Conoce Algarinejo

El municipio de Algarinejo, compuesto por los núcleos de población La Viña y Fuentes de Cesna, antiguamente habitados por árabes que se dedicaban al comercio de joyas, aún hoy conserva en su casco urbano el entramado de calles estrechas de la época de dominación musulmana. El origen de esta población, situada en la comarca del Poniente Granadino, se remonta a un conjunto de cuevas en las que ocasionalmente se refugiaban los pastores de la zona.
Entre sus principales monumentos se encuentran la iglesia parroquial de Santa María la Mayor, que destaca por sus atractivos retablos neoclásicos, y la Torre Pesquera, una estructura construida con fines defensivos que se encuentra ubicada en el núcleo de Fuentes de Cesna. Allí mismo se halla el Castillo de Cesna, sitio desde el cual es posible contemplar estupendas vistas al pantano de Iznájar, localizado en la margen derecha del río Genil. También, resulta de especial interés la ermita del Santo Cristo, cuya construcción data del siglo VIII.
La artesanía de Algarinejo es bien diversa, aunque lo que más se destacan  son los trabajos hechos en mimbre y esparto, así como la albardonería.
Para degustar lo mejor de la gastronomía de este municipio sólo basta con probar la porra, el potaje de garbanzos y el ajoblanco, entre otras exquisiteces.
A comienzos de septiembre, se celebran las fiestas patronales en honor a Nuestro Padre Jesús Nazareno, mediante la realizaciónde la feria grande.

Imagen:

objetivogranada.ideal.es

Turre

Turre es un municipio andaluz cuyos orígenes se remontan al siglo XVI, época en que Felipe II ordenó un plan de repoblación luego de la expulsión de los moriscos de estas tierras.
Uno de los principales monumentos de esta localidad de Almería es la iglesia parroquial de la Purísima, templo de estilo mudéjar que fue construido en el siglo XVI y remodelado dos siglos después. Otro edificio religioso de especial interés es la ermita de San Francisco de Asís, levantada en el siglo XVII.
Al visitar Turre, no hay plan mejor que hacer un recorrido por sus diversos yacimientos, como por ejemplo el de Cerro de Castellón, que contiene vestigios del poblado argárico de Gata; el de Los Gallardos, de carácter ibérico y romano; el del Poblado de Teresa, que conserva restos de los periodos Paleolítico Superior y Neolítico; y el de Poblados de Cabrera, de origen hispano-musulmán.
Otros de los tesoros que componen el patrimonio cultural de Turre son la fuente morisca, la Cueva de Los Murciélagos, un aljibe, la Cueva de la Palmera y los restos de una antigua  mezquita. 
En relación a la artesanía de este pueblo, se destacan los trabajos realizados con esparto y latón, además de toda clase de elementos decorativos confeccionados con encaje de bolillos.
La gastronomía típica de esta localidad de la comarca del levante almeriense sorprende al visitante con exquisitos platos, como las pelotas, la olla de trigo, la fritaílla, las migas con tropezones y los gurullos a base de conejo y perdiz.
Las principales festividades de Turre son las que se celebran en honor a San Francisco de Asís, las cuales tienen lugar entre el 3 y 6 de octubre. Durante las mismas, se realiza la tradicional corrida de cintas a caballos, que atrae a gente de toda la comarca.

Imagen:

Wikipedia

Comares: Balcón de la Axarquía

En lo alto de una imponente peña se halla Comares, una localidad que integra la Ruta de la Pasa, desde donde es posible apreciar estupendas panorámicas de sus alrededores. Razón por la cual, este antiguo pueblo vigía es conocido como el Balcón de la Axarquía.
Entre sus principales monumentos se encuentran los restos del Castillo de Comares, fortaleza de origen morisco que fue construida sobre un puesto militar romano y que supo ser una de las más destacadas de la Axarquía. Los lugareños, denominan a este lugar como La Tahona.
Continuando con el recorrido por los sitios de interés, hallamos los restos de la Meseta de Mazmúllar, destacándose entre ellos un aljibe, que está ubicado a escasos 2 kilómetros del núcleo poblacional y que por su gran valor ha merecido ser declarado Monumento Histórico Artístico.
De la arquitectura religiosa, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación. Se presenta como la edificación más importante. El templo, de estilo mudéjar, está ubicado en la zona más alta del poblado. Si bien fue construido en el siglo XVI, posee algunas partes, como es el caso de la Capilla del Sagrario, que fueron añadidas cuando corría el siglo XVIII.
Los platos típicos de la gastronomía local, que no podemos perdernos de probar, son el gazpachuelo, la cazuela de patatas y la sopa de tomates. Todas estas exquisiteces, pueden acompañarse con un poco del vino dulce de la tierra.
Si deseamos llevarnos un recuerdo de nuestro paso por este bello pueblo, nada mejor que comprar alguna artesanía o vestimenta típica de las pandas de verdiales.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/42/Comares.jpg/800px-Comares.jpg