Setenil de las Bodegas

Al recorrer la geografía andaluza, merece que nos detengamos por un instante en Setenil de las Bodegas, un pueblo realmente asombroso aunque desconocido para la mayoría de los viajeros. Está incluido en la Ruta de los Pueblos Blancos de la Sierra de Cádiz, y llama poderosamente la atención por sus rincones y paisajes que sirven de deleite hasta a los más exigentes.
El municipio es en su totalidad muy interesante por su bello y singular entramado urbano, que desciende desde el castillo siguiendo el curso del río Guadalporcún, lo cual explica los distintos niveles de altura del terreno.
Las casas se encuentran construidas en la parte baja, justo en el tajo producido en la roca por el río, de ahí que se las denomina “abrigo bajo rocas”.
Por su parte, en la parte más elevada se alzan los edificios más antiguos, como la Iglesia Mayor, los vestigios de la Fortaleza árabe y la Antigua Casa Consistorial. Esta última, cuenta con un atractivo artesonado de tracería mudéjar. Mientras que a sólo 5 Km de Setenil, se encuentran los restos romanos de Acinipo, conocido por su teatro y las vistas maravillosas que desde allí se cotemplan.
Muchas son las actividades que puede hacer el visitante en su paso por Setenil de las Bodegas, entre las que se incluyen disfrutar de la naturaleza, descansar o realizar ejercicio.  En tal sentido, la localidad posee numerosos espacios naturales, así como cañones fluviales y grandes extensiones de monte, todos ellos de gran riqueza ecológica y que resultan perfectos para realizar deportes de aventura.
Pero más allá de perderse por sus rincones, nadie puede pasar por estas tierras sin tapear. En efecto, no hay nada mejor que recorrer sus bares.
Aquellos que deseen llevarse algo de recuerdo de este hermoso lugar, entonces porqué no optar por un poco de aceite de oliva virgen extra, cuyas excepcionales características y gran sabor le han valido el premio Olivo de Plata.
Deja sorprenderte por Setenil de las Bodegas y sumérgete en la belleza de su entorno.

Imagen:

Wikipedia

Excursión a las lagunas glaciares de Neila

Neila es un municipio de la provincia de Burgos, situado en el fondo de un valle del interior de la comarca de La Demanda, en la Sierra del mismo su nombre. Se trata de un pueblo serrano, que sobresale por su arquitectura popular tradicional, su paisaje montañoso y sus múltiples ofertas de excursiones, constituyendo todo un regalo para el visitante.

Esta milenaria villa se halla circunscripta por imponentes elevaciones que cobijan frondosos bosques, excepto en las cumbres donde se encuentra lo mejor del Parque Natural de las Lagunas Glaciares de Neila, las formaciones de origen glaciar y un paisaje conmovedor. Vale aclarar que todo el término municipal forma parte de dicho Parque, a modo de preservar su maravilloso patrimonio natural de gran biodiversidad.

Estas  lagunas glaciares, originadas por la erosión que las montañas sufrieron durante la glaciación que se produjo hace más de 10.000 años, componen un espacio natural protegido y resultan perfectas para realizar  excursiones, montañismo y pescar.

También, aquí pueden observarse magníficos circos glaciares, siendo el más destacado el que está ocupado por la Laguna Negra y la Laguna Larga. El circo de la Laguna Negra es el de mayor desarrollo del Sistema Ibérico. Desde los desagües de ambas lagunas se forman cascadas, que permanecen heladas durante el invierno. Las lagunas de Las Pardillas, Los Patos y Brava, al igual que el nicho del Contadero, son otras interesantes formaciones glaciares que valen la pena apreciar.

En las proximidades de las Lagunas, pueden visitarse Las Calderas, un conjunto de formaciones rocosas erosionadas por efecto del viento, el agua y el hielo.

Para que la visita a este paraje sea completa lo ideal sería empezar en la Casa del Parque de las Lagunas de Neila, situada en la iglesia de San Miguel, donde es posible conocer las actividades que pueden realizarse, así como los itinerarios y las visitas guiadas.

