Turismo rural en Algatocín

Aquellos que gustan del turismo rural descubrirán en Algatocín, ubicado al pie de la sierpecilla, un pueblo realmente atractivo para tal fin. 
Su tradicional núcleo urbano, de calles empinadas y angostas, se conjuga a la perfección con un entrono natural de excepcional belleza.
Los lugareños no dudan en afirmar que el nombre de este pueblo deviene de la antigua leyenda de Algatois, quien fuera una princesa árabe. Y según se cuenta, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, el monumento más emblemático de Algatocín, ha sido construido sobre el palacio de dicha princesa, allá por el siglo XVI.
Durante el paseo, es posible apreciar las pintorescas fachadas porticadas datadas en el siglo XVIII. También, conviene hacer un alto en la Ermita del Santo Cristo, que se localiza en la zona más alta del municipio. Es desde este lugar donde se obtienen estupendas vistas panorámicas de la Serranía de Ronda, así como del valle del Genal y algunos pueblos cercanos, como Alpandeire y Faraján. Incluso, en los días de mayor claridad, es posible divisar hasta el Peñón de Gibraltar.
Para disfrutar de su excepcional entorno natural, una buena opción es emprender un recorrido por las diversas rutas de senderismo, como la Ruta de la Ermita, la de la Sierra,  además de los caminos de Benalauría y de Salitre.
Lo más popular de la gastronomía local son las gachas de harina con miel de caldera, el gazpacho y los guisos de chivo, entre otras exquisiteces, así como los platillos a base de cerdo ibérico.
En cuanto a sus principales festividades, la Feria de Agosto, la Romería de San Isidro Labrador, que tiene lugar en Mayo, y la Feria de San Francisco, celebrada cada mes de Octubre, son algunas de ellas.

Imagen:

http://algatocin.blogspot.com.ar/

Pujerra y su entorno

La Serranía de Ronda, en Málaga, acoge lugares realmente excepcionales, dueños de atractivas leyendas, como es el caso de Pujerra.  Se trata de un municipio que, aunque pequeño, sorprende al visitante por su trazado, así como por su entorno natural.
En efecto, el encanto sobrecogedor de la Sierra Bermeja, se conjuga armónicamente con los frondosos bosques que componen el Valle del Genal, lo cual convierte a Pujerra en el sitio indicado para quienes les atrae el turismo rural o disfrutan de practicar senderismo, entre otros deportes de aventura.
Al igual que en otras poblaciones aledañas, en su núcleo poblacional, de callejas sinuosas y angostas, la iglesia constituye el principal edificio del lugar. Se trata de la Iglesia del Espíritu Santo, datada en el siglo XVI, que sobresale por su torre de campanario.
En la zona de acceso al municipio, se emplaza una fuente que contiene un mural, el cual da cuenta de los orígenes del pueblo. Una vez que ingresamos a él, es posible allegarse hasta un mirador para apreciar una estupenda vista panorámica del Alto Genal.
Otro sitio de interés es, por cierto, la Ermita de San Antonio, la cual se localiza a tan sólo 1,5 kilómetros de Pujerra.
Para disfrutar mejor de la naturaleza del lugar, bien vale la pena visitar el Molino del Puente, que está en estado ruinoso, el cual se erige junto al río Genal. Este paraje es bastante concurrido durante el verano, pues aquí es posible darse una zambullida y reposar guarecido por los bosques.
También, podemos realizar una excursión al  Monte de Guaitará, un bosque de pinares que se destaca visiblemente entre la vegetación que circunda este paraje.
Por supuesto que mientras estemos de paso por este pueblo, no podremos evitar la tentación de degustar un sabroso gazpacho, el plato típico de la gastronomía local.

