Churriana de la Vega

Churriana de la Vega, es un municipio andaluz que está situado en la provincia de Granada.

Entre sus principales atractivos se encuentran los Baños Árabes, también denominados Hamman, que se encuentran ubicados junto a la acequia de Arabuleila, que es considerada el vestigio más antiguo de Churriana. Se trata de un edificio de gran interés pues constituye uno de los ejemplos que mejor se conservan de la arquitectura hispanomusulmana, que fue construido allí con el propósito de aprovechar las aguas provenientes de Sierra Nevada. Este lugar cuenta con tres salas y, más allá del paso del tiempo, no falta mucho para que puedan volver a ser utilizadas pues ya fueron dados los primeros pasos para su restauración.

Otro de los monumentos de gran relevancia histórica es, por cierto, la Iglesia Parroquial de la Nuestra Señora de la Visitación, templo de estilo mudéjar que fue construido aproximadamente en el año 1500. En su interior, es posible apreciar la armadura mudéjar, al igual que varios ejemplos del arte pictórico y escultórico.

También, se recomienda visitar la Ermita de Nuestra Señora de la Cabeza, cuyos orígenes datan del siglo XVII. Este edificio sobresale tambien por su entorno conformado por extensos parques y espacios verdes, por lo que es un sitio perfecto para dar un paseo y descansar.

El Ayuntamiento, datado en el año 1986, es otro de los puntos de interés del municipio. La actual construcción se alza sobre otro edificio anterior. Del primer edificio se conservan el reloj así como la estructura que lo conforma.

Para despuntar el ocio, la ciudad cuenta con quince plazas y cinco parques, que invitan al visitante a pasear y divertirse. Dos de los parques que más se destacan, por la gran cantidad de árboles que cobijan, están ubicados en el barrio de San Cayetano.

Imagen:

http://www.casacuevarural.com/fotografiasquevisitarl/Churriana-de-la-Vega_220.jpg

Variedad de paisajes de Mora de Rubielos

En la Sierra de Gúdar, se localiza la Villa de Mora de Rubielos, capital de la Comarca Gúdar-Javalambre, Teruel. El término municipal, que abarca la totalidad de la cuenca del río Mora, posee una enorme riqueza paisajística, pues en él aparecen alternados abruptos montes con espacios llanos.
Mora de Rubielos posee un atractivo casco urbano, con barrios de trazado medieval como es el caso de La Cuba, El Plano, Los Macedicos, Aliagarico, Santa Lucía y La Troya, con construcciones típicas de la arquitectura popular de la región.
Entre sus principales edificaciones, se encuentran el Ayuntamiento, del siglo XVII, además de diversas casas de gran valor artístico como la Casa del “Curato” y El “Caserón de Marín”.
La zona en su totalidad se encuentra presidida por el Castillo, una obra de planta irregular que presenta una gran variedad de estilos que incluyen desde el románico al gótico mediterráneo.
Contiguo al Castillo, se alza la Ex-Colegiata de Santa María, una construcción del siglo XV que cuenta con una sola nave de cinco tramos cubiertos por bóveda de crucería, y cuyo elemento más valorado es un coro cerrado con un increíble trabajo de rejería.
En los alrededores, se ubican las Ermitas de la Dolorosa, de San Roque, de Loreto, de San Miguel y la Soledad.
Al norte de la localidad se encuentran Cabra de Mora, Alcalá de la Selva o El Castellar, que constituyen algunos de los principales destinos que permiten apreciar el pintoresco carácter de la comarca.
Además, la villa cuenta con espléndidos parajes, como por ejemplo Sabinar de La Torneda, el Cañón del Río Alcalá, los Pinares de Villarejo, o el Nacimiento del Río Mijares.
La Sierra de Gúdar, por su parte, ofrece la opción de practicar esquí alpino, en las pistas de la Estación de Esquí de Valdelinares.

