Rincones turísticos de Rincón de Olivedo y alrededores

Rincón de Olivedo es un tranquilo y pequeño pueblo de La Rioja, poseedor de una rica historia que vale la pena conocer, cuyos primeros asentamientos datan de la época romana. Además, gracias a su excelente ubicación, desde esta localidad se puede llegar en muy poco tiempo a poblaciones grandes como Aragón, Soria, País Vasco y Navarra. Esto hace que Rincón de Olivedo sea la parada perfecta para continuar caminio hacia lugares de gran interés turístico.

De la arquitectura civil sobresalen las construcciones más antiguas, que se hallan vinculadas con la explotación del alumbre, así como los almacenes y bodegas.

Más allá de su proximidad con destinos que reciben una importante afluencia de turistas, en esta población hay sitios muy interesantes que pueden visitarse tanto a pie como en coche. A tan sólo uno 10 kilómetros del término municipal se erige Contevia de Leucade, una ciudad celtíbera, y constituye un sitio atractivo que vale la pena descubrir.

También, se puede optar por ir hasta el balneario de la Albotea, que se caracteriza por sus aguas con propiedades medicinales.

Por otro lado, en los alrededores de Rincón de Olivedo hay numerosas huellas de dinosaurio, por lo que los interesados pueden organizarse una excursión para poder conocer  las más importantes, como la de las Peñas de Can y las de Igea.

A 12 km de este pueblo se encuentra Cornago, una localidad que es conocida por su árbol petrificado y su castillo. Otra alternativa es visitar Fitero, en Navarra, donde además de ser popular por las rutas para montar a caballo que allí se organizan, se destaca por sus baños termales.

A su vez, existen diferentes fuentes minero-medicinales y parajes que por la belleza de su entorno son dignos de visitar, como por ejemplo la fuente del Borbullon, la fuente del Celemín, el monte Mirón y los riscos de las Peñas de Can, por mencionar algunos.

Lo del alojamiento no es un problema, ya que existen diversas casas rurales donde poder hacerlo.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/7d/Rincon_de_Olivedo_La_Rioja_Espa%C3%B1a_Ermita_de_San_Pedro.JPG/800px-Rincon_de_Olivedo_La_Rioja_Espa%C3%B1a_Ermita_de_San_Pedro.JPG

Aventura en Panticosa

Panticosa es uno de los destinos de Aragón elegidos por el turismo en cualquier época del año. La razón seguramente reside en que nos permite realizar numerosas actividades, gracias a sus lagunas, parques naturales y montañas. Pero lo mejor de todo es, sin dudas, su estación de esquí, entorno ideal para los aficionados al deporte blanco.
Más allá de una bonita estación de esquí, en Panticosa es posible llevar a cabo diversas cosas más, ya que este sitio te permite permanecer en contacto con la naturaleza, por sus amplios valles. Además, es el destino perfecto para los deportes de aventura, al tiempo que dispone de una importante oferta de casas rurales. En fin, podría decirse que se trata de un lugar donde es posible descansar a pleno.
Entre las principales rutas que se pueden hacer en el Valle del Tena, sobresale la de los Lagos, que nos dará la posibilidad de apreciar increíbles paisajes. También, vale la pena pasar una jornada en el Valle de Ordesa, sitio más que perfecto para la práctica de la escalada y el senderismo.
Durante el invierno, la estación de esquí de Panticosa es la máxima protagonista ya que, al igual que las estaciones aragonesas, posee instalaciones de excelente calidad, como es el caso de la nueva rampa de acceso en la llegada de la telecabina, ésta última con una capacidad total de 8 plazas.
Para aquellos que viajan en familia, nada mejor que visitar el Adventure Slope, un conjunto de instalaciones divertidas, donde se puede practicar snow bike y realizar descensos en trineos familiares o individuales. También, hay un balneario, donde podremos relajarnos al máximo, varias zonas de diversión, bares y restaurantes.

Ruta por el Valle de Ayora y alrededores

Adentrándonos en la provincia de Valencia, más precisamente en el Valle de Ayora, llama poderosamente la atención el encanto del paisaje surcados por los ríos Júcar y Cabriel, en donde hay atractivos caseríos que constituyen el cobijo ideal para los amantes de la vida al aire libre y el turismo rural. Hablando específicamente de Ayora, la capital del valle, allí es donde se atesora Cautelar de Meca, un antiguo poblado ibérico de especial interés histórico y artístico.
Gracias a la naturaleza y el esfuerzo de los ayorenses, fue conformándose este enclave en un centro turístico del interior de Valencia, lo cual se evidencia en su amplia oferta de casas rurales o de alquiler, actividades culturales y de excursiones para apreciar de cerca la riqueza natural del Valle de Ayora.
Sin embargo, no caben dudas que  de todo su patrimonio se destaca el pueblo ibérico de Castellar de Meca, una auténtica joya que permanece oculta en el Valle de Ayora. Se trata de un antiguo poblado en el que se conservan vestigios que se remontan al siglo VIII a. de  C. de los primeros habitantes de la zona. Un tanto más antiguas son las pinturas rupestres del Abrigo del Sordo, que se hallan en los alrededores de aquel poblado.
Castellar de Meca está ubicado a aproximadamente diez kilómetros de Ayora, sobre una colina de gran altitud de la Sierra de Mugrón. En este yacimiento es posible observar el viejo trazado de las vías del ferrocarril, al igual que la arquitectónica de las construcciones de los antiguos pobladores, una verdadera fortaleza natural a la que solamente podía accederse por un camino sinuoso excavado en la roca caliza.
Las ruinas de esta ciudad ibérica conforman un impactante conjunto y testimonian la envergadura de esta espectacular ciudad-fortaleza, que supo ser uno de los centros principales de la cultura íbera.
Otros de los encantos del Valle de Ayora residen en sus costumbres, rutas de senderismo, excursiones por el río y una exquisita gastronomía.
Uno de los pueblos que merecen ser visitados es Cofrentes, que sobresale por su castillo  y su balneario. Se encuentra situado en la cima de una colina rodeada por las aguas del río Júcar, por el cual se puede navegar para conocer mejor el paisaje, y el Cabriel. En las cercanías están el volcán de Cerro Agrás y la fuente de Tollo.
Por su parte, en Jalance puede visitarse la Cueva de Don Juan, en la que abundan las estalagmitas y estalactitas, y donde se hallaron importantes restos arqueológicos del periodo Mesolítico y de la Edad de Bronce.
En el recorrido podemos incluir también a la villa de Jarafuel, sitio en el que es posible conseguir todo tipo de artesanías. 
La ruta finaliza en Zarra, pueblo de calles pintorescas, y Teresa de Confrontes, muy popular por su paraje de Las Quebradas en el que abundan las cavidades y simas.

 Imagen:

http://www.canal-valencia.es/valencia_pueblos/images/excursion_a_ayora_01.jpg