Descanso soñado en Isla Canela

Para todos aquellos que están buscando escapar de la rutina, existe Isla Canela, un lugar sensacional que les dará la posibilidad de perderse del trajín diario.
Isla Canela posee un paraje espectacular, con playas vírgenes y un increíble entorno natural. Se trata, además, de un lugar sumamente tranquilo, que se encuentra en franca expansión urbanística y turística.
En la isla, que forma parte de la Costa de la Luz, podrás pasar una temporada estupenda, disfrutando de paseos fluviales por el río Guadiana, una excursión muy reconfortante por cierto. 
Además, podrás conocer los alrededores de la isla gracias al Puente Internacional del Guadiana, el cual ha sido construido para aportar nuevos horizontes turísticos a esta comunidad, que recibe visitantes de todas partes, en especial  desde Algarve.
Sus playas, conforman una franja de arena fina muy extensa que realmente dejarán impactado. Es fácil de sorprenderse con las dunas y las marismas, muy atractivas ya sea para oriundos como para turistas.
Para los amantes del deporte, Isla Canela dispone de un magnífico  campo de golf, que se destaca por encima de todos los de la región. En caso que no seas un  experto golfista, podrás conformarte disfrutando de un paraje muy bello. También podrás visitar Ayamonte y Punta del Moral, dos lugares dignos de visitar.
También, podrás conocer la Torre Canela, una construcción del siglo XVI que representa un verdadero legado de la historia. Mientras que en el Barrio de la Canela, se recomienda visitar la capilla del Carmen, una iglesia del siglo XIX, que se halla muy bien conservada y en cuyo interior se conserva la imagen de la Virgen del Carmen, la cual cada 16 de julio, durante las romerías, es llevada en andas hasta el río de la Isla Canela en una jornada difícil de olvidar.
En cuanto a la gastronomía marina del lugar, los pescados y los mariscos componen los principales platillos.
Al mismo tiempo, este bonito destino te brinda la posibilidad de disfrutar del mejor turismo verde de la zona, una atractiva propuesta en la que podrás remontar ríos, conocer laberintos de caños y las marismas.
En fin, muchas son las razones que permiten afirmar que Isla Canela es un lugar paradisíaco y una sensacional opción para todos aquellos que decidan alejarse de la pesada rutina y gozar de tranquilidad, tanto en cada una de sus playas como en los paseos turísticos que te ofrece este destino.

¡A la playa en Bolonia!

En esta oportunidad viajaremos a Bolonia, una pequeña población perteneciente al término municipal de Tarifa, en la Costa de la Luz, que es muy popular tanto por su playa como por las ruinas romanas que alberga.
Desde la misma playa, puede apreciarse a Baelo Claudio, un yacimiento arqueológico que conserva los restos de lo que fue una de las principales ciudades romanas. Su importancia económica queda de manifiesto en  los vestigios vivientes del foro, el palacio de justicia, los templos de Juno, Júpiter y Minerva, las termas, el mercado y el teatro. Una visita guiada nos llevará por el interior del complejo arqueológico, declarado Monumento Nacional.
Por otro lado, si hablamos de Bolonia es imposible no mencionar su playa, la cual combina  una mezcla de naturaleza virgen, panorámicas estupendas y un importantísimo patrimonio histórico-cultural.
Bolonia es, sin dudas, una de la mejores playas del litoral gaditano, que es muy popular por su gran duna. Posee una extensión de 4 km. de arenas doradas y aguas de un tono azul intenso. Es muy concurrida por los surfistas así como por aquellos que desean un sitio tranquilo para disfrutar del sol. Donde termina la playa, en la parte en la que se encuentran las dunas, hay una zona nudista desde la cual es posible contemplar la costa de Marruecos.
El paisaje de fondo es dominado por la montaña San Bartolomé, la cual divide con sus rocas la bahía de Tarifa de la de Bolonia.
A pocos kilómetros de Bolonia se sitúa Tarifa, la ciudad más sureña de Europa,  que está abierta a los dos mares y que está ubicada a tan solo 14 kms. de África. La “capital del viento”, tal como la llaman, representa, por cierto, el paraíso del windsurf y otra buena opción para visitar tras nuestro paso por Bolonia.