Opciones para pasear por Valdeltormo

Valdeltormo es un municipio situado en la provincia de Teruel, que integra la Comarca del Matarraña.
Para comenzar el paseo, es bueno saber que el Ayuntamiento y la Iglesia, son los dos edificios más importantes del casco urbano, los cuales se hallan ubicados uno enfrente del otro. El Ayuntamiento, una construcción de tres plantas, ha sido en el pasado la sede de la Cofradía de Nuestra Señora de la Asunción. Por su parte, la Iglesia Parroquial, que data del año 1407, se halla dedicada a Nuestra Señora de la Asunción.
Otras construcciones de especial interés son la Capilla de San Roque, un templo del siglo XVIII en el que los vecinos rezan la novena cada mes de agosto, la Casa del Negre, situada en la Plaza Mayor, el Pozo, que en la antigüedad abastecía a toda la  población, y el Castillo, ubicado en el barrio más alto de la villa, donde antes se disponía la parte fortificada.
Una buena opción es realizar el paseo ya sea a pie o en bicicleta por el término municipal, pudiendo hacer excursiones a  las dos Torres Ibéricas de la Torre Cremada y Dels Trullets, sobre la margen izquierda del río Matarraña, desde donde se obtienen estupendas panorámicas de los bosques de ribera.
Otra opción sería visitar la vieja estación de tren, ubicada a aproximadamente unos dos kilómetros del núcleo poblacional. Desde allí, podemos tomar la vía de la antigua línea del tren Val de Zafán-Tortosa, hasta llegar a la Estación de Valjunquera o inclusive Valdealgorfa o Alcañiz.
Asimismo, siguiendo la carretera de Alcañiz, arribamos a Mas del Labrador, un pueblo deshabitado donde sólo se conservan la Iglesia y tres fuentes, a saber: la Font del Molí, la Font Nova y la Font d’Agulla.
En la desembocadura de la Vall del Riu y del río Matarraña, se localiza la enorme Roca del Tormo, la cual da nombre a la población, y un poco más arriba, está el Molino de la Harina, que suministraba electricidad a toda la localidad a principios del siglo pasado.

Imagen:

http://www.laspain.com/Teruel/Valdeltormo_Teruel2.jpg

Águilas, ciudad para visitar en cualquier época del año

En la región de Murcia, sobre la Costa Cálida, se encuentra la bella ciudad de Águilas, un sitio sensacional para vacacionar en cualquier época del año, ya que  posee una temperatura media anual de 25 grados.
En Águilas es posible aprovechar la oportunidad de realizar un gran número de actividades al aire libre como senderismo y montañismo en la Sierra de Almenara, para apreciar sus espectaculares bosques y magníficos paisajes. Si el paseo lo hacemos durante el mes de febrero, nuestros sentidos estarán al límite debido la enorme cantidad y variedad de plantas que florecen allí cada año. 
Otra actividad imperdible es recorrer la costa de Águilas en veleros, excursión que posibilita la observación de diferentes aves que habitan la zona. En tanto que los amantes del submarinismo, podrán disfrutar del avistaje de la flora y fauna marina.
En la costa de Águilas, se localizan numerosas cuevas y oquedas, así como calas y acantilados. Las bahías de Cope, El Hornillo, Levante y Poniente, albergan playas de arenas blancas y aguas cristalinas.
Si de monumentos e historia se trata, vale la pena visitar el Castillo de San Juan de las Águilas, que se ubica en lo alto del cerro que divide las bahías de Poniente y Levante. Otros sitios de especial interés son la Torre de Cope, que data del siglo XVI,  y Plaza España, donde confluyen ocho de las arterias principales de la ciudad y que es famosa por su fuente y glorieta. 
También, es recomendable realizar una visita al Mirador del Pico de L’Aguilica, una roca con forma de pico de águila desde donde es posible disfrutar de una maravillosa panorámica de la ciudad, el castillo y la bahía.
Por su parte, el edificio del Ayuntamiento, así como el Casino, el Museo de Carnaval, la Casa de Cultura, el Museo Arqueológico y el Centro de Interpretación del Mar, son otros lugares interesantes.
Ven a descansar a Águilas, el destino perfecto para pasar unas vacaciones formidables. Compruébalo tu mismo.

Laguardia, con sabor a buen vino

Laguardia, es un municipio situado en la comarca de La Rioja Alavesa, a cuya jurisdicción pertenecen El Campillar, que se halla rodeado de viñedos; Páganos, donde se ubican la Iglesia de la Asunción y la casona de Juan de Ortiz de Zárate; y Laserna, un pequeño núcleo poblacional que sobresale por el Puente Mantible que se levanta sobre el río Ebro.  
La Villa de Laguardia, a pesar de los destrozos sufridos en las diferentes guerras, aún conserva restos de la muralla y su trazado original, con diversos torreones.
En el centro de la población se localiza la Plaza Mayor, una plaza porticada que se encuentra presidida por el Ayuntamiento, una construcción del siglo XIX.
Por su parte, en la Plaza del Gaitero, es posible apreciar el conjunto de escultura “Viajeros”, obra del artista Koko Rico.
De las construcciones religiosas, sobresale la Iglesia de Santa María de los Reyes, que presenta una mezcla de estilos en cada uno de sus rincones. Su portada gótica, realizada en piedra, representa una de sus principales joyas. La Torre Abacial, de origen militar, hace las veces de campanario.    
En cuanto a la arquitectura tradicional se destacan la Casa de Samaniego, situada en la Plazuela de San Juan, y la Casa de la Primicia, el cual constituye el edificio civil más antiguo de la Villa.
Al norte del cerro en el que se asienta Laguardia, en la parte exterior de las murallas, discurre el Paseo del Collado, digno de ser retratado.
Para disfrutar de la naturaleza del lugar, se puede optar por visitar las Lagunas y Embalse de El Prao, un espacio protegido que se localiza en el centro de la Rioja Alavesa, en las cercanías de Laguardia. Este paraje está compuesto por tres pequeños humedales: Carralogroño y Carravalseca, que son lagunas temporales endorreicas, y El Prao de la Paul, un pequeño embalse situado sobre una antigua zona encharcada.
El yacimiento de la Hoya, descubierto en 1935, contiene importantes restos arqueológicos.  En las proximidades del mismo, se encuentran interesantes monumentos funerarios como el Dolmen de San Martín, el del Alto de la Huesera, el Sotillo y la Chabola de la Hechicera.
La Villa posee, además, numerosas bodegas que se hallan excavadas bajo las casas. En sus alrededores, pueden apreciarse bodegas de arquitectura más moderna que permiten adentrarse en la cultura del vino de la región.

