Roquetas de Mar, ciudad turística por excelencia

La provincia de Almería dispone de lugares para descubrir, dotados de gran encanto, como es el caso de Roquetas de Mar, ciudad turística por excelencia.
Roquetas de Mar sobresale por sus magníficas playas, una significativa oferta hotelera y la calidez de su gente.  Por todo ello, es que se trata de una ciudad  muy elegida por los turistas.
Además de sus diversos atractivos culturales y de ocio, ofrece a sus visitantes  playas de gran nivel, lo cual sumado a la importante oferta gastronómica y hotelera hacen que la ciudad sea muy visitada, especialmente en verano.
Entre los monumentos de Roquetas de Mar se encuentran la Torre del Esparto, la Torre de Cerrillos y la del Castillo de Santa Ana, todos ellos fiel testimonio del Castillo de las Roquetas del siglo XVII. Un ejemplo del sistema defensivo medieval lo constituye la Torre del Castillo, situada entre Roquetas de Mar y la Mojonera. También, vale la pena visitar la Torre de la Quebrada de Aguadulce, la cual debido a que se halla ubicada en lo alto de una colina concede una vista magnífica del mar y el puerto deportivo.
De la arquitectónica del lugar se destacan la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, situada frente a la Plaza de la Constitución y próxima al Ayuntamiento, así como la Capilla de la Santa Cruz.
Otro sitio de interés es el Arrecife Barrera de Posidonia, conformado por praderas de posidonia oceánica de las costas del Mediterráneo. En dirección al sur, es posible visitar  el Paraje y Reserva Natural de Punta Estinas, el cual consiste en 14 kilómetros de playas arenosas, dunas y zonas de salinas.
En fin, si eres un amante del sol y la playa, Roquetas de Mar tiene todo lo que necesitas para que tu viaje sea excepcional gracias a su excelente infraestructura vacacional, además de su atractivo patrimonio artístico, cultural y natural.

Fuente: Foto

Recuerdos de Abla

Abla es una localidad de la Comunidad de Andalucía, situada entre Granada y Almería, dentro de cuyo territorio  incluye al núcleo poblacional Las Adelfas.
Ya desde la prehistoria, específicamente durante el periodo de los Millares, Abla disponía de diversos asentamientos. Luego, en el s. III a. C., fueron asentándose los íberos en el Castillo de Abla. También los romanos se sintieron atraídos por el encanto de este lugar, lo cual queda demostrado en un mausoleo romano que fue erigido para darle sepultura a un personaje relevante de la época. Dicho mausoleo, fue utilizado para fines diversos, pero lo que lo hizo perdurar hasta hoy es la Ermita a San Sebastián que allí funciona, aunque se encuentra en muy mal estado de conservación. También, resultan de interés para el visitante el Pedestal de Aviliano, ubicado en la plaza de San Antón, y la Ermita que lleva el mismo nombre, datada en el s. XVII.
Tras la reconquista a mano de los cristianos, el pueblo creció considerablemente. Así, por ejemplo, en 1629 fue construida la Ermita de los Santos Mártires, en homenaje a los patronos del municipio, Apolo, Isacio y Crotalo. Esta Ermita ha ido objeto de numerosas reformas.
Por su parte, la Iglesia Parroquial de Abla, separada del ayuntamiento por una calle estrecha, es casi una de las visitas obligadas, al igual que su plaza mayor, considerada una de las más bonitas de Almería.
Del pasado árabe, se conservan algunos restos de una alcazaba, situados en la parte más alta del pueblo. De ella, sólo quedan en pie algunos cimientos, parte de sus muros y un aljibe. Desde aquí, puede contemplarse el barrio del Castillo, que se caracteriza por su interesante arquitectura tradicional.
Aquellos que quieran llevarse un recuerdo de su visita a estas tierras, pueden comprar alguna jarapa en los talleres artesanos de Abla.