Imagen:

http://www.turismoderonda.es/excursiones/imagenes/pujerra1.jpg

Benalauría

Benalauría es un municipio de mucho encanto, que capta especialmente la atención de quienes lo visitan debido a que sólo puede ser divisado desde el lado opuesto del Valle del Genal. Si vamos por el lado del valle, nada podrá verse de él ya que el verde intenso de la vegetación así lo impide. Muchos creen que gracias a esta situación aún sigue conservando intactos cada uno de sus encantos.
Las riberas del río, sumamente bellas, al igual que la Loma de la Sierra y el Peñón de Benadalid, sobresalen del entorno natural del pueblo, el cual ofrece una estampa muy pintoresca gracias a que cuenta con bonitos bosques, que se combinan con un gran número de  ejemplares vegetales.
De paseo por las calles empinadas del casco urbano, conoceremos los principales edificios, como el Ayuntamiento, que se alza en la plaza del pueblo, y la Iglesia Parroquial de Santo Domingo, una bonita construcción datada entre los siglos XV y XVI. Recorriendo la calle Alta podremos visitar el Museo Etnográfico, el cual funciona en un edificio que antiguamente era un molino de aceite.
Saliendo del núcleo poblacional, el Columbario romano del Cortijo del Moro es un sitio muy interesante para conocer. Se trata de un yacimiento arqueológico cuyo origen, según se cree,  se remonta al siglo I.
Un dato a tener en cuenta es que todos los años, en diciembre, se realiza la Feria de Artesanía del Valle del Genal, donde se puede adquirir todo tipo de artículos de corcho. Entre las festividades más importantes del municipio se encuentra la de los Moros y Cristianos, que se desarrolla el primer domingo de agosto. El calendario festivo se completa con la Feria en Honor a Santo Domingo de Guzmán, también en agosto, la Semana Santa y, el 1 de noviembre, el Tostón de Castañas.

 Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/88/Benalauria_azulejo.jpg/800px-Benalauria_azulejo.jpg

Alba del Campo

Alba del Campo es un pueblo lleno de encanto que está situado en la provincia de Teruel, en las inmediaciones del río Jiloca.

La villa se alza a los pies de una pronunciada loma, que se halla presidida por un castillo en estado ruinoso, del que sólo se conservan sus muros.

En dirección al sur y el oeste se encuentra la rambla de Las Atalayas, así como los cerros de San Ginés, San Cristóbal y Palomera, las mayores elevaciones de la zona.

Su patrimonio cultural, está compuesto por la Ermita de la Purísima Concepción, una construcción de estilo popular que data del siglo XVIII. Además de la originalidad de su interior, vale la pena apreciar los dos retablos  de estilo rococó que posee.

Otras ermitas que pueden visitarse son la Ermita de Santa Bárbara, declarada patrimonio histórico – artístico; la Ermita de la Virgen Mora, situada en la carretera que lleva a Almohaja, y la Ermita de San Cristóbal, ubicada en el cerro del mismo nombre.

Otra de las construcciones religiosas de especial interés es la Iglesia de la Invención de la Santa Cruz, un templo del siglo XVIII y de estilo barroco, cuyo edificio consta de tres naves. También, vale la pena conocer el Campanario de Alba, el cual constituye un vestigio de la antigua iglesia.

Del patrimonio natural de Alba del Campo se destacan la Fuente de la Umbría y su balsa, que están ubicadas en el camino de la ermia de la Virgen de Mora.

Además, pueden hacerse excursiones a El Hoyón, una magnífica depresión que se encuentra en el Alto de la Casilla, próxima a la ermita de los Santos de la Piedra. El acceso a este lugar sólo puede realizarse a pie o en vehículos 4X4.

Por último, resulta interesante hacer una visita al Museo Minero de Escucha, que funciona dentro de una mina. En él, se recrea cómo se trabajaba en la mina, a la vez que puede apreciarse la maquinaria real que era empleada.

Vacaciones de verano en Alcocebre

Alcocebre es una población de la provincia de Castellón, que forma parte del término de Alcalá de Xivert, y que suele ser muy visitada durante la época estival debido a su paisaje de gran belleza, gracias a la combinación perfecta de mar y montaña.

El pueblo está divido en tres núcleos: Alcocebre, Las Fuentes y Cap i Corb, que sobresalen por sus playas de gran extensión y diversas calas.

