Rincones turísticos de Rincón de Olivedo y alrededores

Rincón de Olivedo es un tranquilo y pequeño pueblo de La Rioja, poseedor de una rica historia que vale la pena conocer, cuyos primeros asentamientos datan de la época romana. Además, gracias a su excelente ubicación, desde esta localidad se puede llegar en muy poco tiempo a poblaciones grandes como Aragón, Soria, País Vasco y Navarra. Esto hace que Rincón de Olivedo sea la parada perfecta para continuar caminio hacia lugares de gran interés turístico.

De la arquitectura civil sobresalen las construcciones más antiguas, que se hallan vinculadas con la explotación del alumbre, así como los almacenes y bodegas.

Más allá de su proximidad con destinos que reciben una importante afluencia de turistas, en esta población hay sitios muy interesantes que pueden visitarse tanto a pie como en coche. A tan sólo uno 10 kilómetros del término municipal se erige Contevia de Leucade, una ciudad celtíbera, y constituye un sitio atractivo que vale la pena descubrir.

También, se puede optar por ir hasta el balneario de la Albotea, que se caracteriza por sus aguas con propiedades medicinales.

Por otro lado, en los alrededores de Rincón de Olivedo hay numerosas huellas de dinosaurio, por lo que los interesados pueden organizarse una excursión para poder conocer  las más importantes, como la de las Peñas de Can y las de Igea.

A 12 km de este pueblo se encuentra Cornago, una localidad que es conocida por su árbol petrificado y su castillo. Otra alternativa es visitar Fitero, en Navarra, donde además de ser popular por las rutas para montar a caballo que allí se organizan, se destaca por sus baños termales.

A su vez, existen diferentes fuentes minero-medicinales y parajes que por la belleza de su entorno son dignos de visitar, como por ejemplo la fuente del Borbullon, la fuente del Celemín, el monte Mirón y los riscos de las Peñas de Can, por mencionar algunos.

Lo del alojamiento no es un problema, ya que existen diversas casas rurales donde poder hacerlo.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/7/7d/Rincon_de_Olivedo_La_Rioja_Espa%C3%B1a_Ermita_de_San_Pedro.JPG/800px-Rincon_de_Olivedo_La_Rioja_Espa%C3%B1a_Ermita_de_San_Pedro.JPG

Añora

Añora es una villa de la provincia de Córdoba, que si bien no cuenta con una gran cantidad de monumentos es poseedora de ciertos atractivos que bien valen la pena descubrir.

Su principal monumento religioso es la iglesia parroquial de San Sebastian, una construcción que consta de tres naves, separadas por arquerías ligeramente apuntadas, que data de mediados del siglo XVI. La estructura del templo es más bien sencilla. Sus muros encalados sólo llaman la atención  por su arco apuntado.

Otro de los sitios recomendados es la ermita de San Pedro, una edificación que fue construida a principios del siglo XVI. Su arquitectura está caracterizada por una amplia nave que dispone de arcos transversales, los cuales sostienen la techumbre de madera a dos aguas. Este tipo de estructura es un claro ejemplo de las construcciones tradicionales que proliferan en la Sierra. El exterior de la iglesia se destaca por su pequeña portada de granito.

Continuando el recorrido por los monumentos religiosos de la villa encontramos la ermita de la Virgen de la Peña, de claro estilo barroco, que fue reedificada cuando promediaba el siglo XVIII. Posee una sola nave con cabecera con cúpula.

Al otro lado de la parroquia se encuentra la plaza del ayuntamiento. Este edificio, de fachada antigua, está coronado por un reloj centenario, que marca el devenir del pueblo.

Ciertamente, Añora no cuenta con una importante arquitectura civil, pero pueden observarse algunas casas que, más que por su estructura, destacan por su antigüedad. Así, paseando por sus calles, pueden apreciarse las fachadas de piedra, de estilo muy sencillo. De todas, la que merece una mención especial es la casa de las Velardas, datada en el siglo XVIII. Esta es la casa más tradicional de Añora, con muros blanqueados y rojizos tejados.

Imagen:

