Nos vamos al Norte: Lugo

 

Las Murallas de Lugo

Lugo es una de las cuatro provincias que forman la comunidad autónoma española de Galicia. Es la provincia de mayor superficie y la de menor población relativa de la comunidad.

Ciudad bimilenaria su origen está en el año 14 a.C. año en el que se fundó como asentamiento romano, siendo el asentamiento urbano más antiguo de Galicia, actuando en la época del Imperio romano como como una de las tres cabezas jurídicas que conformaban la Gallaecia.

En los algo más de dos kilómetros de perímetro que acota la Muralla se encuentra la ciudad histórica, pequeña y hermosa que ha integrado el monumento de la muralla como elemento integrado y fundamental del paisaje y la organización urbana.

Una forma estupenda de conocerla es mediante las visitas teatralizadas al casco histórico y a la muralla compartiendo así sus secretos, un viaje para disfrutar de otras muchas historias que habitan entre la memoria y los sueños de Lugo, el casco histórico se convierte en estas visitas en escenario vivo dónde se dan cita entrañables y divertidos personajes que les conmoverán, les harán sonreír y les transportarán al Lugo más emocionante, que está aún por descubrir.

Rodeada por cuatro ríos siendo el de mayor protagonismo y favorito de los lucenses el río Miño que inunda de frío el invierno y refresca el verano. El miño ofrece a la ciudad los molinos de agua y las termas romanas sus aguas salen a más de cuarenta grados y mantienen las cualidades curativas de la antigüedad.

Lo más típico a la hora del turismo es poder alquilar alguna de las tantas casas rurales especialmente equipadas para el turismo que permiten vivir como en los tiempos de nuestros abuelos y disfrutar así de la naturaleza y de lo hermoso de los paisajes que nos ofrece esta encantadora ciudad.

“…Y para comer, Lugo”. Así reza el famoso reclamo turístico de la ciudad, cuyo casco antiguo también da cobijo a algunos de los mejores restaurantes de Galicia. En ellos, se puede degustar unas deliciosas carnes rojas, y un amplio surtido de mariscos y pescado fresco. La gastronomía lucense ha sabido combinar a las mil maravillas la cocina tradicional gallega, y los nuevos sabores y aromas basados en los ingredientes tradicionales y de primera calidad, creando una cocina para todos los bolsillos y para los paladares más exigentes.

Ya no tienes excusa, si buscas pasar un fin de semana o unas vacaciones tranquilas, en un sitio que te ofrece  la cultura de antes frente a un entorno cálido y bien cuidado, ¡Lugo es tu opción!

¡Feliz viaje!

Erika.