Entre sus principales atractivos se encuentra la Ermita de Santa Lucia o Sant Benet, que está ubicada en la Sierra de Irta, también conocida como montaña de San Benet. Según se cree, esta construcción de líneas simples es originaria de fines del siglo XVII. Su parte posterior pudo haber funcionado antaño como torre de vigilancia, ya que desde aquí es posible contemplar  las Islas Columbretes, las Agujas de Santa Agueda, el Prat de Cabanes – Torreblanca y el Desierto de las Palmas, entre otros. Adosado a esta estructura hay un edificio, que antiguamente fue hostal que albergaba a los peregrinos; además de establos y dos pozos en la plaza.

En las proximidades al río Cuevas está la Ermita de Sant Antoni, construida en 1773 en honor a San Antonio de Papua. Su estructura es de una sola nave.

Por otro lado, la zona del Faro de Alcocebre, ubicada a los pies de la Sierra de Irta, resulta perfecta para pescar o, simplemente, para dar paseos por áreas apartadas. Se trata de un conjunto rocoso que se halla rodeado por dos pequeñas calas de piedras. Prosiguiendo por la linea de la costa, apartándonos de Alcocebre, hay numerosas calas y zonas rocosas, que pueden recorrerse en bicicleta.  En esta Ruta de las Calas, es posible recorrer una serie de playas casi desérticas, que discurren entre caminos rodeados por matorrales. Las dos últimas, son playas vírgenes que nos despertarán con su belleza el más puro asombro.

 Imagen:

http://www.alcocebre.biz/imagenes/alcocebre_playa_las_fuentes.jpg

Viaje a Santa Susana

Santa Susana es una villa de la provincia de Barcelona, que cuenta con un importante patrimonio cultural e histórico que vale la pena apreciar.

Entre sus atractivos se encuentra la Pared de en Ratés, un canal que data del siglo XIX que fue construido para llevar el agua hasta la finca de Can Ratés, actualmente habilitada para el turismo rural. Esta canalización, sumada a otros elementos arquitectónicos como es el caso del molino harinero de Jordà, los pozos y los lavaderos que se alzan en el municipio, dan cuenta de la importancia que tiene la agricultura para el pueblo  como recurso económico propiamente dicho.

Otro de los lugares de visita obligada es el Búnker de la Guerra Civil, que está ubicado en la playa de las Dunas. Este fuerte, es uno de los elementos defensivos que fueron construidos por los ayuntamientos republicanos que componen la comarca del Maresme, durante la Guerra Civil Española, con el propósito de vigilar el territorio ante el peligro de bombardeos aéreos.

Por otro lado, Santa Susana sobresale por su arquitectónica popular, que data de distintas épocas, como es el caso de las Torres de vigía, las masías, los refugios de guerra, y las capillas, entre otros.

Las Torres de vigía conforman un interesante conjunto arquitectónico. En Santa Susana hay cinco torres de vigilancia en total, que han sido declaradas Bienes Culturales de Interés Nacional. Para conocerlas, podemos comenzar el camino en la Torre de la Plana, que se comunica con la Torre de Valle Xirau, para proseguir luego hacia la Torre de Can Bonet, cerca de la cual se halla la Torre de Can Ratés, que data del año 1584. Por último, visitamos la Torre de Mas Galter.

La iglesia parroquial de Santa Susana, es un templo que fue construido por los vecinos durante la posguerra. Lo que más se destaca de este edificio son las pinturas del presbiterio, que fueron realizadas por Aurelio Crosiet.