Imagen:

http://mw2.google.com/mw-panoramio/photos/medium/6814692.jpg

Tahal rústica

Tahal, un pueblo almeriense cuyo trazado se adapta a la ladera de una colina, en pleno paisaje serrano, es el lugar indicado si lo que se busca es disfrutar de estupendas panorámicas de toda la comarca, dignas de ser retratadas.
Uno de sus monumentos principales es la torre del Castillo de los Estévez, el cual está erigido sobre una alcazaba y que se impone sobre un caserío, contrastando visiblemente el blanco de sus muros con el rojo de los tejados.
Los yacimientos arqueológicos se hallan entre los principales atractivos de esta población. Los mismos, se encuentran ubicados en los alrededores de Tahal y pertenecieron a diferentes culturas que habitaron la región en tiempos remotos. De ese modo, es posible apreciar interesantes grabados, que datan de diversas épocas, como es el caso de los del Cerro del Mojón, fechados en el Neolítico y la Edad de Bronce.
Otra de las joyas arquitectónicas que forman parte del legado histórico de Tahal es el castillo que domina la localidad. Se trata de una fortaleza que fue levantada en el siglo XVI y que actualmente se encuentra en estado ruinoso.
Continuando con el paseo por el casco urbano, es posible contemplar diversos monumentos de especial interés, como por ejemplo el edificio de la iglesia parroquial, dedicada al Santo Cristo del Consuelo, la cual aún conserva una torre, que antiguamente era utilizada como campanario y lugar de resguardo ante posibles ataques de los berberiscos.  Si bien cuando promediaba el siglo XIX la iglesia se hallaba en ruinas, diversas reformas posteriores le confirieron la estructura que luce hoy.
Otros de los encantos del lugar son una fuente, al igual que un viejo horno, donde eran cocidas las tejas para la población; y una lápida datada en 1881.
Su paisaje serrano, resulta ideal para practicar senderismo o disfrutar de un bonito día de campo.

Imagen:

http://www.andaluciarustica.com/fotos/tahal.jpg

La magia del mar de Agua Amarga

La costa de Almería, en el litoral andaluz, se caracteriza por la existencia de un gran número de acantilados, donde se han asentado atractivas poblaciones de casas encaladas dispuestas de cara al mar, como es el caso de Agua Amarga, sitio tranquilo si los hay.
Se trata de un antiguo pueblo de pescadores, cuyo cálido ambiente se mantiene vigente. Así, podemos apreciar el encanto de la arquitectura popular, que destaca por sus casas de fachadas blancas que se confunden con la claridad de sus aguas.
A pesar de que se ha convertido en un destino bastante concurrido por los turistas, en este lugar es posible dar un paseo por recoletas calas y playas de gran belleza, que se suceden unas a otras, sin tener que preocuparse del reloj. Podemos concurrir a la playa del Plomo, de fina arena y grava, a la cual se accede en coche a través de la rambla que lleva el mismo nombre. Inclusive, podemos optar por ir a la playa de los Muertos que, al margen del nombre, ofrece al viajero un espacio de franco sosiego que resulta perfecto para distenderse y pasar buenos momentos lejos de la rutina de las grandes ciudades.
Tanto Agua Amarga como las localidades vecinas de Carboneras, San José o Las Negras, fueron testigos de las diferentes culturas y modos de vida que han formado parte de la historia de estas tierras. Un buen ejemplo de ello es una antigua fortaleza, de la que hoy sólo se conservan sus restos, que en sus tiempos de esplendor seguramente fue majestuosa.
El viaje a Agua Amarga es una grata experiencia, no sólo por la magia del mar sino por el sosiego que aquí reina.

