Navidad en Granada

España tiene mucho para ofrecer más allá de sus dos ciudades más emblemáticas Madrid y Barcelona. Otra de las localidades españolas más populares  es Granada, dueña de un gran encanto y una diversidad cultural que atrae a miles de turistas cada año.
Granada es un destino turístico muy popular, poseedor de una rica historia cultural, que goza de gran relevancia dentro de la cultura española. Se encuentra ubicada a los pies de las montañas de Sierra Nevada, donde confluyen los ríos Beiro, Darro y Genil.
El flamenco, los restaurantes de tapas y los clubes de golpes, son sólo algunas de las cosas que caracterizan a la ciudad, la cual se distingue también por sus monumentos islámicos, que se concentran en el antiguo barrio musulmán, y las pastelerías más exquisitas del país.
El clima es agradable, por lo general el ambiente es cálido, salvo durante los meses de invierno donde el clima puede tornarse un tanto frío.
La Alhambra, una ciudadela árabe y el palacio, constituye uno de los sitios islámicos más visitados de Granada. Se trata de una de las visitas obligadas de la ciudad,  debido a su enorme belleza arquitectónica así como por su riqueza histórica y cultural.
Otro de sus principales atractivos turísticos es la estación de Sierra Nevada, situada cerca de la ciudad, donde es posible aprovechar a practicar diversos deportes de invierno, sobre todo el esquí.
No caben dudas de que Granada es el sitio perfecto para los amantes del turismo y los viajes. Por lo que si estás pensando en visitar Granada para esta Navidad, prepárate para vivir una experiencia única gracias a la gran cantidad de lugares bonitos con los que cuenta, disfrutando a su vez de la calidez humana de su gente.

Imagen:

http://misiglo.files.wordpress.com/2010/05/granada-1-wikipedia.jpg

Villacañas: Tradiciones, monumentos y naturaleza, un combo impactante

La localidad de Villacañas, cuya denominación original fue “Villar de Cañas”, es un destino muy rico en cuanto a tradiciones y monumentos se trata.

La villa posee dos museos, el Museo Etnográfico del Silo y el de la Tía Sandalia. El Museo del Silo le ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar la experiencia de vivir bajo tierra. La decoración del lugar reconstruye fielmente las características de las viviendas subterráneas que prevalecieron en la región, de las cuales se contabilizaban 1700 en la década del 50. Mientras que el Museo de la Tía Sandalia alberga una interesante colección de obras de carácter religioso de la artista Sandalia Simón Fernández, que incluye 26 lienzos, 66 esculturas y 40 relieves.

Su terreno es llano, aunque presenta pequeñas elevaciones al oeste, que es donde se encuentran las sierras del Coscojo. Asimismo, la villa alberga humedales de gran importancia debido a la riqueza vegetal y ornitológica de los mismos. La belleza natural del paisaje se completa con los auténticos oasis que emergen en la llanura manchega, conformados por las aguas del río Riánsares y diversas lagunas, como por ejemplo la Laguna Larga, La Albardiosa, la del Taray y la Laguna de Tirez, ésta última de agua salada que cuenta con especies botánicas únicas en el mundo.

Cada 1 de mayo, como hace más de trescientos años, tienen lugar las fiestas en conmemoración del Santísimo Cristo de la Viga. Su importancia e interés cultural es tal que fueron declaradas de Interés Turístico Regional. Los bailes que realizan los danzantes del Cristo en la calle son su principal atractivo.

Con respecto a sus monumentos, es interesante visitar la Ermita de la Concepción, fechada en el siglo XVI, la Ermita de San Roque, construcción del siglo XIX de planta rectangular y una sola nave, la Ermita del Cristo, perteneciente al siglo XVIII, y la Ermita de San Gregorio, construida durante el siglo XIX.

Con todos estos atractivos, el viajero seguramente no dejará pasar la ocasión de disfrutar de una estadía en Villacañas.

Imagen:

diputoledo.es

El paisaje kárstico del Parque Natural del Cañón del Río Lobos

Valle-del-río-Lobos

El Parque Natural del Cañón del Río Lobos, una de las primeras zonas protegidas de Castilla y León, está enmarcado por un abismal cañón de escarpados desfiladeros. Además de una frondosa vegetación, que incluye grandes extensiones de bosques de sabina y pino laricio, alberga una rica fauna. Debido a las características espectaculares de su relieve, es considerado como uno de los paisajes de mayor belleza de toda España.

En su interior, al igual que en sus alrededores, contiene interesantes restos artísticos y tradicionales pueblos, como es el caso de la ermita de San Bartolomé, El Burgo de Osma, San Leonardo y Ucero.

Resulta interesante tomar las sendas señalizadas que parten desde el Centro de Interpretación del Parque para contemplar el enorme atractivo de este cañón de origen kárstico, ubicado al oeste de Soria, cuyas paredes de roca caliza alcanzan los 200 metros de altura.

Asimismo, en el interior del cañón hay un laberinto de grutas y cuevas dispuestas en diferentes niveles, que se comunican entre sí a través de profundas simas y sumideros.

Luego de visitar la ermita de San Bartolomé, que perteneció a los caballeros templarios, es necesario atravesar un puente de troncos, que se encuentra justo al lado de una gran caverna, para proseguir caminando junto al curso del río Lobos hasta llegar al puente de los Siete Ojos, punto en el cual el cañón se vuelve más escarpado y angosto.

Los más aventureros pueden optar por ir hasta Hontoria del Pinar, donde un puente de origen romano señala la culminación del recorrido.

Imagen:

Wikipedia