Para distenderse al aire libre qué mejor que visitar el Parque de la Font del Boter, un área de recreo al aire libre que cuenta con una zona de pícnic y de acampada. Otra opción es el Parque del Colomer, un amplio espacio verde que posee juegos para los más pequeños.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/0c/Santa-Susanna.jpg/800px-Santa-Susanna.jpg

El espíritu alegre de Sevilla

Sevilla, la capital andaluza, conserva tanto en su infraestructura como en sus servicios urbanos las características propias de sus antiguos pobladores árabes. Su espíritu colorido y bullicioso, típico de toda gran ciudad, atrae a miles de visitantes cada año.
La ciudad dispone de infinidad de atractivos, muchos de los cuales se aglutinan en el casco urbano, así como en los parques temáticos, galerías de arte, museos y los bares de copas.
Las celebraciones de Semana Santa y la Feria de Abril constituyen, sin dudas, uno de sus principales atractivos, pues conjugan un ambiente festivo y de folclore con las tradiciones sevillanas.
En el centro histórico de la ciudad se halla el conjunto compuesto por  los Reales Alcázares, la Catedral y el Archivo de Indias, que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La Giralda de Sevilla representa uno de los puntos más representativos del lugar.
En la Plaza de América se erige el Museo de Artes y Costumbres Populares, el cual cuenta con un espacio dedicado sus símbolos populares más representativos y a la tradición artesana local.
Aquellos que prefieren vivir de cerca la cultura flamenca y la tradición artesana característica de la zona, no tienen más que dirigirse al barrio de Triana. Al atravesar  el puente de Triana, se internarán en la zona más particular de Sevilla, considerada así por las costumbres y leyendas que condensa.
Sevilla dispone de numerosos lugares para disfrutar en familia. Tal es el caso del Parque Temático Isla Mágica, que se basa en la Sevilla del siglo XVI. Aquí se ofrece una gran variedad de atracciones y espectáculos para pasar un día pleno.
Por su parte, el Parque Acuático Aquopolis de Sevilla, ubicado a escasos 15 minutos del centro, es otra buena opción para disfrutar con la familia o amigos. Además de juegos de agua, como el Río de Rápidos, los Supertoboganes, los Hidromasajes y el Lago, por mencionar algunos; este lugar ofrece a los visitantes los más completos servicios, con zonas de pic-nic incluidas, para pasar una jornada inolvidable.

Imagen:

http://viajardespacio.com/wp-content/uploads/2012/07/332px-Collagesevilla1.jpg

La monumental Salamanca

Salamanca, es una ciudad de una riqueza monumental excepcional que vale la pena visitar. 
Los edificios que se alzan en el casco antiguo, cuentan con la particularidad de estar construidos con la piedra de Villamayor, material que por su composición, con alto contenido en hierro, se oxida al entrar en contacto con el aire, dotando a la ciudad de una atmósfera y un color únicos.
Pero además de ello, Salamanca se caracteriza por su encanto cultural, venerado por los personajes ilustres que aquí residieron, muchos de los cuales poseen su estatua en algún punto característico de esta bella ciudad.
Una de las construcciones más impactantes es La Catedral, de estilo plateresco, junto a la cual se halla la Torre del Gallo, que fuera el cimborrio de la catedral vieja. En el interior del templo, sobresalen la Capilla Dorada, en donde se conservan las obras de reconocidos escultores, y el Patio Chico, mediante el cual se comunican las dos catedrales.
Otro de los edificios emblemáticos es el de la Universidad, ubicada al lado de la Casa Museo de Unamuno, cuya imponente fachada fue realizada a pedido de los Reyes Católicos. Aquí se puede apreciar la estatua del poeta Fray Luis de León, o visitar el aula donde Unamuno dictaba clases, además de la Biblioteca que conserva una inmensa cantidad de textos de un valor incalculable.
Entre los monumentos más representativos de la ciudad, se halla la Casa de las Conchas, edificio característico del renacimiento isabelino, cuya construcción data del siglo XV.
La Plaza Mayor, es considerada una de las plazas de mayor belleza de toda España. Tomando por la calle Prior, es posible arribar a un interesante conjunto arquitectónico compuesto por la Iglesia de la Purísima, la Iglesia de los Capuchinos, el Convento de Santa Úrsula y el Colegio del Arzobispo de Fonseca.
Continuando por la Gran Vía, en los alrededores de la Catedral, se llegará al Convento y Museo de las Dueñas, el Convento de San Esteban, el Colegio de Calatrava y el Convento de las Claras, ésta última una verdadera joya arquitectónica.
No podemos dejar de mencionar otros atractivos como el Puente Romano, que se alza sobre el río Tormes, y la Casa Lis, que acoge al Museo de Art Nouveau y Art Déco.

