Denia en todo su esplendor

Denia es una ciudad de mucha historia y de una cultura envidiable que no recibe una gran afluencia de turistas, sino que desde siempre ha sido el lugar elegido por los intelectuales del siglo pasado para descansar, y que aún conserva mucho de su estilo original.
La localidad se alza en una bahía, dominada por el imponente macizo montañoso Montgó, desde el cual en los días de buen clima es posible contemplar preciosas vistas de Ibiza.
El puerto, ubicado en el centro de la bahía, ofrece algunos atractivos para los visitantes. Por las mañanas, es posible participar de las subastas de pescado que allí se realizan, mientras que durante el resto del día vale la pena disfrutar de sus terrazas o, simplemente, dar un paseo. Desde aquí, salen los  ferrys con rumbo a Mallorca e Ibiza.
El castillo, es una fortaleza que fue construida entre los siglos XI y XII, aunque fue ampliada posteriormente hasta llegar a ser el  conjunto monumental que es hoy. Desde sus torres es posible apreciar estupendas vistas. En verano, aquí se pueden presenciar interesantes conciertos.
En las laderas de la colina sobre la que se alza el Castillo, se hallaron vestigios de viviendas así como de fortificaciones de una ciudad romana. Tales restos, son exhibidos en el Museo Arqueológico que funciona en las instalaciones del castillo.
En torno al castillo está el casco antiguo, el cual se caracteriza por sus angostas y pintorescas callejas. Una visita al Museo Etnológico y el Museo del Juguete, nos permitirá adentrarnos en diversos aspectos históricos del lugar.
Baix la mar, ubicado en las cercanías del puerto, es un antiguo barrio de marineros que se destaca por sus casas bajas y bonitas plazas.
Si de playa se trata, en Denia podremos disfrutar de sus 16 kilómetros de arenales, que se extienden al norte del  Area de Les Marines. También, los aficionados al buceo, encontrarán aquí un fondo marino de singular riqueza que vale la pena ser apreciado.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/4a/Castillo_de_Denia.jpg/800px-Castillo_de_Denia.jpg

La costa de Chipiona

Chipiona, situada en la provincia de Cádiz, es una ciudad costera que goza de buen clima a lo largo de todo el año, ya que sus inviernos son suaves y cortos y los veranos extensos y muy calurosos.
De recorrida por el casco urbano, es posible apreciar determinados lugares como el Monasterio de Nuestra Señora de Regla, una construcción originaria del siglo XVII que debió ser reconstruida tres siglos después y que presenta detalles neogóticos. Del edificio original se conservan diferentes espacios, como es el caso de la portada y el claustro. Otro templo de interés es la Iglesia de Nuestra Señora de la O, una edificación de estructura ojival que se destaca por su torre ornamentada con azulejos.

Continue reading

Atractivos turísticos de Jódar

Al sur de Jaén, entre las estribaciones de Sierra Mágina y el valle del río Guadalquivir, se halla Jódar, una acogedora localidad erigida bajo el cerro de San Cristóbal. 
Hasta mediados del siglo XX, gran parte de la población que se dedicaba a la industria basada en la transformación del esparto  vivía en cuevas, en condiciones deplorables, casi al límite de la subsistencia.
De paseo por la ciudad de Jódar, vale la pena apreciar sus numerosos edificios significativos, como es el caso del Castillo, una construcción de origen árabe que aún conserva la Torre Vieja y la Puerta del Aire. En la torre norte del Castillo de Jódar  se halla el Centro de Interpretación del Parque Natural de Sierra Mágina, lugar de visita obligada para todo aquel que se acerque hasta el Parque. Desde aquí, es posible observar estupendas panorámicas de la provincia. Continue reading

El carácter rural de Puertomingalvo

Puertomingalvo, balcón del Maestrazgo al Mediterráneo,  es una pequeña ciudad amurallada, situada en los confines de Aragón.
El carácter rural de la villa queda de manifiesto en sus edificaciones de mampostería y sillería, arcos y portales, así como en los detalles ornamentales que se propagan  por todo el casco histórico, el cual ha sido declarado Bien de Interés Cultural.
Puertomingalvo, que supo ser un importante enclave militar durante la época musulmana, posee diversos atractivos. Tal es el caso del Ayuntamiento, una construcción gótica del siglo XIV, que constituye una de las joyas del municipio ya que aún conserva  íntegra su estructura de concejo medieval con las mazmorras, salas y el resto de las dependencias.
Por su parte, el Castillo, que se levanta en la parte alta del espolón de roca calcárea en el que se asienta la villa, es un claro ejemplo de la arquitectura militar,  que en el pasado cumplió con  una misión estratégica y defensiva.
Otro de los encantos del lugar son los abruptos barrancos, así como las simas y cuevas, las imponentes paredes de piedra, las nevadas invernales y el entramado de caminos y sendas que permiten la práctica de deportes y actividades en naturaleza como por ejemplo: descenso de barrancos, escalada, espeleología,  senderismo y equitación.
No puedes retirarte del municipio sin antes conocer sus dos ermitas: la Ermita de San Bernabé, que se localiza en un enclave de verdes prados; y la de Santa Bárbara, ubicada  en las afueras Puertomingalvo. Desde ésta última, se puede divisar una sensacional vista del mar Mediterráneo.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/7c/Puertomingalvo_2.jpg/800px-Puertomingalvo_2.jpg

