Sieso, el pueblo fantasma

Sieso de Jaca es un pueblo fantasma, pues hasta el momento se encuentra deshabitado, por lo que  para recorrerlo se necesita un vehículo todoterreno.  De todos modos, Sieso va a ser una de las tantas paradas que realizaremos durante la ruta de bicicleta de montaña, que parte desde Ipiés y pasa, entre otros puntos, por Sieso. De esta forma, podremos disfrutar de parajes naturales, practicar deportes y disfrutar de una buena dosis de aventura.
La ruta nos conduce desde Ipiés, pasando por Sieso, hasta la ermita de Ubieto. Se trata de una ruta tranquila, que transcurre por una pista forestal que conecta todos los puntos.
Durante el trayecto, resulta interesante realizar un alto en Sieso para poder vislumbrar su rica arquitectura románica. De ahí que sea considerada una de las paradas de la ruta del románico aragonés. Entre sus vestigios se encuentra la iglesia parroquial, un templo de origen románico que fue modificado durante el siglo XVIII.  De dicha construcción aún perdura el ábside de tambor con bóveda de cuarto de esfera, que ha sido modificada cuando sobre él se construyó la torre con el campanario.
Luego de hacer una parada en Sieso, podemos continuar hasta Ubieto, un antiguo asentamiento que también se encuentra despoblado y del que solo queda en pie la ermita.
La ruta de la bicicleta comprende unos 22 kilómetros, que pueden ser recorridos en poco más de dos horas.  Es una ruta de moderada dificultad y, por las condiciones despobladas del terreno, es conveniente llevar el agua y la comida, entre otros enseres necesarios. 
En fin, el paraje por el que transcurre la ruta es verdaderamente encantador. Aunque lo más aconsejable es hacerla en verano, cuando las condiciones climáticas son favorables.

Imagen:

pueblos.altoaragon.org/sieso/main/sieso_01.htm

Actividades en Pallars Sobirà

Pallars Sobirà, que integra el Parque Natural del Alto Pirineo, no sólo es una comarca a la que muchos suelen visitar en invierno para practicar esquí alpino, sino que además cuenta con pueblos de mucho encanto, que se alzan entre valles y montañas, los cuales disponen de interesantes propuestas de actividades para el viajero.
Estos pueblos exhiben la típica arquitectura de montaña del Pirineo, a través de senderos y puentes que reflejan el estipo característico de otros tiempos.
Además de contar con diversos edificios de la época romana, hay una amplia oferta de museos, entre otros sitios de interés cultural, como es el caso del Ecomuseo de les Valls d’Aneu o la Serradora d’Areu, en donde se pueden conocer sobre los usos y costumbres que forman parte de la tradición de la comarca. También, pueden visitarse el Museo de Mariposas de Cataluña y el Centro de Interpretación de Tavascán, así como los conjuntos de Gerri de la Sal, la localidad de  Esterri d’Aneu y Llesui.
Esterri d’Aneu se la conoce por ser la localidad más importante de la región. Su casco antiguo está configurado por angostos callejones con edificios realmente antiguos. En la calle Mayor está la Creu de Terme, una estela discoidal ubicada sobre una columna que, de acuerdo a la tradición, fue levantada por los franceses. El río Noguera Pallaresa es cruzado por un puente medieval que data del siglo XIII. Asimismo, en esta localidad se encuentra la Casa Grassia, uno de los ecomuseos más importantes de la zona, donde el visitante puede hacer un repaso sobre  las costumbres y tradiciones propias de los habitantes del siglo XIX.
Por su parte, la localidad de Llesui, situada cerca de Sort, es popular por su estación de esquí, aunque desde hace años que sus instalaciones permanecen cerradas. Uno de sus principales monumentos es la iglesia románica de Sant Pere.
En tanto que Gerri de la Sal, es un municipio que ha sido declarado conjunto histórico artístico debido a su bello trazado medieval, que incluye la muralla y la Torre de la Presó.
Pero además en la comarca de Pallars Sobirà puede visitarse la Montaña de Tor, situada en el pueblo homónimo, sobre la cual recae un halo de misterio pues durante la Guerra Civil y, sobre todo, en el periodo de posguerra, fue escenario de una serie de extraños asesinatos y revueltas que, sumado las difíciles condiciones de vida, hicieron que fuera abandonado por sus habitantes. Por eso es que muchos la denominan la “Montaña Maldita”. Aunque claro, para conocer más de esta historia y develar el misterio, nada mejor que visitar el pueblo de Tor.

Imagen:

http://www.lleidatur.com/pic/fotosg/pallars_sobira1.jpg

Vacaciones en Ibiza

Bella y encantadora por donde se la mire, la ciudad de Ibiza, situada en las paradisíacas Islas Baleares, es un sitio sensacional para ir de vacaciones gracias a que le ofrece al visitante un sol radiante durante todo el año, por lo que no es difícil darse una cita en este destino maravilloso.
La ciudad  se divide en la ciudad baja, que recibe el nombre de Sa Penya, y la parte alta, llamada Dalt Vila, donde se localiza el casco histórico, el cual ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Este lugar, se caracteriza por estar rodeado por antiguas murallas del renacimiento. Continue reading

Turismo de aventura en Teruel

La provincia de Teruel sobresale por su geografía árida y rocosa en la parte de las altas sierras y arcillas blandas en los llanos.
En las sierras de Javalambre y Valdelinares, hay dos centros de esquí que ofrecen sus instalaciones a los apasionados de los deportes de invierno.
Teruel es, en sí misma, ideal para el turismo de aventura debido a su naturaleza agreste,  siendo especial para realizar caminatas y excursiones contemplando los paisajes y la fauna propia de la región.
En cuanto a la arquitectura,  es posible apreciar numerosos castillos, fortificaciones, templos y ermitas, así como el sensacional mudéjar de Teruel, que conforman el patrimonio histórico-cultural de la provincia.
En el municipio de Alcañiz vale la pena visitar el Castillo de los Calatravos, sede actual del Parador Nacional de Turismo, el cual conjuntamente con la Plaza de España y el casco histórico reúnen restos artísticos de estilos románicos, góticos, renacentistas y barrocos. Mención aparte merecen los pasadizos situados bajo la Plaza de España y el mural gótico de la Casa Consistorial.
Por su parte, en la capital homónima encontramos grandes atracciones como las Torres de cerámica vidriada y alfarería única, un auténtico legado de los musulmanes,  la Catedral, que exhibe elementos islámicos almohades, y la Plaza del Torico, famosa por su escultura taurina. El Paseo del Óvalo, junto con las Torres de San Martín, de San Pedro y del Salvador, también merecen ser visitadas.
La gastronomía local se basa especialmente en el cerdo, destacándose además  las sopas de ajo, la perdiz escabechada y el cordero asado.
Esta es sólo una pequeña muestra de lo que podrás apreciar en tu viaje a Teruel. Escoge tu alojamiento y prepárate para disfrutar al máximo de los placeres que esconde esta bella región en cada uno de sus rincones.