Turismo familiar en Matalascañas

Matalascañas es un núcleo costero ubicado en la provincia de Huelva, al lado del Parque Nacional de Doñana, situación que lo convierte en un excelente destino para descubrir la belleza de su entorno natural.
La zona de la playa de Matalascañas, se caracteriza por su alta concentración urbanística, debido en gran parte a la elevada cantidad de plazas hoteleras con las que cuenta, la mayor de toda la provincia. Además, la playa ofrece una gran variedad de servicios, que incluyen tiendas, restaurantes y chiringuitos, entre otros.
Este destino, es muy elegido para realizar turismo en familia. En efecto, la mayoría de los visitantes que suelen veranear aquí provienen de Sevilla, debido a su cercanía a la capital andaluza, siendo Julio y Agosto los meses en los que se registra mayor ocupación.
Al dar un paseo por la playa, se logra divisar un gran peñasco dentro del agua, que son los restos de la Torre de la Higuera que quedaron luego del terremoto que tuvo epicentro en Lisboa allá por el año 1755. Esta torre vigía, datada en el siglo XVI y que era utlizada con fines defensivos, es una de las 12 que se conservan en la Costa de la Luz.
Por otro lado, la cercanía de Matalascañas a El Rocío hace que resulte interesante visitar dicha aldea que se destaca por su ermita de la Virgen del Rocío.

Imagen:

http://viajardespacio.com/wp-content/uploads/2012/07/450px-Faro_de_Matalasca%C3%B1as.jpg

Vacaciones en la costa andaluza

Durante el verano, las costas de Andalucía se transforman en el punto de encuentro de millones de viajeros, provenientes de todas partes del mundo, quienes buscan en ellas poder disfrutar del sol, la playa y, en especial, mucho relax. El verano aún no ha acabado y septiembre continúa siendo un mes donde el clima agradable de la zona invita a gozar de la costa.
Vale destacar que Andalucía dispone de mil kilómetros de costa bañados por el Mediterráneo y el Océano Atlántico, conformando un paisaje bien diverso que va desde la desembocadura del río Guadiana hasta la costa del Cabo de Gata y que se halla dividido en cuatro importantes zonas, a saber: la Costa de la Luz, Costa del Sol, Costa Tropical de Granada y la Costa de Almería.
La Costa de la Luz, situada en el golfo de Cádiz, abarca los litorales de Cádiz y Huelva. Así, puedes disfrutar del sol en las playas de Ayamonte, Isla Canela, Conil de la Frontera, Isla Cristina, Zahara de los Atunes, Chiclana, Punta Umbría, Matalascañas, Chipiona, Costa Ballena, y el paraíso de los surfistas de Tarifa, por mencionar algunas. Además, en la Costa de la Luz encontrarás rincones perfectos para el turismo natural, como es el caso del puerto de Cádiz, así como el Cabo Trafalgar y el Parque Nacional del Coto de Doñana.
Por su parte, la Costa del Sol se presenta como uno de los puntos turísticos más elegidos de España, el cual se extiende a lo largo del  litoral mediterráneo gaditano y el de la provincia de Málaga. Su principal punto de interés no es otro que Marbella y su Puerto Banús. También, sobresalen lugares como Nerja, Benalmádena, Fuengirola, Torremolinos, Manilva, Estepona y San Roque, etc. La Costa de la Luz dispone de una infraestructura turística de primer nivel y posee todo lo necesario para satisfacer los gustos de toda clase de turistas, sobre todo de los aficionados al golf.
En tanto que la Costa Tropical de Granada, ocupa la franja costera de la provincia granadina, que se caracteriza por su microclima de características tropicales, siendo Almuñécar, Salobreña y Motril sus principales centros de veraneo.
Por último, mencionaremos a la Costa de Almería, sin dudas, la menos urbanizada y la más agreste en comparación con el resto. Aquí, es posible descansar en sitios como Mojácar, Roquetas de Mar, Carboneras, Pulpí o Cueva de Almanzora, además de aprovechar para recorrer el Parque Nacional de Cabo de Gata, el cual está provisto de paisajes de sensacional belleza que incluyen desde el desierto subtropical interior hasta preciosas calas recónditas de aguas cristalinas.