http://www.noriegos.com/catalogonoriegos/torreiglesia.jpg

La historia de Andalucía a través de Carmona

De paso por la provincia de Sevilla, visitamos Carmona, un municipio que  se destaca por sintetizar a través de sus edificaciones la historia de Andalucía.
Hay muchos lugares que valen la pena visitar, como es el caso de la Ermita de San Antón, la cual se cree que se asienta sobre el antiguo campamento del rey San Fernando cuando conquistó la ciudad; el Convento de San Sebastián, que conserva la antigua Capilla de la Orden Tercera;  la Iglesia Parroquial de San Pedro; que sobresale por la Capilla Sacramental de estilo rocalla; y la Iglesia de San Blas,  templo de estilo mudéjar que atesora pinturas del período rococó. De todas ellas, la más importante es la Iglesia de Santa María,  construcción de estilo gótico que fue finalizada en el año 1551 y en la que merecen mención especial  la Puerta del Sol, la Capilla Sacramental, la Torre, y su magnífico retablo mayor.
En cuanto a la arquitectura civil, vale decir que es bien representativa de la historia local. La concentración de la tierra en poder de importantes propietarios, dio lugar a la aparición de numerosas casas- palacios, de calidad monumental. De este modo, es posible dar un paseo por la Casa-Palacio de los Domínguez, actual sede de la Biblioteca y el Archivo Municipal de Carmona, la Casa-Palacio de los Caro, típica de la época dieciochesca, la Casa-Palacio del Barón de Gracia Real, de fachada monumental, la Casa de las Descalzas, donde funciona hoy la Casa de la Cultura, la Casa-Palacio de los Aguilar, con portada de doble cuerpo,  la Casa-Palacio de los Rueda, que posee columnas toscanas y jónicas,  y la Casa-Palacio del Marqués de las Torres, convertida en Museo de la Ciudad, entre otras.
Por otro lado, resulta interesante apreciar el conjunto arqueológico de la necrópolis romana, del siglo I d.C,  que fue descubierto a fines del siglo XIX, y que cuenta con un completo museo, donde se aprecian numerosas piezas de cristal, barro y joyas, además de estatuas y reproducciones de pinturas.
Otros sitios de interés son el Alcázar de la Puerta de Sevilla, la Plaza de San Fernando, el Alcázar del Rey Don Pedro y la Puerta de Córdoba.     

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/df/Carmona_-_Puerta_de_C%C3%B3rdoba.jpg

Abanilla, la Palestina Murciana

En la Comarca Oriental de Murcia, lindante con la provincia de Alicante, se encuentra Abanilla, ciudad conocida  como la Palestina Murciana pues junto a sus ramblas, por la poca humedad de sus suelos, crecen palmeras que conforman pequeños oasis. Al mismo tiempo, es el municipio que más densidad de canteras de áridos y derivados del mármol posee en toda la región de Murcia.
De la arquitectura civil de esta bonita ciudad podemos destacar la Casa Pintada, una casa solariega del  S.XVIII, llamada así por el color intenso de su fachada;  la Casa de la Encomienda, que era donde el Comendador, de la Orden de Calatrava, recaudaba los impuestos; y la Casa Cabrera, antigua residencia del Comendador.
La Fuente de la Calle Mayor, es otro de los principales encantos del lugar ya que se caracteriza por sus aguas de origen termal que brotan a una temperatura promedio de 20ºC y posee una composición rica en sales sulfurosas, lo cual le confiere un sabor y olor sin igual.
Con respecto a la arquitectura religiosa, sobresale la Iglesia Parroquial de San José, la cual ha sido construida por la Orden de Calatrava a fines del siglo XVII. Posee un magnífico Altar Mayor, que contrasta visiblemente con  la sobriedad de su fachada.
También, podemos hacernos un tiempo para recorrer los monumentos de Abanilla, como es el caso del Sagrado Corazón de Jesús, que está ubicado en el denominado Lugar Alto, desde el cual es posible apreciar estupendas vistas del municipio y alrededores; el Lavadero, uno de los pocos en funcionamiento de la región; y el Monumento a la Santísima y Vera Cruz, una monumental imagen de la Patrona local que da la bienvenida a todo aquél que se encuentre de paso por Abanilla.
Junto al insigne monumento del Sagrado Corazón de Jesús, se encuentran los restos del castillo árabe, por lo que merece la pena detenernos a contemplarlos.
Además, no podemos irnos sin antes realizar una visita al Centro de Interpretación del Yacimiento Paleontológico de la Sierra de Quibas, en cuya exposición se ofrece una explicación de los datos geográficos del yacimiento, así como la edad, historia, geología y fauna que actualmente existe en el lugar.  Vale decir que Quibas constituye uno de los yacimientos de mayor importancia de Europa debido a la enorme diversidad de fauna fósil que cobija.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/f/fe/Abanilla.jpg/250px-Abanilla.jpg

