Setenil de las Bodegas

Al recorrer la geografía andaluza, merece que nos detengamos por un instante en Setenil de las Bodegas, un pueblo realmente asombroso aunque desconocido para la mayoría de los viajeros. Está incluido en la Ruta de los Pueblos Blancos de la Sierra de Cádiz, y llama poderosamente la atención por sus rincones y paisajes que sirven de deleite hasta a los más exigentes.
El municipio es en su totalidad muy interesante por su bello y singular entramado urbano, que desciende desde el castillo siguiendo el curso del río Guadalporcún, lo cual explica los distintos niveles de altura del terreno.
Las casas se encuentran construidas en la parte baja, justo en el tajo producido en la roca por el río, de ahí que se las denomina “abrigo bajo rocas”.
Por su parte, en la parte más elevada se alzan los edificios más antiguos, como la Iglesia Mayor, los vestigios de la Fortaleza árabe y la Antigua Casa Consistorial. Esta última, cuenta con un atractivo artesonado de tracería mudéjar. Mientras que a sólo 5 Km de Setenil, se encuentran los restos romanos de Acinipo, conocido por su teatro y las vistas maravillosas que desde allí se cotemplan.
Muchas son las actividades que puede hacer el visitante en su paso por Setenil de las Bodegas, entre las que se incluyen disfrutar de la naturaleza, descansar o realizar ejercicio.  En tal sentido, la localidad posee numerosos espacios naturales, así como cañones fluviales y grandes extensiones de monte, todos ellos de gran riqueza ecológica y que resultan perfectos para realizar deportes de aventura.
Pero más allá de perderse por sus rincones, nadie puede pasar por estas tierras sin tapear. En efecto, no hay nada mejor que recorrer sus bares.
Aquellos que deseen llevarse algo de recuerdo de este hermoso lugar, entonces porqué no optar por un poco de aceite de oliva virgen extra, cuyas excepcionales características y gran sabor le han valido el premio Olivo de Plata.
Deja sorprenderte por Setenil de las Bodegas y sumérgete en la belleza de su entorno.

Imagen:

Wikipedia

Cardeña natural

Cardeña es una localidad de la provincia de Córdoba que se alza en la Sierra Morena, lo cual la vuelve poseedora de un entorno natural de singular belleza.

De paseo por su término municipal es posible apreciar su arquitectura tradicional, característica por el blanco de sus fachadas, provistas de zócalos de granito. Dicho mineral, también está presente en numerosas construcciones como pozos, fuentes y edificios, como es el caso del edificio del Mercado Municipal.

Uno de los principales elementos que conforman su patrimonio es la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, un templo de estilo neobarroco que fue construido por el arquitecto Carlos Sáez de Santamaría entre 1950 y 1956, en reemplazo de la antigua iglesia.

Entre los sitios de visita obligada se halla la aldea El Cerezo, la cual está conformada por casas sencillas que actualmente funcionan como alojamientos rurales, que conviven en armonía con el resto del paisaje de la dehesa. Se trata de un lugar sumamente tranquilo, una antigua pedanía que fue abandonada en la década del 60, siendo rehabilitada casi 30 años más tarde para una Casa de Oficios y una Escuela-Taller

Por otro lado, en Cardeña es posible encontrar diversos restos de sepulturas megalíticas, así como de antiguas explotaciones mineras, sobre todo en la aldea de Azuel, Venta del Charco y Mañuelas. También, pueden apreciarse los vestigios de unas antiguas atalayas.

Si de naturaleza se trata, no podemos irnos sin antes hacer una excursión al Parque Natural Sierra de Cardeña y Montoro, un espacio protegido dueño de una gran biodiversidad. Dicho Parque Natural, cuya extensión alcanza unas 38.449 hectáreas, cuenta con corredores ecológicos que lo comunican con otros espacios de interés comunitario.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/5/5f/Cardena10869phs.jpg/800px-Cardena10869phs.jpg

Paisaje urbano de Gúdar

Gúdar es una localidad que está asentada en la Sierra que lleva el mismo nombre, en la provincia de Teruel, muy cerca de Valdelinares y su Estación de Esquí.
El pueblo, se halla coronado por la Peña Malena o de la Magdalena, en donde se ubica una ermita bajo esta advocación, que posee un sensacional mirador al Valle de Alfambra y la Sierra de las Moratillas. Se trata de la Ermita de la Magdalena, una interesante obra de mampostería originaria del siglo XII, que ha sido reformada en el XVIII. La construcción original aún se puede apreciar en el acceso lateral, que se distingue por su arco de medio punto con dovelas de sillería. Además de ofrecer un paisaje urbano por demás pintoresco, Gúdar representa un excelente mirador que dispone de  una amplia panorámica que abarca el Río Alfambra y a la carretera que conduce a Allepuz, con  verdes laderas y tierras de labranza.
Las casas están agrupadas sobre la carretera, al pie del cerro, por lo que domina el amplio paisaje serrano. La arquitectura popular se ve reflejada en los caserones del siglo XVI, característicos por sus arcos de medio punto y dovelas de sillería. La casa del Estanco es un claro ejemplo de ello.
La Iglesia Parroquial, dedicada a Santa Bárbara, es una construcción neoclásica que data del  siglo XVIII. Posee tres naves, coro en alto, una imponente torre campanario, y un retablo manierista del siglo XVII.