Qué ver en Sagunto

Sagunto, capital de la Comarca del Camp de Morvedre, es una ciudad valenciana que está ubicada a los pies de la Sierra Calderona. Consta de dos núcleos urbanos, a saber: Sagunto-Ciudad, localizada entre el río y monte del Castillo, y el núcleo de Puerto de Sagunto, junto al Mediterráneo.
Entre sus principales atractivos se encuentra el Castillo, una fortaleza ubicada un recinto amurallado, de aproximadamente un Kilómetro de extensión.
En la ladera del monte coronado por el castillo se halla el Teatro Romano, una de las mayores joyas de la cultura romana que existen en España. Su construcción se remonta al siglo I, encontrándose sus gradas excavadas en la roca del terreno.
De la arquitectura religiosa sobresale la Iglesia Arciprestal de Santa María, un templo que empezó a construirse en el año 1334, sobre donde se encontraba la Mezquita de Morvedre. Declarada Monumento Nacional, constituye uno de los monumentos más importantes de Sagunto. También, vale la pena visitar la Iglesia de El Salvador, datada en el siglo XIII, el templo cristiano más antiguo que se conserva.
A la vez, podemos dejarnos perder por las calles del Barrio de la Judería, situado en el casco antiguo de la ciudad. Las grandes casas y Palacios de la Edad Media y las pequeñas viviendas encaladas de la Judería, le harán disfrutar del paso del tiempo.
Por otro lado, Sagunto conserva una gran cantidad de restos arqueológicos, entre los que se encuentran diversos Arcos Romanos, calzadas romanas, muros de piedra, etc.
Para descansar a pleno, qué mejor que hacerlo en las playas de la zona, como las de Malvarrosa, Corinto o Almardá, que están dispersas a lo largo de los 13 kilómetros de costa con los que cuenta Sagunto. Además, abundan las dunas que se mezclan con el paisaje típico de estos ambientes.
Al sur de Sagunto está el Marjal dels Moros, un humedal de rica fauna y flora. Es el sitio perfecto para aquellos que les gusta la observación de aves, pues en otoño y primavera se convierte en uno de los escenarios por los que pasan las rutas migratorias. Sin dudas, un espectáculo que no tiene desperdicio.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/a/ae/Sagunto_-_Casco_antiguo.JPG/800px-Sagunto_-_Casco_antiguo.JPG

Puertomingalvo, ciudad amurallada

Puertomingalvo, balcón del Maestrazgo al Mediterráneo, es una pequeña localidad amurallada que está situada en los confines de Aragón, en pleno Parque Cultural del Maestrazgo.
La población, que conserva un estilo noble y rural, dispone de edificaciones de dos o tres alturas, de carácter por demás popular. A lo largo de todo el casco histórico es posible apreciar atractivos portales, aleros de madera y detalles ornamentales, lo cual le ha valido su declaración como Bien de Interés Cultural, en la categoría de Conjunto Histórico Artístico, allá por el año 1982.
Si deseamos apreciar una de las principales muestras del gótico civil, pues entonces debemos visitar el Ayuntamiento, una construcción del siglo XIV, que representa la verdadera joya del municipio. La estructura es de piedra de sillería en su totalidad, y cuenta con ventanas geminadas de una sola pieza, conservando por completo  su estructura de concejo medieval.
El Hospicio Poma o Fundación St. María de Gracia, cuya fundación data de la primera mitad del siglo XV, es una institución de Aragón de gran historia, que merece ser conocida.
Otro de los grandes atractivos del lugar es el Castillo, una fortaleza del siglo XII que es todo un ejemplo de la arquitectura militar, pues fue construido con fines estratégicos y defensivos. Está ubicado en la parte alta del espolón de roca calcárea en el cual está asentada la villa.
Los barrancos, así como las simas y cuevas, sendas y caminos, dan la posibilidad de practicar actividades y deportes al aire libre como por ejemplo descenso de barrancos, senderismo, equitación, escalada y espeleología.
También, vale la pena darse una vuelta por las ermitas del pueblo, como es el caso de la Ermita de San Bernabé, localizada en un enclave de verdes prados, y la de Santa Bárbara, situada en las afueras y desde donde se puede observar la bella postal que entrega el mar Mediterráneo en los días claros.