Olivenza, antiguo asentamiento portugués

Olivenza es un municipio de la provincia de Badajoz, que durante aproximadamente seis siglos perteneció a Portugal. Razón por la cual sus habitantes hablan en portugués y los nombres de las calles más importantes están en ambos idiomas.
De paseo por el casco urbano de Olivenza, el visitante seguramente quedará estupefacto con las fachadas encaladas de sus casas y el señorío propio de sus patios interiores.
Ciudadela medieval y Alcázar
En el casco antiguo del municipio se hallan la ciudadela de origen medieval y el Alcázar, un cuadrilátero de cuatro puertas con muros de 12 metros de altura. El conjunto estaba conformado por 14 torres defensivas, siendo la más alta de 37 metros, y cada puerta se hallaba fortificada con sólidos torreones.
La Plaza de la Constitución sobresale por la puerta de estilo manuelino, que contiene diferentes elementos en alusión a la tradición marinera portuguesa. Otros de sus atractivos son la torre de reloj, construida en el siglo XV, y una reproducción de una picota de ejecución.
La Iglesia de la Magdalena, que empezó a construirse a inicios del XVI, es un templo de estilo manuelino de gran monumentalidad. Gárgolas, falsas almenas y una puerta principal renacentista, configuran parte de su encanto exterior. El interior de la iglesia está dividido en tres naves y se halla decorada con los clásicos azulejos portugueses de color azul.
Por su parte, la Iglesia de Santa María del Castillo posee en su interior la capilla del Evangelio, el retablo de mayor atractivo y mejor conservado de Olivenza. En uno de sus laterales, el retablo posee tallado en madera un árbol de la vida que alcanza los 15 metros de altura.
Otras de sus joyas arquitectónicas son los cuarteles, todos ellos de estilo neoclásico, entre los cuales destacan el Cuartel de la Independencia o Asiento, el Cuartel del Poxo y el Cuartel de San Carlos.
Puente de Ajuda
Sobre las aguas del rio Guadiana se alza el Puente de Ajuda, que en el pasado contaba con 19 arcos, una torre principal de tres pisos y medía unos 380 metros de longitud. Fue prácticamente destruido en el siglo XVII, y hoy sólo se mantienen en pie una docena de arcos. Del lado de la orilla española su estructura fue restaurada, pero si se cruza a la parte portuguesa el visitante sólo podrá apreciar sus ruinas.

 Imagen:

Wikipedia

Aldeadávila de la Ribera

Aldeadávila de la Ribera es un municipio situado en la provincia de Salamanca, que cuenta en su haber con importantes elementos históricos-culturales, los cuales componen su arquitectura religiosa y civil.

En lo que respecta a la arquitectura religiosa sobresale la  iglesia parroquial de San Salvador, una construcción del siglo XVI de la que destaca su imponente torre. En su interior, conserva doce lienzos de gran valor y una imagen de la Virgen del siglo XIII.

Además, es preciso destacar el convento de Santa Marina de La Verde, datado en el  siglo XII, que perteneció a la orden de los franciscanos. Tras muchos años de abandono, se reconstruyó la iglesia del convento y se convirtió en la actual Hospedería de La Verde.

Por otra parte, el pueblo posee tres ermitas: la Ermita del Santo Cristo del Humilladero, una edificación del siglo XVIII con capilla mayor provista de bóvedas de crucería; la Ermita de la Santa, construida en homenaje a Santa Marina;  y la Ermita de San Sebastián, donde hoy en día funciona la Oficina de Turismo.

Continuando con el paseo, vale la pena visitar el Palacio de D. Jerónimo Manuel Caballero, una fortaleza del siglo XVIII en cuya fachada exhine un imponente escudo de armas.

De las construcciones tradicionales que todavía persisten, hay muchas que están abandonadas, en especial las construidas con piedra, granito y pizarra. Una de las estructuras típicas de la zona es el chozo, construida en piedra y de forma circular hecha, que eran utilizadas por los pastores para guarecerse cuando cuidaban el ganado. En el municipio, es posible observar numerosos chozos en estado de abandono, aunque hay algunos que han sido restaurados.

Los barrios más antiguos de Peñas y La Atalaya, se hallan encima de una gran peña, desde donde en el pasado se vigilaba la frontera del río Duero. Por debajo de esta peña hay diversas galerías, así como bodegas que se hallan conectadas entre ellas, y una cueva que lleva hacia el interior de este submundo de aspecto medieval. Algunas de las galerías marcan el camino hacia el antiguo castillo de Aldeadávila.

Imagen:

http://www.aldeadavila.es/images/phocagallery/nuestratierra/thumbs/phoca_thumb_l_DSC01405.JPG

¡Todos a Bogajo!

Bogajo es un municipio de la la provincia de Salamanca, en Castilla y León, que se halla específicamente ubicado en “el campo de Camaces”.

El municipio posee en su haber algunas edificaciones antiguas, entre las que se destacan especialmente las religiosas, como es el caso de la Ermita del Santo Cristo del Humilladero, situada a las afueras del casco urbano.

Otro de los monumentos de especial interés es la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Peral, en cuyo altar posee una figura de la patrona de la localidad, al igual que en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario.  El retablo del templo es de estilo barroco y está formado por seis tablas pictóricas de enorme valor artístico.

En dirección al oeste, junto al cruce hacia Cerralbo, hay un caño de piedra que es utilizado para darle de beber a los animales. A su lado, se ubican la escuela, un campo de fútbol y un parque con columpios.

De todos modos, el principal atractivo del pueblo es la Plaza de Bogajo, en donde además del Ayuntamiento hay un gran mosaico de piedra en el suelo que forma la imagen del botón charro, símbolo salmantino por excelencia. Además, aquí está construyéndose una casa rural para dar alojamiento a los viajeros que anden de paso por Bogajo.

También, en este pequeño pueblo que apenas supera los 200 habitantes, vale la pena apreciar el “Puente de siete ojos”, una construcción de piedra que se alza sobre el río Huebra y que conecta Bogajo con Yecla de Yeltes.

De su entorno, la Peña del Pico y la del Hornito, son espacios perfectos para practicar senderismo.

Imagen:

http://www.laspain.com/Salamanca/Bogajo_Salamanca3.jpg