Almansa turística

Almansa es una villa de la provincia de Albacete, cuyos atractivos turísticos están encabezados por el Castillo de Almansa, una espectacular fortaleza que se alza sobre la enorme roca que preside la ciudad.

El entramado de callejuelas del casco antiguo se dibuja en torno al Castillo de Almansa, considerado uno de los mejor conservados de la provincia y declarado Conjunto Histórico Artístico. Fue edificado en el siglo XIV, según se cree sobre antiguas fortificaciones, y en su interior conserva interesantes obras de cantería góticas.

Aparte del mencionado castillo, puede visitarse el Centro de Investigación y Documentación de la Batalla de Almansa, donde se exhibe documentación de la época, así como maquetas, uniformes y diversos objetos que fueron recuperados del campo de batalla. La Sala de Interpretación de la Batalla se divide en 3 partes, una donde se puede conocer el marco histórico de dicho enfrentamiento, otra donde se informa los sitios y parajes en los que se desarrolló la batalla, y un tercer bloque audiovisual de gran calidad didáctica. Vale destacar que el centro es el primero dedicado a un acontecimiento histórico de Castilla-La Mancha de carácter internacional.

El recorrido puede continuar por la Iglesia de la Asunción, el Palacio de los Condes de Cirat, el Convento de las Agustinas o el Santuario de Nuestra Señora de Belén. En su entorno, pueden apreciarse las fortificaciones existentes en Higueruela y Alpera. Aquí se encuentra la Cueva de la Vieja, que ha sido declarada Monumento Histórico Artístico y Patrimonio de la Humanidad por albergar excelentes ejemplos del arte rupestre levantino.

Imagen:

Wikipedia

Excursión por Almansa

Almansa es una atractiva ciudad de la provincia de Albacete, la cual une el centro de España con la costa de Murcia y Valencia.
El núcleo de la ciudad, que ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico, lo que exhibe el valor de Almansa. De su patrimonio sobresale, sin dudas, el Castillo, el cual domina la población desde la cima del cerro del Águila. Se trata de una fortaleza del siglo XIV que se destaca por los muros almenados y la torre del homenaje, que se erige desde el propio centro del castillo.
Otro punto de especial interés es la Iglesia de la Asunción, que fue construida entre los siglos XVI y XIX y que entremezcla el estilo renacentista con ciertos detalles rococó. Si bien sufrió numerosas reformas,  aún se conservan las bóvedas estrelladas de algunas de las capillas.
A su vez, en el casco antiguo también es posible apreciar las casas señoriales, entre las que se encuentra el Palacio de los Condes de Cirat, ubicado en la plaza de Santa María. Dicho palacio, también conocido como Casa Grande, es una construcción de estilo barroco que descolla por su patio interior de doble galería, el cual se halla ornado con arcadas y columnas jónicas. También, vale la pena destacar la portada del palacio, que es de estilo manierista.

Continue reading