Imagen:

http://www.laspain.com/Teruel/Puertomingalvo_Teruel4.jpg

Que ver en Ossa de Montiel

Ossa de Montiel es un pequeño pueblo que se encuentra en el parque de las Lagunas de Ruidera.
Las lagunas de Ruidera, que están ubicadas entre las provincias de Albacete y Ciudad Real, suman en total quince. De ellas, las que pertenecen a Ossa de Montiel son: la Blanca, Conceja, San Pedro, Redondilla, Tomilla, La Salvadora, Tinaja, La Lengua y La Batana, entre otras. Dichas lagunas, que constituyen formaciones lagunares escalonadas conectadas por torrenteras y cascadas, se hallan en un valle excavado que ocupa unos 27 kilómetros de longitud. A ellas, se las considera tradicionalmente como fuentes del Guadiana, río que después desaparece.
En esta gran zona húmeda que conforman las lagunas, existe una buena población de aves acuáticas que comparten el ecosistema con una rica fauna acuática.
Por lo general, las lagunas poseen una extensión pequeña, disponiéndose de manera paralela a orillas del valle. Las más grandes son las de San Pedro, Colgada y del Rey. En las lagunas más altas, ubicadas en el término municipal de Ossa de Montiel, la existencia de barreras tobáceas favorecen la creación de cascadas y saltos de agua, las cuales llaman mucho la atención por sus tonos esmeralda y azulados.
Dentro del término de Ossa, también vale la pena acercarse hasta el castillo, una fortaleza de origen árabe cuya construcción data del siglo XII. Tras ser conquistado por los cristianos fue bautizado con el nombre de San Felices. Pasó a manos de la Orden de Santiago para ser abandonado luego hacia el siglo XV.
Una pequeña carretera, nos lleva desde la villa hacia Ruidera. Aproximadamente a unos 3 kilómetros, se encuentra la Cueva de Montesinos, una cavidad kárstica que se alza en medio de un bosquecillo de encinas. En esta zona, fueron hallados diversos restos prehistóricos y algunos elementos de origen romano.
Retomando el viaje por la carretera, es posible llegar a un  pequeño valle. Allí, sobre un roquedo, se hallan vestigios del castillo Rochafrida y la fuente conocida como Fontefrida.

Imagen:

http://esphoto555x350.mnstatic.com/ossa-de-montiel-2509371.jpg

Excursión por Almansa

Almansa es una atractiva ciudad de la provincia de Albacete, la cual une el centro de España con la costa de Murcia y Valencia.
El núcleo de la ciudad, que ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico, lo que exhibe el valor de Almansa. De su patrimonio sobresale, sin dudas, el Castillo, el cual domina la población desde la cima del cerro del Águila. Se trata de una fortaleza del siglo XIV que se destaca por los muros almenados y la torre del homenaje, que se erige desde el propio centro del castillo.
Otro punto de especial interés es la Iglesia de la Asunción, que fue construida entre los siglos XVI y XIX y que entremezcla el estilo renacentista con ciertos detalles rococó. Si bien sufrió numerosas reformas,  aún se conservan las bóvedas estrelladas de algunas de las capillas.
A su vez, en el casco antiguo también es posible apreciar las casas señoriales, entre las que se encuentra el Palacio de los Condes de Cirat, ubicado en la plaza de Santa María. Dicho palacio, también conocido como Casa Grande, es una construcción de estilo barroco que descolla por su patio interior de doble galería, el cual se halla ornado con arcadas y columnas jónicas. También, vale la pena destacar la portada del palacio, que es de estilo manierista.

Continue reading

Sos del Rey Católico

Sos del Rey Católico, es un municipio de Zaragoza que, según las crónicas medievales, es donde nació el rey Fernando II, el último rey de la Corona de Aragón. Pero aparte de este detalle histórico tan importante, Sos es un pequeño pueblo amurallado, declarado conjunto histórico, que por su aspecto medieval pareciera que se hubiese congelado en el tiempo.
Sos se erige sobre un cerro, posición estratégica que le permitió durante el siglo XV vigilar a la vecina Navarra, época en que se encontraba inmersa en una guerra civil de proporciones.
La muralla y las siete puertas de entrada de la villa se conservan en perfecto estado. Este interesante conjunto arquitectónico puede ser apreciado  desde la carretera. Para recorrer el núcleo poblacional, podemos comenzar por la Puerta de Zaragoza, desde la cual parte la calle principal. Durante el paseo, es posible contemplar las fachadas de las casonas con sus detalles góticos y renacentistas.
En el Palacio de Sada, donde nació el rey, funciona actualmente un centro de interpretación dedicado a Fernando II. Antes de arribar al castillo que domina la población, está la lonja medieval, en cuyo suelo, parte del cual procede de la antigua prisión de Sos, se pueden apreciar inscripciones realizadas por los presos durante la Guerra Civil y el periodo de posguerra.
Por último, en Peña Feliciana, accedemos al conjunto compuesto por el castillo y la iglesia de San Esteban. Como el castillo se encuentra en ruinas, solamente se puede observar el exterior y la torre del homenaje. En la iglesia de San Esteban, el principal templo de la villa, se conserva la pila en la que se bautizó a Fernando el Católico. Esta iglesia contiene además un museo de arte sacro, que expone lienzos barrocos, tallas góticas y una gran cantidad de piezas de orfebrería, entre tantos otros tesoros artísticos.

Imagen:

Wikipedia