Imagen:

http://viajardespacio.com/wp-content/uploads/2012/07/800px-Plaza-mayor-salamanco.jpg

Sitios recomendados en Manilva

Manilva es un municipio ubicado en la Costa del Sol que posee cinco núcleos urbanos, de los cuales se destacan visiblemente los de Sabinillas y el Puerto de la Duquesa, por la gran afluencia turística que reciben.
Pero además, Manilva dispone de otros atractivos interesantes, como es el caso de sus diversos yacimientos arqueológicos que se hallan diseminados por toda su extensión. La mayor parte de sus yacimientos datan de la época romana, como por ejemplo la Villa de Sabanillas, Las Lagunetas y el Haza de Casareño, etc. Aunque hay algunos, como el Cerro del Castillo, que son de la Edad de Bronce, y otros que pertenecen a la época medieval, como es el caso de La Alcaría y el Cerro del Tesorillo, por mencionar algunos.
Al mismo tiempo, es el sitio perfecto para aquellos que les agrada recorrer rutas, disfrutando del contacto con la naturaleza, ya sea a pie, en bicicleta o a caballo.
Recorriendo su núcleo urbano, es posible apreciar sus principales oficios, como la Iglesia de Santa Ana, construida en el siglo XVIII, el Ingenio Chico, erigido a pedido del Duque de Arcos, y Villa Matilde, donde en la actualidad se exhiben algunos restos romanos que fueron hallados en Manilva.
En cuanto a la gastronomía, las sopas de tomate o de espárragos, entre otras exquisiteces, son sus platos más tradicionales.
En septiembre, se lleva a cabo la Feria de la Vendimia en la que se realiza la típica pisa de la uva, además de la degustación de vinos y una serie de actividades recreativas.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/85/Playa_de_Sabinillas.jpg/800px-Playa_de_Sabinillas.jpg

Javalí Viejo

Javalí Viejo es un poblado de Murcia que cuenta con el privilegio de poseer una de las obras arquitectónicas de origen morisco mejor conservadas, aunque poco conocidas, la Contraparada, un azud que distribuía el agua en las huertas de la región.

La Fábrica de la Pólvora, es uno de los sitios de visita obligada. Su ubicación actual está dada por el molino que fue instalado a fines de 1633, ante la libertad que había en ese entonces para fabricar pólvora. En un comienzo, estuvo a cargo de diversos asentistas pero en 1747 se hizo cargo de dicho molino, convirtiéndose de ese modo en fabricante de pólvora de guerra.

A pocos metros de la toma de La Aljufia, hubo una rueda, conocida como la Rueda de los felices, que sirvió para el riego de los cultivos de la zona. Vale decir que el entorno de Javalí Viejo, signado por las huertas, es sumamente rico y diverso. Por lo que resulta perfecto para realizar paseos por los alrededores, en donde se encuentra el río, la Contraparada y algunos monumentos de interés.

La iglesia de Javalí Viejo se encuentra situada en el mismo lugar donde en el pasado se erigió el antiguo templo. Si bien en sus comienzos era de dimensiones reducidas, con el paso del tiempo se le adosaron capillas y se le efectuaron reformas hasta convertirse en lo que es hoy. La antigua iglesia poseía su Altar Mayor en la parte del Presbiterio, que estaba presidido por diversas imágenes. La construcción quedó prácticamente en ruinas tras la guerra de la independencia, lo que motivó su restauración.

En fin, Javalí Viejo se presenta como un excelente lugar para realizar turismo rural. Visitando sus puntos de interés, es posible imaginarse lo que fue este poblado en sus orígenes.

Imagen:

http://www.javaliviejo.es/fabricadelapolvora/salitre.jpg