Los amantes de la espeleología no pueden perder la oportunidad de visitar la Cueva de Neila, que se localiza en el monte “El Castillo”.

Por otro lado, las Lagunas de Neila son el escenario perfecto para practicar deportes de invierno, como ski de travesía y de fondo, paseos en trineos tirados por perros, escalada en hielo entre otros. Mientas que en épocas más cálidas pueden realizarse diversas actividades como senderismo, rutas a caballo y bicicleta de montaña.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/56/DesdeRiofrio.jpg

Turismo de Naturaleza en Ortegal

Realmente, si hay algo que escasean en estos tiempos son los pocos los sitios de España que se mantienen sin urbanizar y lejos de la acción del hombre. Uno de ellos es la Comarca de Ortegal y los concejos situados en sus alrededores, como Ortigueira, Cerdido, Cariño y Mañón, que configuran un auténtico paraíso con encantos de sobra, como playas y grandes extensiones de bosques. 
Esta Comarca, como ha permanecido aislada del accionar del hombre, prácticamente no ha sufrido alteración alguna la zona del litoral y otras del interior. No por nada gran parte de su territorio ha sido catalogada como espacio natural protegido, por lo que es el destino perfecto para los amantes del turismo de Naturaleza.
La accidentada linea costera que se extiende desde cabo Ortegal hasta Vixía Herbeira ha sido delcarada Lugar de Interés Comunitario por la Unión Europea, no solamente por su singular forma sino además por su enorme atractivo tanto geológico como natural.
Se trata, por cierto, de uno de los acantilados de mayor antigüedad del planeta, los cuales pueden ser contemplados actualmente desde el observatorio natural de Garita Herbeira. También, para apreciar mejor su magnificencia, el visitante puede optar por realizar  una excursión en barco desde el puerto de Cariño, pasando por los tres Aguillós hasta llegar a San Andrés de Teixido. Pero para tener una visión más integral de la zona, lo más recomendable es hacer una visita por tierra y otra embarcado.
Rías de Ortigueira y O Barqueiro
Para contemplar la vastedad del entorno natural, puede hacerse subiendo al mirador de A Miranda en Cariño, desde donde es posible observar la ría de Ortigueira en su totalidad, ese recodo formado por el mar desde los Aguillós hasta la villa de Ortigueira, en cuyo recorrido sus aguas bañan diversas playas naturales.
Es interesante realizar una visita al Faro de Estaca de Bares e incluso ascender hasta el antiguo Semáforo de Bares, actualmente transformado en Hotel de Naturaleza, desde el cual es posible divisar la playa de Bares y la desembocadura del Río Sor. Mejor aún es la vista que se obtiene al dar un paseo en piragua por el Río Sor.
En la playa de Morouzos, ubicada etre Cabo Ortegal y Estaca de Bares, es posible apreciar sus característicos pinares y dunas, entre los cuales un sendero de madera conduce a la laguna de S. Martiño. Frente a esta espectacular playa se halla la isla de San Vicente, la cual sólo puede visitarse con marea baja, mientras que en dirección al este se erigen pueblos llenos de encanto y playas presididas por los acantilados de Loiba.

Imagen:

http://www.escapadarural.com/blog/wp-content/uploads/2012/01/caboortegal.jpg

El paisaje rural de Amieva

Amieva es un concejo de Asturias, situado en el macizo occidental de los Picos de Europa, cuyo paisaje se caracteriza por imponentes desfiladeros, frondosos bosques y ríos de gran caudal que dan lugar a bellos valles. Todo ello hace que sea un destino perfecto para el turismo rural, por lo que cuenta con una interesante oferta de alojamientos rurales.

En este pueblo, las actividades que más suelen elegir los visitantes son la caza, la escalada, el montañismo y la pesca.

Uno de los edificios religiosos de mayor encanto del lugar es la Iglesia de San Roman, una construcción de aire rural, de planta rectangular y una sola nave, que se cree fue erigida antes del siglo XVII.