Imagen:

http://pisos.mitula.com

 

La arquitectura popular de Cornago

Cornago es una villa de la provincia de La Rioja, que se halla ubicada en la margen derecha del río Linares.

Uno de sus principales encantos es el Castillo de Cornago, un edificio rectangular  que posee cuatro torres en sus extremos. Vale destacar que el interior del mismo se encuentra vacío debido a que fue convertido en cementerio.

Cerca del castillo está la iglesia parroquial de San Pedro, una construcción de sillería y ladrillos de una sola nave, que data del siglo XV. Junto a ella se ubica la capilla de la Virgen de la Soledad, en cuyo interior es posible apreciar un atractivo retablo mayor de estilo barroco.

El conjunto arquitectónico del templo y el castillo, y el paseo que se alza junto a él, conforman una visita sumamente interesante. Incluso, desde allí se pueden contemplar panorámicas maravillosas de  la comarca.

Otro de los monumentos más destacados es el Palacio de Los Baroja, una fortaleza del siglo XVI que se localiza en el Barrio más antiguo de Cornago.

En el término municipal, vale la pena visitar la Ermita de San Blas, situada donde se cree que en el pasado se erigió  el barrio judío. Según los lugareños, antiguamente esta ermita era una sinagoga.

En el pasado, Cornago fue un pueblo amurallado y aún se conservan algunas puertas de la muralla. Vale la pena señalar que esta Villa posee un ambiente especial y de singular belleza, ya que sus calles se encuentran empedradas y surcadas por importantes construcciones,  como la de los Ramírez de Baroja.

En la ladera del castillo se hallan los restos de la Nevera, un edificio de origen morisco que era utilizado para almacenar nieve durante el invierno para poder usarla luego en el verano con fines terapéuticos y también para la conservación de alimentos.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/8b/Cornago_43334322.jpg/800px-Cornago_43334322.jpg

Viaje a Sahún

Si elegimos pasar unos días en Sahún, podremos disfrutar de su casco urbano, el cual cuenta con numerosos ejemplos de la arquitectura popular, con grandes casas provistas de amplias galerías, con enormes muros construidos en piedra, así como con bellas fachadas de estilo alpino. Incluso, el pueblo cuenta con rincones que permiten apreciar el encanto de las montañas.
La iglesia parroquial, de origen románico, está provista de una sola nave y un ábside. Ha sido remodelada en el siglo XVII y se destaca por su magnífica torre campanario. En las proximidades, hay muchos sitios de visita obligada, como es el caso de la ermita de San Aventín, una típica construcción románica de una nave única y un ábside semicircular, que fue erigida durante el siglo XII. En el extremo, hay diversos elementos decorativos de época, así como arquillos ciegos y ajedrezados de estilo jaqués.
Además, podemos visitar el Santuario de Nuestra Señora de Guayente, el cual se encuentra ubicado sobre una peña. El altar mayor dispone de un encantador retablo de estilo renacentista, que presenta 10 relieves hechos en madera policromada, los cuales escenifican diferentes partes de la vida de la Santísima Virgen.
Por otra parte, se puede practicar barranquismorafting,  en tierras del Esera; parapente, cerca de Chía y Castejón de Sos; esquí, en la estación de Cerlery. En fin, cuenta con todo lo necesario para los viajeros más exigentes y amantes de la naturaleza.