Imagen:

http://estaticos.todopueblos.com/1099aguaamargapeq.jpg

En busca del relax en Almería

Almería, capital de la provincia homónima, es una bella ciudad que atesora  monumentos emblemáticos, como la Alcazaba y la Catedral. Aunque, además dispone de hermosas playas y paraísos naturales para descansar, así como una  variada agenda festiva y cultural.
La Alcazaba de Almería, que conserva siglos de historia, es una  fortaleza musulmana que poseía tres recintos de interés: una zona militar y de refugio para la población en caso de invasiones; instalaciones palatinas  y el recinto que fue construido a pedido de los Reyes Católicos después de la conquista cristiana.
Cada zona de la ciudad posee su encanto. Según se cree, el barrio musulmán La Chanca fue el origen de la ciudad.
La Catedral, más allá de ser un espacio de culto también era destinada a la defensa de Almería ante los ataques de los piratas berberiscos.
Al mismo tiempo, Almería se destaca por sus distintas playas, galardonadas con la Bandera Azul, urbanas o alejadas del centro para aquellos que desean mayor tranquilidad. Puede decirse que las hay para todos los gustos. Continue reading

Velefique: pueblo de acogida

Velefique es un pueblo de Almería, poseedor de un importante legado histórico. Antiguamente era conocido por su carácter de pueblo de acogida, pues en la época de los musulmanes guareció en sus tierras a una secta jarichí que era muy hostigada en Córdoba.
Antes de ello, allá por el siglo VIII, cobijó a un grupo de bereberes que se establecieron en toda la comarca, conducidos por la reina al-Kahima. De todos modos, fue durante la época de los moriscos cuando alcanzó su mayor esplendor. En efecto, gran parte de las edificaciones todavía conservan su fachada blanca que junto  a la pizarra, muy frecuente en sus callejas, vuelven al paseo por esta villa una experiencia más que recomendable.
Entre sus yacimientos arqueológicos, se destacan una fortaleza datada en la Edad Media, situada en la ladera que lleva hacia la Sierra de Filabres; y los restos de la muralla de la Casa de la Balsa.
Además, Velefique cuenta con interesantes monumentos en su casco urbano, como por ejemplo la Iglesia de Santa María, un templo del siglo XV en cuyo interior conserva una imagen de la Purísima Concepción, de gran valor histórico y artístico. Desde su torre, puede contemplarse una postal del valle de la Sierra de Filabres, considerada una zona perfecta para practicar senderismo.
Si visitamos Velefique, no podemos dejar de probar el cocido de morcilla o los bollos de nata, manjares característicos de la gastronomía local.

Imagen:

http://velefique.files.wordpress.com/2010/06/velefique-verano-de-2006-por-fernando-gomez-mancha-13-1600×1200.jpg

EL CABO DE GATA, UN OASIS EN EL SUR ESPAÑOL

El Cabo de Gata es uno de los mejores destinos para aquellos que buscan reláx dentro del litoral mediterráneo. Las playas de todo el cabo se encuentran dentro del Parque Natural de Cabo de Gata, lo que ha permitido que se evite la especulación inmobiliaria y por ello la masificación turística.

Para aquel que vaya en los meses de Julio y Agosto es recomendable dedicar un tiempo a buscar una de las calas un poco más apartadas donde no haya acceso al tráfico y de este modo se pueda conseguir  un poco más de tranquilidad. Entre estas calas podrían encontrarse Cala Chica de San José, las pequeñas calas que rodean a El Barronal, y todas aquellas de la zona próxima a Las Negras que pueden ser accesibles a través de barcas o a veces a nado.

El turismo ecológico puede beneficiarse de estas zonas apartadas a la vez que aporta dinero para el mantenimiento y la sostenibilidad del parque. Con ofertas como las que se anuncian frecuentemente en Groupon y otras compañías de descuentos, se puede disfrutar de ofertas en los pequeños y acojedores hoteles de la zona, pasar una semana en una de las calas de Aguamarga, comer paella en uno de los acojedores restaurantes de la Isleta del Moro, y visitar el desierto de Tabernas donde se puede encontrar el Mini-Hollywood, lugar donde se grabaron películas como la trilogía de “el Bueno, el Feo y el Malo”, “Conan el Bárbaro” o “Indiana Jones y la Última Cruzada”.