Imagen:

http://st-listas.20minutos.es

El carácter rural de Puertomingalvo

Puertomingalvo, balcón del Maestrazgo al Mediterráneo,  es una pequeña ciudad amurallada, situada en los confines de Aragón.
El carácter rural de la villa queda de manifiesto en sus edificaciones de mampostería y sillería, arcos y portales, así como en los detalles ornamentales que se propagan  por todo el casco histórico, el cual ha sido declarado Bien de Interés Cultural.
Puertomingalvo, que supo ser un importante enclave militar durante la época musulmana, posee diversos atractivos. Tal es el caso del Ayuntamiento, una construcción gótica del siglo XIV, que constituye una de las joyas del municipio ya que aún conserva  íntegra su estructura de concejo medieval con las mazmorras, salas y el resto de las dependencias.
Por su parte, el Castillo, que se levanta en la parte alta del espolón de roca calcárea en el que se asienta la villa, es un claro ejemplo de la arquitectura militar,  que en el pasado cumplió con  una misión estratégica y defensiva.
Otro de los encantos del lugar son los abruptos barrancos, así como las simas y cuevas, las imponentes paredes de piedra, las nevadas invernales y el entramado de caminos y sendas que permiten la práctica de deportes y actividades en naturaleza como por ejemplo: descenso de barrancos, escalada, espeleología,  senderismo y equitación.
No puedes retirarte del municipio sin antes conocer sus dos ermitas: la Ermita de San Bernabé, que se localiza en un enclave de verdes prados; y la de Santa Bárbara, ubicada  en las afueras Puertomingalvo. Desde ésta última, se puede divisar una sensacional vista del mar Mediterráneo.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/7c/Puertomingalvo_2.jpg/800px-Puertomingalvo_2.jpg

Puertomingalvo, ciudad amurallada

Puertomingalvo, balcón del Maestrazgo al Mediterráneo, es una pequeña localidad amurallada que está situada en los confines de Aragón, en pleno Parque Cultural del Maestrazgo.
La población, que conserva un estilo noble y rural, dispone de edificaciones de dos o tres alturas, de carácter por demás popular. A lo largo de todo el casco histórico es posible apreciar atractivos portales, aleros de madera y detalles ornamentales, lo cual le ha valido su declaración como Bien de Interés Cultural, en la categoría de Conjunto Histórico Artístico, allá por el año 1982.
Si deseamos apreciar una de las principales muestras del gótico civil, pues entonces debemos visitar el Ayuntamiento, una construcción del siglo XIV, que representa la verdadera joya del municipio. La estructura es de piedra de sillería en su totalidad, y cuenta con ventanas geminadas de una sola pieza, conservando por completo  su estructura de concejo medieval.
El Hospicio Poma o Fundación St. María de Gracia, cuya fundación data de la primera mitad del siglo XV, es una institución de Aragón de gran historia, que merece ser conocida.
Otro de los grandes atractivos del lugar es el Castillo, una fortaleza del siglo XII que es todo un ejemplo de la arquitectura militar, pues fue construido con fines estratégicos y defensivos. Está ubicado en la parte alta del espolón de roca calcárea en el cual está asentada la villa.
Los barrancos, así como las simas y cuevas, sendas y caminos, dan la posibilidad de practicar actividades y deportes al aire libre como por ejemplo descenso de barrancos, senderismo, equitación, escalada y espeleología.
También, vale la pena darse una vuelta por las ermitas del pueblo, como es el caso de la Ermita de San Bernabé, localizada en un enclave de verdes prados, y la de Santa Bárbara, situada en las afueras y desde donde se puede observar la bella postal que entrega el mar Mediterráneo en los días claros.