Imagen:

http://www.laspain.com/Huesca/Sahun_Huesca4.jpg

Miranda de Castañar: postal de balcones naturales

De paso por Salamanca, podemos optar por dirigirnos hacia Miranda de Castañar, villa amurallada situada en la Sierra de Francia,  en cuyo casco urbano pueden apreciarse interesantes ejemplos de arquitectura popular y sus balcones naturales, además de monumentos tales como el castillo y la iglesia.
El castillo de Miranda del Castañar, es una fortaleza del siglo XV que se halla en buen estado de conservación, gracias a que ha sido restaurado. Su torre del homenaje domina el casco antiguo de dicha población. Del recinto amurallado, construido en el siglo XIII, se conservan las puertas de San Ginés, de Nuestra Señora, la de la Villa y la del Postigo.
Junto a la muralla podemos recorrer la Ronda Nocturna, callejeo interior de especial encanto que discurre por debajo de las casas por donde la guardia nocturna se ocupaba antiguamente de la protección de sus vecinos. No debemos perder la oportunidad de transitar por el tramo abovedado apuntado u ojival que pasa bajo la iglesia.
La Iglesia de Santiago y San Ginés de Arles, es un templo parroquial de estilo gótico que data de los siglos XIII y XIV. Está dividida en tres naves, y en su interior alberga un pequeño museo. Mantiene su estructura y diversas piezas artísticas que valen la pena ser apreciadas.
También, podemos programar una visita a la Ermita de Nuestra Señora La Virgen de la Cuesta, construida en homenaje a la Patrona de la ciudad. Desde aquí pueden contemplarse maravillosas vistas de la Peña de Francia.
Otros monumentos de Miranda del Castañar que merecen ser destacados son la Plaza de Toros, el patio de armas del castillo Miranda, la Casa del Excribano, palacete solariego construido en el siglo XVII, La Carnicería Real, sigular muestra de la antigua arquitectura civil que posee mostrador a la calle y un antiguo matadero, por mencionar sólo algunos.

Imagen:

Wikipedia

Arcenillas, pueblo de callejones y travesías

Arcenillas es un municipio de la provincia de Zamora, en Castilla y León. Se trata de un destino con interesantes atractivos, muchos de los cuales residen en su arquitectura popular.

Esta población carece prácticamente de elementos diferenciadores en lo que a la  arquitectura popular respecta, en relación con otros pueblos de los alrededores. Posee un casco urbano compacto, compuesto básicamente por viviendas antiguas de baja calidad constructiva, erigidas generalmente en adobe o tapial.

El pueblo posee tres zonas verdes para descansar y disfrutar del ocio, a saber: El Mirador, desde donde pueden contemplarse vistas maravillosas de la ciudad de Zamora; el parque de las escuelas y el Parque Francisco Jambrina, éste último está provisto de hermosos jardines.

Una de las construcciones más importantes es el Ayuntamiento, edificio ubicado en la Plaza Mayor que data de comienzos de la década del 90, que fue levantado para reemplazar el viejo edificio que supo albergar las escuelas femeninas y el Ayuntamiento.

De la arquitectura religiosa sobresale la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que data de finales del siglo XIV, aunque sólo se conservan unos pocos restos de su estructura original ya que su edificio fue varias veces restaurado.

Las calles de Arcenillas conducen a los visitantes por la historia de la ciudad y por sitios de gran interés que pasan inadvertidos.  En el término municipal hay dos fuentes, una que se encuentra debajo del Mirador, que ha sido reacondicionada, y la otra que está situada en el Camino de la Fuente, que también fue acondiciada hace poco tiempo.

Además, el trazado de esta localidad posee angostos callejones y travesías, como como es el caso de la del Pozo y la de la Cruz, aunque el más conocido es el conocido como “Allí lo veo”.

Imagen:

http://www.tierradelvino.info/arcenillas/fotos/terminomunicipal/termino5.jpg

 