No hay nada mejor para disfrutar del bello paisaje asturiano que realizar algunas de las diversas rutas de senderismo por su entorno, como es el caso de la Senda de la Hocica, el Camín de la Reina, el Ascenso a Valdepino o la Subida al Mirador de Ordiales, por dar un ejemplo.

Aparte de estas rutas de montaña, también se puede aprovechar para dar paseos por los caminos de los alrededores, para lograr estar en mayor contacto con la naturaleza. Así, por ejemplo, se puede ir desde el Puente Dobra hasta la Olla de San Vicente. Otra alternativa es tomar el camino que va desde Precendi al Area Recreativa, el cual discurre a la orilla de un arroyo. También, se puede optar por ir desde Santillán hasta el Area Recreativa, un entretenido paseo  en el que además es posible darse una zambullida en el río Ponga para refrescarse.

En fin, muchas son las opciones que existen para disfrutar de la naturaleza y el bello paisaje de Amieva.

Imagen:

http://www.quesolosbeyos.com/cache/pueblos/33amieva_595.jpg

Aventura y descanso en Sierra Nevada

Sierra Nevada representa un sitio ideal para vacacionar, sobre todo para los adeptos al esquí ya que permanece cubierta de nieve durante todo el año. Situada a alrededor de 30 kilómetros de la ciudad de Granada, sobresale por la flora tan característica, la cual merece ser admirada en todo su fulgor.
En esta bella estación de esquí es posible practicar diversas actividades, siempre y cuando la nieve se haya derretido. De ese modo, senderos muy bien señalizados nos invitan a dar una caminata, andar a caballo o bicicleta por estas montañas.
En la época estival una telesilla y una telecabina son habilitadas para el  transporte de bicicletas para todos aquellos que prefieran emprender la bajada pedaleando.
Otra actividad que se puede llevar a cabo consiste en escalar las montañas y recorrer sus cumbres admirando el paisaje imponente del lugar. Este tipo de excursiones, pueden ser realizadas con guías que organizan travesías de dos y hasta cuatro días de duración.
Practicar parapente es otra de las opciones disponibles que permiten gozar del aire puro y fresco de Sierra Nevada. Para ello, no es necesario ser experto ya que hay guías especializados que acompañan a quien desee en esta aventura, lo cual te permitirá apreciar el paisaje compuesto de mar y tierra que se erige bajo tus pies.
Por su parte, en las excursiones que son efectuadas por el bosque es posible practicar tiro con arco mientras se disfruta del entorno maravilloso.
Al mismo tiempo, en Sierra Nevada vale la pena participar del programa que lleva a cabo el Instituto de Astrofísica de Andalucía, el cual recibe el nombre de “Un paseo por el Cosmos” y “Sierra Nevada mirador de estrellas”. Es preciso señalar que tanto las fechas y las características de dicho programa, como su costo, deben ser consultados con la debida anticipación.
En el paraje “Suerte de Fuente Alba” se encuentra un museo etnográfico, que permite conocer todo acerca de la vida y costumbres de los antiguos pobladores del lugar.
Otras alternativas para distenderse en Sierra Nevada incluyen vuelo en globo, puentes tibetanos, esquí náutico y descenso de barrancos por el Río Verde, todas ellas muy demandadas por los miles de turistas y aventureros que eligen este sitio para vacacionar aún cuando no hay nieve.
Por supuesto que aquellos que solo desean descansar y pasar una estadía tranquila, también encuentran aquí su lugar.
De esta manera, Sierra Nevada se presenta como el destino ideal para vivir esa experiencia que tanto deseabas, rodeado de naturaleza y mucha aventura.