Imagen:

http://www.laspain.com/Teruel/Puertomingalvo_Teruel4.jpg

La riqueza cultural de Don Benito

Los inviernos suaves y los veranos secos y calurosos, propios de un clima típico mediterráneo, conforman una de las características esenciales de Don Benito, un municipio ubicado al noreste de la provincia de Badajoz. Se trata de una de las zonas de mayor riqueza de todo Extremadura y, por lo tanto, es considerada uno de los focos demográficos y económicos más importantes de la región.
El centro neurálgico de la ciudad no es otra que la  Plaza de España, en parte porticada, e n la que se encuentran el Ayuntamiento y la Iglesia de Santiago.
El Ayuntamiento es una de las construcciones más representativas de Don Benito. El edificio, que data de fines del siglo XIX en un comienzo albergó al Banco de España. Continue reading

Lugares para visitar en Soto en Cameros

Junto al río Leza, en La Rioja, se halla el ayuntamiento de Soto en Cameros, que está conformado por cuatro núcleos de población: Soto, el más importante de todos, Treguajantes, Luezas y Trevijano.

Se trata de un típico pueblo de montaña, tal como lo demuestra la disposición de las casas orientadas al sol. Hay dos partes bien diferenciadas dentro del pueblo, a saber: una más antigua, situada en la cima de una colina, y otra más moderna, que se alza a ambos lados de la carretera. Ambas partes si bien se encuentran separadas por las aguas el río Leza, están conectadas por un puente de piedra.

La parte antigua es la que simboliza el núcleo poblacional originario, en cuyo centro se hallaban Plaza del Moralejo y la Fuente de los Caños. En tanto que en la parte más moderna es posible apreciar un entorno completamente diferente, con edificios que se disponen en línea a lo largo del camino, como los del  Ayuntamiento y el Casino, sede de la Sociedad de Fomento.

El acceso al núcleo urbano se realiza por un puente en desnivel, de líneas clásicas, que fue construido en el siglo XVI, y cuyas dimensiones dan cuenta de la relevancia que tuvo en el pasado el acceso a la villa.

En la plaza principal se halla el edificio de las escuelas, sede del Ayuntamiento, datado en el siglo XIX. El conjunto de la plaza se completa con un frontón; el Casino y una fuente. En la parte posterior de las escuelas se ubica el palacio del marqués de Vallejo, con sobresale por sus atractivos escudos.

La arquitectura popular puede apreciarse dando un paseo por las calles del núcleo urbano, la mayoría de las cuales están construidas en piedra, madera, ladrillo y adobe, con estructuras que se adaptan a las pendientes.

Otro de los atractivos del lugar es la iglesia de San Esteban Protomártir, templo que preside el pueblo y que sobresale por su campanario. El retablo mayor, es uno de sus mayores tesoros.

Por otro lado, en lo alto del cerro en el que se asienta la población está la ermita de Nuestra Señora del Cortijo, lugar que está ligado a diversas tradiciones relacionadas con el origen del pueblo. Se trata de una construcción barroca, que fue sometida a numerosas fases constructivas desde la época medieval hasta el siglo XIX.

También, se puede apSrovechar para visitar otras ermitas como las de San Antón o San Babilés, que se hallan en ruinas.

Debido a las características de su relieve, propias de un pueblo de sierra, es un sitio perfecto para practicar senderismo y actividades de montaña por sus numerosos barrancos y cuencas.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/c/cd/Soto_en_Cameros1.jpg/800px-Soto_en_Cameros1.jpg

Excursiones en Beceite

Beceite, en la provincia de Teruel, es un municipio aragonés que se alza al pie de los Puertos de Beceite, la más importante cadena montañosa de la región del noreste de la provincia turolense.
Los ríos Matarraña, Ulldemó y el Algars, que discurren por el término municipal, conjuntamente con los bosques, conglomerados y sierras, dan lugar a paisajes montañosos de enorme belleza, que cobijan uno de los ecosistemas más variados y mejor conservados del continente europeo.
El casco urbano, que ha sido declarado Bien de Interés Cultural, alberga grandes atractivos como los Molinos Papeleros, el Puente de Piedra, el Ayuntamiento, la Iglesia de San Bartolomé, la Presoneta y La Botera y el Portal de San Gregorio, entre otros.
En torno a Beceite, se localizan los altos de la unidad montañosa de los Puertos, que integran el entramado territorial del noroeste de la provincia turolense hasta llegar a Tarragona y Castellón. Su carácter agreste así como su situación transicional entre la Cordillera Ibérica y la Cordillera Costero-Catalana, convierten a estas serranías en un sitio de gran valor paisajístico, con una fauna y flora de importante riqueza.
Debido a su ubicación, los senderos de Beceite reciben el nombre de “Caminos de Herradura por los Puertos“. Sus senderos y sendas, representan excursiones exigentes que nos conducen por los más diversos parajes serranos.

Imagen:

http://www.laspain.com/Teruel/Beceite_Teruel1.jpg