre de la Mora, una torre vigía de planta circular que data del siglo XVI.
Para salir del paraje, habrá que rodear un camping vallado y cruzar la carretera nacional para visitar las magníficas canteras romanas del Mèdol, las cuales están repletas de honduras, tajos calizos y una frondosa vegetación.
Anímate a pasar unas vacaciones distintas en lo más puro de la naturaleza en la Punta de la Mora.