Fuente: Foto

Las joyas de Villanueva Mesía

Villanueva Mesía es municipio de la provincia de Granada que, a pesar de ser pequeño, es dueño de paisajes increíbles y poseedor de un importante legado histórico.
Una de sus principales joyas es la Tahona, un edificio del siglo XII a través del cual es posible adentrarse en la época prehistórica del Poniente granadino y aprender cómo funciona un antiguo molino de harina.
El verde de su entorno contrasta visiblemente con el blanco de sus casas. El paso del río Cacín, que atraviesa el municipio de un extremo a otro, puede ser divisado desde un puente que comunica ambos lados de la villa. Una invitación especial es la que ofrecen sus arboledas y alamedas, que ofrecen el marco perfecto para sendos paseos. También, pueden visitarse el Arroyo de los Pinares y la Presa, además de contemplar los sistemas de riego típicos de la época andalusí.
De su patrimonio histórico se destaca la Iglesia de Nuestra Señora de la Aurora, templo mudéjar del siglo XVI en cuyo interior se conserva intacto un coro de modera y el sepulcro de Doña María Silva de Cisneros, que data del año 1679.
Gracias a su entorno privilegiado, pueden realizarse diversas actividades al aire libre, como rutas en bicicleta o senderismo. Los más osados, seguramente no querrán perderse la oportunidad de realizar rutas en piragua por las aguas del río Genil.
Quienes quieran conocer de cerca las tradiciones de la villa, nada mejor que concurrir a la fiesta de La Candelaria, en la que cada 2 de febrero se reúnen las familias en torno a una gran hoguera.

Imagen:

Wikipedia

Camarena de la Sierra, el pueblo de las cien fuentes

Camarena de la Sierra es un pequeño municipio de Teruel, conocido como “el pueblo de las cien fuentes”, pertenece a la comarca de Gúdar-Javalambre y dispone de un atractivo paisaje de alta montaña.
Su entorno natural, resulta más que propicio para la realización de diversas actividades. A tan solo 10 km. De Camarena, se ubica la Estación de Esquí de Javalambre, donde es posible realizar numerosas actividades en cualquier época del año.
También, podemos destacar Matahombres, una marcha BTT, que transcurre por la sierra de Javalambre, más precisamente entre los pueblos de Camarena De La Sierra y Riodeva. Posee una distancia de 82 Km. diferenciados en dos sectores. El primero, de 40 Km., discurre entre Camarena (1.450 m.), Riodeva (890 m.) y Camarena. En tanto que el segundo, de 42 Km., tiene lugar entre Pico de Javalambre (2.020 m.) y Camarena.
Al mismo tiempo, Camarena de la Sierra es perfecta para la práctica del senderismo, pues cuenta con rutas consolidadas y marcadas por el trazado de importantes rutas europeas.            
El clima del lugar, sumado a la pureza del entorno y la excelente calidad de sus aguas, convierten a este Municipio en el sitio indicado para el descanso y la relajación. Camarena es llamado.

Imagen:

http://www.camarenadelasierra.com/camarena/images/Camarena.jpg

Turismo activo en Benaoján

Si está buscando un buen lugar para practicar deportes y, a la vez, disfrutar del turismo rural, entonces Benaoján es el mejor destino para ello. Su entorno natural ofrece rincones propicios para realizar senderismo, escalada y demás actividades, que le permitirán estar en contacto con la naturaleza.
También, Benaoján es un sitio de gran riqueza histórica. Precisamente, su término municipal  es hacedor de un atractivo e interesante patrimonio, tanto natural como histórico, destacándose sobre todo lugares como el Parque Natural de Grazalema, además de la Cueva del Gato y la Cueva de la Pileta.
Próxima a la estación del ferrocarril de la población se halla la Cueva del Gato, un paraje que despierta la atención de geólogos, arqueólogos y espeleólogos por igual, puesto que el sistema espeleológico Hundidero-Gato constituye uno de los de mayor complejidad de toda Andalucía. Esta galería, que se alza al lado de un río subterráneo, se caracteriza por su enorme belleza.
Por su parte, la Cueva de la Pileta, ubicada a pocos kilómetros del casco urbano, es uno de los principales ejemplos de arte rupestre de la época prehistórica del territorio andaluz, razón por la cual le ha merecido ser declarada Monumento Nacional. En algunas de sus salas, es posible apreciar la presencia de numerosas estalactitas y estalagmitas.
En el casco urbano, de aspecto tradicional, se localizan sus construcciones más importantes, como es el caso de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, datada en el  siglo XVII. Otra gran muestra de la arquitectura típica del lugar es la Torre del Moro, la cual da cuenta del pasado árabe de este destino.
Entre sus principales festividades se encuentra la Verbena del Tren, mediante la cual se recuerda el arribo del ferrocarril a Benaoján. Dicho festejo tiene lugar los últimos tres días de julio o comienzos del mes de agosto.