Ciertas ofertas como esta son un regalo estupendo para pasar un fin de semana dentro de uno de los pocos desiertos de Europa, otra forma más de disfrutar del turismo sin sufrir aglomeraciones y disfrutando del entorno.

Turismo monumental en Almería

Almería, además de ser constituir una zona ideal para disfrutar del sol y la playa, aspectos muy requeridos por parte del turismo, es perfecta para aquellos que se inclinen por el turismo monumental.
En toda la provincia existen numerosos restos romanos, sin dudas los más antiguos, aunque tal vez el más destacado e interesante es el del Cerro de Villavieja, en Berja, donde todavía se preserva un anfiteatro sin excavar, entre otros vestigios.
También, vale la pena realizar una excursión al  yacimiento de Murgi y el mausoleo de El Daymún en El Ejido, así como a los Acueductos de Carcuz en Vícar, el puente de Alhama de Almería y los vestigios de los baños romanos que aún se conservan en el Balneario de Sierra Alhamilla en Pechina. Tales restos son solo una muestra, quizás la más significativa de lo que podemos hallar de la época romana, aunque hay otros lugares menos corrientes que también merecen ser visitados. 
Vale aclarar que desde el siglo VIII, cuando los musulmanes arribaron a las costas de Almería, hasta fines de la Edad Media, la provincia vivió bajo los designios del Islam. Respecto a los restos de la época islámica, que dan cuenta del esplendoroso pasado que posee la región, se pueden destacar la Alcazaba, la obra monumental más preciada de la localidad de Almería. Por su parte, los vestigios de los baños árabes de Celín, en Dalías, son considerados como uno de los mejor conservados de toda la provincia.
En tanto que en la población de Fiñana, también podemos encontrar los más diversos vestigios del pasado musulmán de la zona, como es el caso de la mezquita almohade (actual Ermita de Nuestro Padre Jesús Nazareno), además de los aljibes, unos baños y la Alcazaba.

Imagen:

http://almeriapedia.wikanda.es

 

Carboneras al natural

Carboneras es un hermoso pueblo de Almería, que por las características de su entorno se ha convetido en uno de los destinos turísticos preferidos por los amantes del turismo de naturaleza, donde además de disfrutar de sus estupendas vistas pueden practicarse diversos deportes al aire libre, como por ejemplo submarinismo y senderismo. Su término municipal forma parte del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, uno de los espacios protegidos de Europa que se descata por su aridez.
También Carboneras es el sitio perfecto para aquellos que desean disfrutar de unas vacaciones en la playa.  Entre sus principales playas se encuentran la Playa de los Muertos, un tanto inaccesible por su ubicación entre montañas que hace que sea muy frecuentada por los que practican nudismo, la de Los Algarrobicos, que sirvió de escenario para una famosa película; y la de Los Barquicos, la preferida por quienes  practican el submarinismo. Además, en sus costas se encuentra Isla de San Andrés, la cual ha sido declarada Monumento Natural y Reserva Marina de Pesca.
En su casco antiguo, que se erige en torno al Castillo de San Andrés, es posible apreciar sus casas blancas con vista al mar. El Castillo de San Andrés es considerado el monumento más representativo de Carboneras, gracias a él la localidad integra la Ruta de los Castillos por Andalucía. Muy cerca de este edificio histórico se alza la Casa de los Fuentes, actual sede del Ayuntamiento, que fue construido en el siglo XIX. En la misma zona está el Patio Andaluz, un parque recreativo que está ubicado a orillas del Paseo Marítimo, sitio en el que se halla la Casa de las Tejas y bellos jardines.
Otros edificios emblemáticos son la Torre del Rayo, estructura defensiva cuya construcción data de la época nazarí; el Castillo de Mesas Roldán, fortaleza del siglo XVIII que está localizada entre la Punta de los Muertos y la de Media Naranja; y la Casa del Laberinto, ubicada enfrente de la Playa de Las Martinicas.