Ruta de los Tres Reinos

Los Tres Reinos, de origen medieval, es una zona a caballo con escasa densidad de población que se encuentra ubicada entre Aragón, Castilla – La Mancha y Valencia.
Este territorio abarca alrededor de un centenar de municipios, que pertenecen a las comarcas de Sierra de Albarracín, Rincón de Ademuz, Gúdar-Javalambre y a Teruel. El mismo se prolonga por el Sistema Ibérico, área que se caracteriza por sus sierras, ríos, paisajes rurales y la abundancia de zonas boscosas.
El entorno de los caseríos es de gran valor natural, pues dispone de un patrimonio ambiental de sumo interés dado a la escasa acción del hombre que se registra desde hace décadas en esta zona. Los paisajes agrícolas, característicos por los cultivos de cereales, destacan por su cercanía a numerosas sierras que se alzan por todo el territorio.
Al mismo tiempo, los pocos cambios que se han producido en los pueblos y la tarea restauradora que viene desarrollándose en los últimos años posibilitaron la preservación de un rico patrimonio cultural. La arquitectura popular puede apreciarse en las casas construidas en piedra, que se combinan con palacios señoriales, templos, recintos amurallados, ermitas y amplias casonas, de estilos y épocas diversas.  
Al recorrer el territorio puede apreciarse de cerca el patrimonio arquitectónico, compuesto por  castillos, puentes, antiguos caminos empedrados, molinos, sistemas de riego de larga data e infinidad de corrales de ganado. Existe una amplia oferta museística, que propone itinerarios temáticos para conocer en detalle la zona.
Durante el trayecto visitamos el Rincón de Ademuz, una isla valenciana que se erige en torno al valle del Turia y a los valles del Boilgues y el Ebrón, donde se hallan las  principales poblaciones, en tanto que en la zona de alta montaña que los rodean hay pueblos y aldeas más pequeños. Además de una gran variedad paisajística, en Rincón predominan los campos de cereal y los huertos de manzanas. Incluso, podemos realizar una excursión al Cerro Calderón, 1.859 metros, que es considerado la mayor elevación de toda la Comunidad Valenciana.
El periplo puede continuar por Albarracín, un territorio singular muy popular por las pinturas rupestres que alberga y los numerosos vestigios de poblaciones antiguas que conserva.
Por su parte, en la Comarca de Teruel podemos contemplar su variedad de paisajes, entre los que sobresalen las vegas del Jiloca y Alfambra, además de zonas de alta montaña y páramos desérticos.
La Sierra de Javalambre (2.020 metros de altitud), por su lado, representa uno de los macizos más escarpados del Sistema Ibérico. Se trata de un territorio de contrastes, en el que se incluyen desde el paisaje lunar propio de la alta montaña y bosques, pasando por el desierto de las salinas y vegas. Por lo que la diversidad de su fauna y flora es impactante.

Imagen:

http://www.laspain.com/Teruel/Javalambre_Teruel1.jpg

Burguillos de Toledo: Mucho más que buen vino

En la comarca de Los Montes de Toledo, a sólo 11 km. de la capital provincial, se halla  Burguillos de Toledo, un municipio que desde sus orígenes sobresalió por sus reservas de vino.

Entre sus principales  monumentos  se encuentra el  “Rollo”,  construcción de  estilo  renacentista situada al lado del Ayuntamiento, en la Plaza de la Constitución. A él, se suman la  Iglesia  de  Santa  María  Magdalena y la Ermita de San Blas.

La Iglesia de Santa María Magdalena  es una construcción que presenta columna  clásica  con  capitel corintio que, según se cree, dataría del siglo  XVI. De acuerdo a lo que se conoce de su historia, el templo fue reformado en el año 1633. En su altar mayor acoge un lienzo con la  Magdalena,  obra realizada en 1675 por el  pintor  barroco  Francisco  de  Rizzi, además de dos obras  del Greco que pertenecieron al Santuario de Nuestra Señora de la  Concepción  o San Blas, desaparecidos en la Guerra Civil Española.

La Ermita de San  Blas, por su parte, es un templo de  estilo  barroco que fue erigido durante el siglo XVII. La construcción es de planta de cruz latina y contiene una nave mayor  de  cuatro tramos,  con  dos  cuerpos  de sacristía que se encuentran actualmente en rehabilitación.

Imagen

diputoledo.es

 

La arquitectura popular de Pelahustán

Pelahustán es un municipio de la Comarca de la Sierra de San Vicente, cuyo mayor atractivo es la homogeneidad de su arquitectura popular, prevaleciendo un estilo de casa comúnmente de dos alturas, con fachadas encaladas.
La Iglesia de San Andrés Apóstol, llama la atención pues reúne dos periodos de construcción. Posee  dos puertas de entrada: la del “Cierzo” y “Sol”. Debido a las sucesivas modificaciones que ha sufrido, su carácter monumental se ha visto disminuido.
Rollo o Picota, es otro de los atractivos del municipio. Se trata de un monumento esculpido en granito, que simboliza la libertad jurisdiccional. Su inauguración data del año 1635, fecha en que Pelahustán adquirió el privilegio de villazgo, separándose de ese modo de Escalona. El monumento, que se erige sobre una escalinata, posee forma circular y consta de varias piezas, las cuales terminan en pico bellota con cuatro ménsulas en su comienzo.
También, es interesante conocer Los Caños, que datan de los siglos XVIII y XIX. Uno de ellos, se encuentra en el paraje “Prado Redondo”, que consta de 3 caños y remata en un tímpano moldurado. En tanto que en la plaza del Caño Viejo, hay otro pilón rectangular de tres caños. Por su parte, muy cerca de la ermita, encontramos el “Caño de Allá”, el cual,  según dicen, posee el agua más fina.
En los alrededores de la ermita del pueblo, podemos apreciar el Potro de Herrar, conformado por 4 pilas de granito y que era usado en el pasado para herrar a los animales de tiro.

Imagen:

http://archivos.turismocastillalamancha.com/patrimonio/otros/15181/49/dfd1/pelahustan-toledo.jpg