Imagen:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/3/30/Benaoj%C3%A1n.jpg/800px-Benaoj%C3%A1n.jpg

Navarra a puro deporte

La Comunidad Foral de Navarra les ofrece a sus visitantes un gran número de propuestas para disfrutar de la realización de actividades al aire libre, que incluyen desde senderismo en sus bosques, rutas en bicicleta por senderos de distintas dificultades y descensos de barrancos en el valle del Roncal.
Los adeptos a los deportes extremos pueden dejar fluir la adrenalina ya sea escalando o descendiendo alguno de los barrancos de Navarra. Los más osados pueden practicar escalada en el cañón de Artazul, situado dentro de los límites del Parque Natural de Urbasa-Andía, que invita a desafiar el vértigo en sus paredes de 40 metros. Por su parte, los principiantes pueden hacer lo suyo en el valle del Roncal.
Aquellos que desean conocer a fondo los paisajes de esta bella comunidad, el senderismo es la mejor opción. Pueden realizarse recorridos de entre 10 y 50 kilómetros, por senderos señalizados de acuerdo a su extensión, pudiendo acceder en total a unas 50 alternativas. Quienes prefieren andar en bicicleta, pueden recorrer las mismas rutas pero en tramos más prolongados.
Otra de las actividades que pueden realizarse es la caza, especialmente en la Zona Media, el coto de la Valdorba y La Ribera, donde es posible cazar jabalíes, conejos y perdices. También, se pueden pescar truchas en las aguas del Pirineo, mientras que el río Bidosa es ideal para la pesca de salmones.
Además, Navarra cuenta con diversos clubes de golf de Navarra, como por ejemplo el de Ulzama, Gorraiz o el de Zuasti, donde es posible disfrutar de este deporte en un entorno de gran belleza.

Postal de Chimeneas

Chimeneas es un pequeño municipio granadino, que en sus orígenes fue una alquería. Hay quienes sostienen que su peculiar nombre deviene del humo de las chimeneas procedente de las primeras casas que poblaron la villa y que llamaba la atención de los caminantes. Con el tiempo, la villa fue creciendo de a poco y se han ido encontrando diversos restos de yacimientos arqueológicos originarios de la época musulmana. También, se pueden apreciar los restos del Castillo de Tajarja, un encantador castillo medieval.

El pueblo está ubicado junto al barranco de las Zarzas, en cuyo entorno predominan las tierras muy fértiles, pues por allí pasan las aguas del río Genil. Para disfrutar al máximo de la naturaleza de los alrededores, nada mejor que hacerlo practicando senderismo o dando paseos a caballo.

Para continuar conociendo el patrimonio histórico de Chimeneas sólo basta con detenerse en la plaza principal para admirar los Arcos, para luego visitar la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Rosario. Este último es el principal monumento del municipio, el cual que resultó parcialmente destruido debido al terremoto que sacudió a la región en  1884. Con los años, el templo logró ser reconstruido, gracias a lo cual hoy puede apreciarse el retablo del siglo XVI que se destaca por su  gran valor artístico.

En cuanto a su gastronomía, el plato estrella entre los lugareños es el  “pucherico”, un cocido elaborado con garbanzos y carne de cerdo. Este plato típico es degustado por los pobladores en una de sus festividades más importantes, el “jueves Lardero”, que es celebrado en el mes de agosto, durante una jornada donde además el pueblo lleva a cabo una romería.

Imagen:

fotocommunity.es